"Hoy la división de poderes no existe, vivimos en un neoabsolutismo"

El juez Luis Arias inició la polémica por los mecanismos en que se conforman las ternas para seleccionar jueces en la Provincia y ahora reconoció que "hay acuerdos" entre la "corporación política que atraviesa todas las instituciones del Estado".
El titular del juzgado en lo Contencioso Administrativo de La Plata, Luis Arias, que a través de una medida cautelar inició la polémica por la forma en que se eligen los magistrados en la provincia de Buenos Aires, no limitó al Consejo de la Magistratura la existencia de irregularidades en la designación de los jueces. En diálogo exclusivo con LA CAPITAL sostuvo que "la injerencia del poder político en estos últimos años fue desproporcionada" y afirmó que "así como hay intercambios de favores, hay acuerdos" entre los partidos políticos al elegir cargos en el Poder Judicial.

A fines de diciembre del año pasado, Arias dictó una medida cautelar por la cual suspendió, "en el estado en que se encuentre", los procedimientos de designación de los cargos de Juez en los tribunales de Trabajo Nº 2 y 3 de la ciudad de Mar del Plata, de los cuales habían sido elegidos los doctores Graciela Slavin y Fernando Novoa.

La decisión del magistrado platense repercutió en todo el entorno político de la Provincia y la ciudad, ya que puso en tela de juicio los mecanismos por los cuales el Consejo de la Magistratura conforma las ternas para funcionarios de la Justicia. Desde el 2003, cuando asumió su cargo actual, dictó varios fallos contra el Poder Ejecutivo: "Cuando veo que se adoptan decisiones políticas, pienso que en cualquier momento va a caer una causa en mi juzgado".

- ¿Cómo es concretamente el mecanismo que usted denuncia?

- Hay que partir de la base que el poder político siempre tiene injerencia en la designación de los jueces. Pero el problema es que la injerencia del poder político en estos últimos años fue desproporcionada. Los alineamientos pueden existir, el tema es blanquearlos. Como bien describía (Marcelo) Zarlenga, secretario de la Cámara 3ª de Garantías de Mar del Plata, hoy existe un sistema paralelo de intercambio de favores, de muchas situaciones que terminan deformando el sistema, que está creado de un modo que permite esas maniobras.

- ¿A qué se refiere?

- La evaluación de los candidatos tiene dos partes, un examen teórico-práctico y una entrevista personal. Uno imagina que quienes tienen que evaluar a un juez deben ser destacados académicos, imparciales y de probada solvencia. Pero no, aparece cualquiera corrigiendo, en muchas ocasiones evalúan técnicamente personas que no están a la altura de las circunstancias. Son los legisladores y los mismos consejeros, incluso los presidentes de la Corte que no rindieron examen en el Consejo de la Magistratura.

- ¿Y en la entrevista personal?

- Ahí está el mayor problema, no tiene parámetros objetivos. No existe una planilla donde se pueda evaluar la aptitud en cuanto a la independencia de criterios, la firmeza de sus convicciones. Se podrían establecer estándares objetivos de ponderación; pero no: ahí dicen "me gusta este, me gusta el otro", y con eso definen y arman las ternas que elevan al Gobernador. Y si no pasa el examen técnico, presentan un pedido de revisión, se lo aprueban y después lo designan juez, aunque haya una medida cautelar.

- ¿Es lo que se denunció de la jueza Slavin de Mar del Plata?

- Claro. Está en funciones, está firmando como jueza y hay una medida cautelar donde nosotros suspendimos la designación. Y ahora estamos investigando si no hay incumplimiento de la medida cautelar. Yo tengo una pila de denuncias penales por incumplimiento de medias cautelares. Nunca prosperó ninguna ante fiscales porque hay una UFI especial que es Investigaciones Complejas, no sé qué tiene de complejo pero todas van ahí, no se sortea, no entran en turno de las UFI.

- Usted el fallo lo dio en diciembre y la jueza ya estaba en funciones…

- No lo sé, porque no tengo el expediente. Estoy hablando de esto que pasó y tengo elementos que prima facie lo demuestran, por eso es una medida cautelar. He pedido el expediente al Consejo de la Magistratura y no me lo mandaron nunca.

- ¿Qué debería haber sucedido a partir de la medida cautelar?

- Se debería haber remitido primero el expediente, las actuaciones, para verificar todas estas situaciones. Si no hubo irregularidades, como ellos dicen por qué no acompañaron la documentación de la designación de Slavin. Pero este caso no es el único. Yo podría decir varios casos, pero de jueces que actualmente ocupan altos cargos en la Justicia que han llegado de la misma manera.

- ¿Usted está en desacuerdo con las revisiones de los exámenes técnicos?

- Un concurso tiene que respetar los mismos principios que una licitación pública, igualdad, transparencia, etc. Si en una licitación al que perdió la administración le mejora el puntaje y lo hace ganar ¿Qué hay que pensar? Eso sería imposible, no pasaría ningún procedimiento judicial. Acá es igual, una vez que el postulante no pasó el examen no puede haber una revisión porque esto viola las reglas del procedimiento.

- Pero el reglamento del Consejo lo contempla.

- El Consejo puede haberse dictado un reglamento interno, pero por más que esté contemplado, esto es ilegal. Y además, lo contempla para situaciones de errores materiales.

- ¿Cuál es la diferencia?

- Es un error formal, no de contenido. Lo que pasa es que estas herramientas en algunas ocasiones las utilizan para revisar los contenidos y darles por aprobado el examen. Qué casualidad, cuántos postulantes que les ha sido revisado el examen después llegan a jueces. Porque si le revisaron el examen, se lo dieron por aprobado pero no llegó, quedó en el camino, bueno. Pero justamente son los que eligen. Porque no es que a Slavin le corrigieron el examen y quedó en la terna y nada más. Además, si le revisaron el examen y lo aprobó ¿Cuánto puntaje más le dieron, tanto como para pasar a los otros? Si los otros sacaron más puntaje, deberían ser los que están primeros.

- Tanto en los exámenes como en las revisiones, el Consejo garantiza la participación de las fuerzas políticas opositoras y minorías. En este caso, LA CAPITAL consultó al senador Enrique Honores y él manifestó que no había advertido ninguna irregularidad.

- Mire, nosotros tenemos una frase célebre: el peronismo compra transparencia y el radicalismo la vende. Así como hay intercambio de favores, hay arreglos, hay acuerdos, nadie está limpio de culpa y cargo. Ni siquiera quien les habla, porque yo también pasé por el Consejo de la Magistratura. Hay todo un sistema de poder donde las cuestiones se hablan, se conversan, se negocian. Además otro diputado salió a decir una cosa distinta, ¿Cómo es eso, quién miente?

- Una vez que el Ejecutivo elige un candidato de la terna, ¿Qué sucede en el Senado?

- Por lo general, se presta acuerdo. Hay algún caso en que no se haya prestado acuerdo para el candidato, pero siempre es por diferencias políticas de otra índole entre el Ejecutivo y el Senado. Seamos claros: hoy la división de poderes no existe, vivimos en un neoabsolutismo porque lo que importa es una corporación política que atraviesa a todas las instituciones del Estado. Un operador político que pertenece a la corporación puede ocupar indistintamente un cargo dentro del Ejecutivo, en el Legislativo y en el Judicial.

- Precisamente esta semana, el Ejecutivo entregó diplomas a los últimos jueces designados.

- No me parece bien que se haga un acto público en donde los nuevos jueces tengan que ir a besarle el anillo al gobernador. Nunca se hizo y no debería hacerse. Pero es una cuestión menor. No es el momento oportuno. Si todo el procedimiento fuese excelente, libre de dudas, y quiere darles la mano y sacarse la foto con los jueces, todo bárbaro, pero ¿En este contexto? Nosotros cuando juramos no estuvo el gobernador ni el ministro de Justicia.

- Los anuncios de la realización de posibles jurys en su contra, ¿cómo los vive?

- A mí me tienen sin cuidado, porque yo tengo la conciencia muy tranquila. Todo lo que pienso, escribo, digo y hago es una sola línea. No van a encontrar un quiebre. Y eso es lo que a mí me da fortaleza. Jamás he entrado en ninguna presión, de ninguna índole, ni amiguismo, y mucho menos me he metido en algún hecho de corrupción. Por eso me denuncian estas pavadas. Además estoy acostumbrado, porque yo pasé un proceso de juicio político anteriormente con el intento de reelección de Felipe Solá. Me iniciaron un jury para evitar que yo decidiera cuestiones electorales. Desistió Felipe Solá de su reelección, y desistieron de mi jury. Yo pedí que siguiera adelante, pero archivaron todo.

- Pareciera que sus fallos no gozan precisamente de la aceptación de los legisladores y funcionarios de gobierno.

- Yo decido de acuerdo con mis convicciones. Lo demás no es problema mío. Si eso molesta a alguien, yo lo lamento mucho. Tengo 13.000 causas en mi juzgado. Cuando veo que se adoptan decisiones políticas, pienso que en cualquier momento va a caer una causa en mi juzgado. Tenemos que acostumbrarnos a la pluralidad, al disenso, que es la base del consenso. No se puede lograr consenso a los palos, denunciando, apretando. Esto no es democrático. El Poder Judicial cumple también una función política, pero no de política partidaria sino de políticas de Estado.

- ¿En qué sentido?

- Los partidos políticos se han convertido en empresas y han adoptado las reglas del marketing. El poder político adoptó como función mostrar que todo está bien. La tarea de los funcionarios no es solucionar los problemas de la gente, sino que no exploten en la agenda del gobernador, tapar, contener. Por el contrario, la función del Poder Judicial es mostrar aquellas realidades que el poder político no quiere ver. Para eso está la división de poderes, es un sistema de frenos y contrapesos. El Poder Judicial tiene que asumir una función de contrapoder crítico, parafraseando a Pierre Bourdieu. Yo lo que intento es ejercer esa función.

"En la Provincia no existe una Corte independiente"

El juez Luis Arias no se preocupa en admitir que él fue elegido miembro del Poder Judicial a través del mismo mecanismo que denuncia. Al contrario, se ríe de ello. Tampoco le preocupa que lo amenacen con pedidos de jurys para removerlo del cargo en el Juzgado Contencioso Administrativo de La Plata. "Yo no estoy de acuerdo con quienes dicen que los jueces se expresan a través de sus sentencias ¿Dónde está escrito eso, no será un acto de cobardía?", se cuestiona y arremete: "En la provincia de Buenos Aires no existe una Corte independiente, y puedo dar varios ejemplos".

Los choques de Arias con el Alto Tribunal bonaerense se remontan desde el inicio de su carrera como juez. "La puesta en marcha del fuero Contencioso Administrativo es uno, que fue creado por la reforma constitucional de 1994. Allí se estableció que este fuero tendría que estar funcionando en 1998, como plazo máximo, pero esa fecha no se cumplió y recién en el año 1999 fuimos seleccionados 12 magistrados. A partir de allí comenzamos una larga batalla para la implementación del fuero, que recién pudimos concretar el 15 de diciembre del 2003", explicó.

- ¿Por qué se demoró tanto?

- La excusa fue que no estaban las cámaras en lo Contencioso Administrativo, no estaban designados los camaristas, pero sí los jueces. El responsable de poner en funcionamiento el fuero era la Suprema Corte. Nosotros le pedimos instrumentara el fuero y que nos sirvan de cámaras de Apelación las cámaras Civiles, porque eso era lo que preveía la ley. La Corte respondió negativamente y los hechos demostraron que nosotros teníamos razón: en el año 2003 comenzamos a funcionar con las cámaras civiles de apelación. Ahora la Corte para no poner en funcionamiento el fuero contencioso administrativo porque había una orden del entonces gobernador Ruckauf de que el fuero no funcione; y en connivencia la Corte violó el ordenamiento jurídico de la Constitución para no ponerlo en funcionamiento.

- Usted tuvo otro entredicho con la Corte por el Ceamse.

- Fue por los rellenos sanitarios de Ensenada, donde yo había fallado por el cierre del predio, la Cámara confirmó el fallo, y la Corte abrió una instancia de negociación. Le dejó al poder político seguir operando el relleno, para no hacerle pagar a Felipe Solá el costo de tener que abrir un relleno sanitario en otro lugar.

- ¿Y con la candidatura de Daniel Scioli?

- Pasó lo mismo. La Corte venía de decir que los actos de la junta electoral no son revisables y además decía que la ley no le podía atribuir un recurso extraordinario que no fueran los que estaban reglados en la Constitución. Sin embargo, con la causa Scioli después se abocó al tratamiento de un recurso extraordinario inventado, contra actos de la junta electoral. Desdijo toda su doctrina para convalidar la candidatura de Scioli.

Cómo debería ser la selección de magistrados

- Los consejeros que deben calificar técnicamente a los jueces tendrían que ser personas altamente reconocidas en el mundo académico. Porque si lo que se evalúa es la idoneidad académico-técnica de los candidatos, tienen que ser académicos de alta jerarquía los que evalúen.

- También tiene que haber una publicidad mucho mayor de los llamados a concurso, que tienen muy poca difusión, para que la convocatoria sea amplia. La Corte saca anuncios por todos lados para alquilar un inmueble, y el Consejo de la Magistratura no saca avisos para concursos de magistrados.

- Debe haber parámetros objetivos de ponderación de las aptitudes personales de los jueces. No puede estar librado al me gusta, no me gusta’ de los integrantes del Consejo.

- Y debe haber además mayor participación ciudadana, porque es muy importante la selección de jueces. Todos se quejan del Poder Judicial, pero ¿cómo prevenimos esta situación? Involucrándonos. El Consejo de la Magistratura debería darle a la ciudadanía la posibilidad de opinar.

Comentá la nota