Dividido, el Concejo podría posponer la definición de la ordenanza regulatoria

Los concejales deben tomar una decisión sobre el proyecto que regula la radicación de súper e hipermercados * El expediente llega al recinto con despachos de mayoría pero con el rechazo del partido de gobierno.
Formalmente, porque está incluido en el orden del día, el Concejo Deliberante debe tratar hoy en el recinto el proyecto de ordenanza que promueve la mayoría de los bloques de la oposición para regular la radicación de mini, maxi, súper e hipermercados en el partido de General Pueyrredon, en el que se incluyen restrictivas disposiciones para el desarrollo de la actividad.

El texto llegará a la sesión luego de un intenso debate en las comisiones, donde hubo claras disidencias respecto de los alcances que debería tener una norma de tales características.

El bloque oficialista de Acción Marplatense (AM) está en desacuerdo con la inclusión de algunos artículos, particularmente el que habla del "coeficiente de saturación", una figura que supone la creación de un "cupo" de superficie habilitable para los comercios del rubro, válido para todo el partido.

El debate ya lleva varios meses y dio comienzo a partir de una propuesta del intendente Gustavo Pulti, quien había planteado dividir a General Pueyrredon en cuatro sectores, admitiendo que dentro de cada uno de ellos se podrían habilitar establecimientos de hasta un máximo determinado de superficie.

De este modo, el Departamento Ejecutivo impulsó un debate acerca de los mecanismos que desde la Municipalidad deberían adoptarse para proteger al comercio local, ya que ese era el "espíritu" de la norma, según argumentó el jefe comunal. Pero la iniciativa de Pulti fue recibiendo numerosas modificaciones, sobre todo en la comisión de Obras, impulsadas por los bloques de la UCR, la Coalición Cívica y la Concertación Plural.

Algunos de esos cambios fueron acompañados por el oficialismo, pero otros provocaron una intensa polémica. En particular, la inclusión del concepto del mencionado coeficiente de saturación, que propone dividir por 8 la población total de General Pueyrredon para establecer el límite máximo de metros cuadrados habilitables para los mini, maxi, súper e hipermercados.

La inclusión de ese punto llevó a que por ejemplo el bloque del Frente para la Victoria-PJ se apartara de la iniciativa que estaba diseñando la oposición, quedando en una postura más cercana a la del oficialismo, que reniega del coeficiente de saturación. Efectivamente, AM entendió que aplicar ese coeficiente crearía un excesivo paraguas protector sobre un sector específico comercio local, que además terminará por impedir el ingreso de nuevos actores económicos a la plaza marplatense.

El dictamen técnico

En un intento por frenar el polémico cambio introducido por los bloques de la oposición, se pidieron informes a las áreas técnicas -algo que es habitual cuando se trata de normas que pueden generar controversias jurídicas-, antes de que se reuniera la comisión de Legislación, la última que debía refrendar el despacho o modificarlo.

Según el dictamen producido por la Secretaría Legal y Técnica, la aplicación del controvertido coeficiente habría de generar un riesgo que los concejales debían evitar: en el afán de impedir que las grandes cadenas desplacen al comercio local, se alentará la transformación en monopolio de ese sector ya establecido, ya que nadie más podría instalarse en la ciudad para competir con ellos.

Otro riesgo puntualizado en el informe de Legal y Técnica es que indirectamente la norma -tal como la redactaron los concejales de la oposición que dieron despacho- provocará una suba del valor de venta de los locales ya habilitados, con lo que la Municipalidad podría ser acusada de alentar con una ordenanza un jugoso negocio inmobiliario en beneficio de terceros.

Como era de prever por la índole del tema, la discusión excedió en mucho el ámbito de la Municipalidad. Se pronunciaron todas las cámaras y organizaciones vinculadas con la actividad comercial, incluso el Sindicato de Empleados de Comercio cuya comisión directiva fue recibida ayer por el intendente Pulti (ver aparte).

Panorama reservado

Durante el debate en las comisiones los bloques que impulsan este controvertido proyecto se impusieron con facilidad, pero a pesar de ese antecedente en la sesión de hoy la situación podría ser distinta.

Se sabe con certeza que el punto específico del coeficiente de saturación tendrá 7 votos en contra provenientes del bloque oficialista de AM, posición a la que casi con seguridad se sumarán los 3 del FpV-PJ (ver aparte).

Pero será decisiva la opinión de otros 2 concejales de bloques unipersonales que no participaron de ninguna de las comisiones donde se trató el expediente y que, hasta ahora, no expresaron formalmente cuál es su posición.

Se trata del socialista Juan Carlos Cordeu y de Juan Domingo Fernández (Mar del Plata-Batán K), quienes en el caso de resistir total o parcialmente el proyecto de la oposición, provocarían un empate en 12. De ser así, la última palabra para desempatar la tendría el presidente del cuerpo, Marcelo Artime, perteneciente al bloque oficialista.

Anteayer el intendente Gustavo Pulti se refirió al tema, marcando la necesidad del consenso entre todos los sectores para elaborar una regulación para los mini, maxi, súper e hipermercados. En su opinión, ante un tema de tanta trascendencia, no sería deseable aprobar una norma sin el apoyo del partido de gobierno, como tampoco lo hubiera sido que el oficialismo hubiera impuesto su criterio sin dar un debate.

Por eso ayer se especulaba con la posibilidad de que, en el caso de que la votación quedara empatada, alguno de los bloques podría solicitar que el expediente regrese a comisiones para ser reformulado, con la premisa de agotar las instancias de discusión y llegar a un texto de consenso.

Comentá la nota