Divorcio en puerta: mercados vs. datos macros (apueste al primero)

Por Claudio Zuchovicki

En pleno 2007, mientras los datos macro superaban récord tras récord, caía una de los bancos más importantes del mundo como Bear Stearns. Mientras el valor de las materias primas hacían enriquecer a las economías de los países latinos, caía uno de los principales referentes del mercado de futuros en la región: Refco.

Recién un año después la economía real empezó a debatir sobre un posible ciclo recesivo. Los mercados habían avisado antes que algo no normal estaba sucediendo.

Uso esta introducción para hablar de la actualidad y en la Argentina.

En este sentido, sumé estos datos macro sucedidos en los últimos tres meses:

Caída de los niveles de actividad.

Adelantamiento de las elecciones en un escenario de discusiones muy calientes, hasta con amenazas de volver al 2001.

Participación del estado a través del Anses y de la Sindicatura de la Nación en los directorios de muchas empresas, hasta el punto de discutir distribuciones de dividendos.

Dejamos de ser un país emergente y el mundo financiero nos considera como un país fronterizo.

Fuerte fuga de capitales.

Cartas de la Afip a muchos inversores.

Fuerte caída de los volúmenes operados: Puede usted seguir sumando.

Ahora piense como deberían haber respondido los precios de los activos, ante esa sumatoria:

Boden 2012 subió 47% desde fin de marzo.

El Bonar 5 subió un 59% desde fin de marzo

El Merval subió un 46% desde fin de marzo

El MAR que incluye solo acciones argentinas, sin Tenaris ni Petrobras, subió un 38%

Claramente los mercados leen otros diarios o esperan un futuro distinto a este presente.

Explicaciones o excusas

Subieron todos los mercados del mundo. Buena noticia somos parte del mundo, aunque ahora fronterizo. Claramente los mercados internacionales no tienen posiciones en la Argentina, y me animo a decir con la fuga de capitales, la mayoría de los argentinos tampoco.

Mejoró el valor de la soja y el dólar se depreció en el resto del mundo mejorando nuestra competitividad. Esto favorece a nuestra capacidad de pago. A pesar de la suba descripta nuestros precios todavía están por el piso comparando con el resto del mundo. Por ejemplo el Boden 12 aun hoy rinde un 30% en dólares más que un bono ecuatoriano oficialmente en default.

Seguro que si salimos a pedir plata casi nadie nos va a prestar. Pero hoy le debemos mayoritariamente al Anses y a bancos públicos que voluntariamente (leer con ironía) nos van a refinanciar los vencimientos. Mas de la mitad de la deuda esta en pesos, ajustada al famoso CER (siga leyendo con ironía). En fin un riego para mi muy medido para semejante beneficio.

Los mercados habían descontado un escenario de caos que finalmente no sucedió.

Conclusión. Si con estas noticias los mercados pudieron defenderse, la decisión pasa por usted:

Si cree usted que la Argentina luego de las elecciones se va perfilando como una nueva Venezuela, no dude en vender. Los precios al menos rebotaron algo.

Si usted piensa que la Argentina luego de las elecciones se encaminan a algo mas racional, a pesar de esta suba, no lo dude, compre igual, porque el mercado esta apostando a un futuro mejor que las noticias que usted lee hoy.

Yo, como decía al principio, cuando el mercado se pelea con las noticias, le creo más al mercado que a las noticias, y perdón por ponerlo en un diario.

Comentá la nota