División en el gabinete de Obama frente a un nuevo envío de tropas

Algunos asesores buscan mandar 45.000 soldados más; otros prefieren estabilizar Paquistán
WASHINGTON.- El pedido previsto de más efectivos militares para combatir a los talibanes en Afganistán ha dividido con fuerza a los asesores del presidente Barack Obama, que intentan definir la dimensión y la misión adecuadas para las tropas estadounidenses en ese país. Incluso antes de que el comando estadounidense en Afganistán hiciera su propuesta para el envío de fuerzas adicionales, los funcionarios de la administración iniciaron lo que uno de ellos rotuló como "un saludable debate" sobre cuáles deberían ser las prioridades y si el envío de más soldados y marines estadounidenses contribuirían a darles cumplimiento.

A la cabeza de los que plantean mayores dudas, se encuentra el vicepresidente Joseph R. Biden, que ha expresado profundas reservas respecto de una mayor presencia en Afganistán, alegando que esa medida podría distraer de lo que considera el objetivo más urgente de estabilizar Paquistán, según dijeron algunos funcionarios.

Entre los que defienden el envío de más tropas se encuentra Richard C. Holbrooke, el representante oficial en la región, quien comparte la preocupación por Paquistán, pero considera que la mayor presencia de tropas es vital para proteger a los civiles afganos y debilitar a los talibanes y a Al-Qaeda.

La secretaria de Estado, Hillary Clinton, ha expresado claramente su respaldo al envío de más tropas y, aunque algunos funcionarios dijeron que no había intervenido en las deliberaciones actuales, esperaban que la ex primera dama fuera una firme defensora de una fuerza militar más robusta en Afganistán.

El secretario de Defensa, Robert Gates, ha manifestado la preocupación de que una fuerza tan nutrida en Afganistán pueda hacer que Estados Unidos sea visto como un invasor, pero durante una conferencia de prensa, el jueves pasado, pareció mostrarse más bien a favor de la perspectiva.

"Hay unanimidad de opinión sobre cuál es nuestro objetivo, y ese objetivo es desarticular y destruir a Al-Qaeda y eliminar esa amenaza contra nuestra seguridad nacional", dijo David Axelrod, asesor de alto rango del presidente. "Obviamente, existe una diversidad de opiniones sobre la mejor manera de alcanzar nuestro objetivo, y es valioso e importante escuchar esas opiniones."

Este debate se inició el lunes pasado tras la entrega de una nueva evaluación estratégica del general Stanley McChrystal, quien se hizo cargo de todas las fuerzas estadounidenses y de la OTAN en Afganistán en junio. Gates ha enviado ahora el informe al presidente Obama.

Aunque el general McChrystal no incluyó en su informe ninguna propuesta específica sobre el número de efectivos militares, los funcionarios esperan que envíe un pedido aparte en el curso de la próxima semana. Los estrategas militares, incluido uno que ha asesorado al general McChrystal, dijeron que es posible que el militar ofrezca tres opciones. El refuerzo más pequeño, entre 10.000 y 15.000 soldados, sería considerada la opción más riesgosa. Una opción de mediano riesgo involucraría el envío de alrededor de 25.000 soldados, y la opción de bajo riesgo requeriría 45.000 efectivos.

Gates podría ser el asesor clave para esta decisión, y algunos analistas militares predijeron que podría recomendar lo que los funcionarios del pentágono llaman "la opción Rizos de Oro", es decir, la opción intermedia, de mediano riesgo. Como fue designado en primer término por el presidente George W. Bush, Gates podría proporcionarle a Obama cobertura política en caso de que rechace la opción del nivel más alto de tropas en Afganistán.

Obama ya ha ordenado este año un incremento de 21.000 soldados adicionales en Afganistán, para alcanzar un total de 68.000 efectivos para la fuerza estadounidense, además de los 40.000 soldados que integran las tropas de la OTAN.

La secretaria de Estado Clinton y Holbrooke apoyaron esos refuerzos, mientras el vicepresidente Biden se resistió. "Es cierto que Hillary fue muy convincente; tuve algunos desacuerdos con ella en lo referido a los niveles", dijo más tarde Biden . "El presidente terminó por aceptar la postura de ella."

Traducción de Mirta Rosenberg

Disputa por la foto de un militar

* NUEVA YORK (ANSA).? La publicación de la fotografía de un joven soldado estadounidense, desmembrado y agonizante en el campo de batalla en Afganistán, provocó una dura reacción del Pentágono, que consideró la imagen contraria al sentido de "decencia común". La decisión de la agencia de noticias AP de difundir a sus abonados la imagen de los últimos momentos de vida del cabo Joshua Bernard fue "espantosa" y daña "el respeto a las personas", según declaró el secretario de Defensa, Robert Gates. En la imagen, el soldado aparece asistido por dos de sus compañeros después de que haber sido alcanzado por una granada.

Comentá la nota