Divisiones entre intendentes y muestras a Kirchner

La derrota de Néstor Kirchner en la provincia de Buenos Aires desestabilizó a los intendentes, quienes creyeron que el oficialismo entraba en el ocaso a dos años de terminar su mandato. La preocupación fue tal, que muchos pedían respuestas para continuar políticamente en sus municipios.
Pero la habilidad del ex presidente de revertir la baja del kirchnerismo volvió a ilusionar a los jefes comunales. Actualmente el territorio provincial se encuentra dividido:

• En el Conurbano, los caciques de la Primera Sección apoyan las gestiones de Gobierno y reconocen la conducción de Kirchner, pero algunos preparan y organizan su salida del oficialismo antes del 2011.

• En la Tercera, el ex mandatario consiguió mayores adhesiones tras las elecciones de junio. Un bloque de intendentes de distritos chicos (alrededor de 13) se mostraron totalmente alineados al patagónico.

• En el interior, la situación es más difícil: Kirchner consigue tantos intendentes adeptos como escépticos, debido a que la embestida del Gobierno con el campo divide las aguas entre los alcaldes.

Con este panorama en lo que respecta a los liderazgos territoriales, el ahora diputado nacional quiere continuar con el control bonaerense y resurgir hacia las presidenciables de 2011.

En este contexto, los jefes comunales que se muestran más cercanos al santacruceño comenzaron a entregarles algunas encuestas que manejan.

Los sondeos arrojan que en el escenario político actual, el ex presidente tiene un núcleo duro del 25% que lo apoyará. Kirchner se envalentona y dice que coopta un 30% del electorado.

Lo cierto es que las encuestas que tienen los jefes comunales de algunas consultoras muestran a un Néstor débil, pero con un piso inamovible. En cambio, en los dirigentes de la oposición ninguno logró tener una porción asegurada. "Las adhesiones son fluctuantes", aseguran.

Con estos pronósticos, los jefes territoriales se ilusionan e intentan posicionar al patagónico, mientras que otros buscan refugio.

Comentá la nota