Doble apuesta: bajar a Rossi y subir a Bielsa.

En el oficialismo admiten que de los cuatro distritos grande, sólo en la provincia de Buenos Aires tienen chances de ganar. Saben también que al contener a más de un tercio del padrón electoral del país, lo que allí suceda cobra una importancia decisiva para el futuro del elenco gobernante. Tanto es así que el propio Néstor Kichner definió como a un plebiscito a la elección del 28 de junio.
Dicen también que no basta con ganar bien la Provincia (es lo que esperan), si en la Ciudad de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe se pierde por paliza, tal como lo indican los sondeos que a diario maneja el kirchnerismo.

Si sobrevienen tres derrotas de catástrofe nada menos que en la Capital, Santa Fe y Córdoba, los dos últimos años de administración de la presidenta Cristina Fernández serán difíciles, se lamentan en el poder.

Esto explica que Kirchner y sus dos operadores de confianza, el ministro del Interior Florencio Randazzo y el asesor Juan Carlos Mazzón busquen fórmulas para remontar la cuesta en esos lugares adversos.

La primera preocupación es evitar que una eventual victoria de Carlos Reutemann (es el favorito en las encuestas) sea interpretada por la gente como una derrota del Gobierno nacional. Por lo pronto, tomaron nota de la moderación de Reutemann quien ha planteado claras diferencias con el kirchnerismo sobre todo en la política agropecuaria, pero nunca agredió a la presidenta Cristina Fernández . Y si bien ayer quedó cristalizada la división del peronismo santafesino (ver página 6), el Gobierno nacional tiene un canal de comunicación con Reutemann para seguir conversando.

Allí las opciones son dos: que el ultrakirchnerista Agustín Rossi baje su candidatura por presión oficial. Trascendió que fue sondeado y su respuesta fue un no rotundo.

Si Rossi desiste de competir hay chances, suponen en el poder, de que el ex corredor de Fórmula 1 acepte a un candidato del kirchnerismo en la lista de diputados nacionales. El ganador seguiría siendo Reutemann, pero el Gobierno nacional podría colarse en el furgón de la victoria.

Lo contrario es ir a una dura pelea para que Rossi pueda arañar la reelección ¿Le sirve al Gobierno esta estrategia? Hay muchos que creen que no.

Otro dolor de cabeza es la Ciudad. Ante la negativa del senador Daniel Filmus a encabezar la lista de diputados, el primero en la ponderación del kirchnerismo es Carlos Heller. Pero en el PJ porteño impulsan una suerte de operativo clamor que convenza a Rafael Bielsa para que lidere dicha lista. Heller podría secundar a Bielsa o ir primero en la nómina para la Legislatura local. De este modo se podría aspirar a una elección decorosa, afirman los que empujan esta movida.

Y en Córdoba, las cosas están tan mal, que el kirchnerismo pondrá todos sus esfuerzos para conseguir la reelección de la diputada Patricia Vaca Narvaja. El otro anhelo es que los votos que logre a senador el intendente de Jesús María Eduardo Accastello sean suficientes para que el ex Defensor del Pueblo Eduardo Mondino (alineado con el gobernador Juan Schiaretti) no tenga chances de llegar al Senado.

Comentá la nota