Distintos criterios sobre el avance de las obras para combatir la erosión

Quedaron expuestos en una jornada de trabajo que se realizó en el Concejo Deliberante. Autoridades municipales y provinciales describieron las tareas que se desarrollan. Críticas del radicalismo.-
El Municipio y la Provincia defendieron su papel en el desarrollo de las obras para combatir la erosión costera, mientras que desde la oposición lanzaron cuestionamientos por las demoras en las concreciones. Los diferentes criterios quedaron expuestos ayer en una jornada de trabajo que se realizó sobre el tema en el recinto de sesiones del Concejo Deliberante.

La convocatoria al debate fue impulsada por una ordenanza redactada por la jefa del bloque radical, Cristina Coria, quien se mostró satisfecha por la cantidad de asistentes, entre los que hubo representantes de la Comisión de Manejo Costero integrado de la Provincia, la Dirección Provincial de Hidráulica, el Ente de Obras y Servicios Urbanos del Municipio (Enosur), la Universidad Nacional de Mar del Plata, balnearios y vecinos.

"Este es un muy buen ámbito para establecer políticas de estado a largo plazo y lo suficientemente consensuadas como para que cualquier acción que se lleve adelante en el futuro sea durable", dijo a El Atlántico el presidente del Enosur, Manuel Regidor.

A su juicio, la ciudad debería establecer distintos usos y destinos para el sector de playa. "Eso es lo que va a permitir planificar adecuadamente. Cuando uno tiene planificado lo que quiere en cada sector, puede tomar decisiones sabiendo que cualquier desarrollo que se haga va a ser consistente con ese destino que le quiere dar", opinó.

Regidor admitió que aún no se fijó una fecha para el inicio de las obras en la zona Sur, pero mencionó que el intendente Gustavo Pulti ya firmó el convenio con el Ministerio de Planificación Federal. "Estamos a la espera de que se nos envíe el convenio protocolarizado para que sea aprobado por el Concejo Deliberante", subrayó.

El jefe del bloque de senadores provinciales de la UCR, el marplatense Jesús Porrúa, ofreció una voz disonante: "Desde hace tiempo hay conocimiento de lo que hay que hacer. Más allá de las discusiones, que son válidas y necesarias, la sensación es que siempre estamos corriendo atrás del problema".

"Regidor detalló lo que se viene haciendo, que son obras de gestiones anteriores. Se han demorado los espigones del sector Norte, que vienen realizándose y que fueron producto de muchas de estas reuniones en años anteriores. Fueron producto de una gestión. Ahora hay obras que todavía no se iniciaron en la zona Sur, que nos hace perder playas y arena", cuestionó.

Porrúa, ex secretario de Gobierno –lo fue durante buena parte de la administración de Daniel Katz-, deseó "que las obras se puedan hacer", pero advirtió que "se mantienen discusiones permanentes y se sigue deteriorando un sector de la costa".

El director de Hidráulica bonaerense, Roberto Sciarrone, fue cauto. "No tenemos previstas más obras de las que se conocen. La obra del Sur se está terminando de gestionar para que se inicie y hay que terminar las del Norte (remoción de espigones y relleno artificial de arena) y tratar de generar obras de mitigación", comentó.

El funcionario puntualizó que las tareas en los pluviales también son claves en la zona comprendida entre el balneario Alfonsina y Camet. "Hay innumerables conductos que están erosionando la playa. Aparte deterioran el agua. Lo que estamos haciendo es un convenio con Obras Sanitarias e Hidráulica provincial para tratar ese tema en particular".

Sciarrone no habló de los recursos financieros que invertirá la Provincia. "Se trata de una gestión política; yo actúo desde lo técnico", se excusó. "No obstante, se puede agudizar la imaginación y, así como las expectativas de playa hacen al interés comercial y turístico, en los pliegos de bases y condiciones podría implementarse que se tome ese tema como fundamental y que la arena del dragado vaya a parar a las playas", agregó.

Buscan que el Paseo Jesús de Galíndez no se vuelva a romper

El objetivo de la Dirección de Hidráulica de la provincia de Buenos Aires para el Paseo Jesús de Galíndez, que sufrió como pocos sectores de la ciudad el último temporal, es claro: que no se vuelva a romper. Lo dijo ayer el propio titular de la dependencia, Roberto Sciarrone.

"A raíz del temporal que hubo del 21 al 23 de julio, el mar atacó más alto de lo de costumbre. La marea y las olas fueron muy altas y sobrepasaron las estructuras. Al corto plazo, lo que se necesita es la reparación, generar algo adelante para que no se vuelva a romper", indicó el funcionario.

Con todo, Sciarrone dijo que no todas las obras son responsabilidad de la Provincia. "En la parte del muro de contención y las veredas no tenemos injerencia. Lo que sí tenemos es la responsabilidad de generar algún tipo de obra delante de ese muro para que no se vuelva a romper. Como poner bloques de piedra muy grandes, que se confundan con el paisaje del sector".

Comentá la nota