Disputa política por explotación de la ITV

Una planta pertenece al legislador provincial Enrique Sella y otra a su ex socio (hoy accastellista) Hugo Tello / Ese servicio será obligatorio desde enero, por disposición municipal.
La puesta en marcha, en forma obligatoria desde enero, de la Inspección Técnica Vehicular (ITV), levantó una disputa de condimentos políticos y económicos entre el legislador de Unión por Córdoba, Enrique Sella, y su ex candidato a intendente, Hugo Tello (ahora accastellista), quien integra el Instituto Municipal de Inversiones.

Sella es propietario de un puesto de ITV desde hace años y su hombre de confianza en ese lugar era Tello. En 2007, éste se postuló –con su apoyo– para ser intendente, pero por un pacto entre Sella y Eduardo Accastello, Tello bajó su candidatura y luego pasó a ocupar distintos puestos en el municipio.

Ese acuerdo despertó especulaciones de que el municipio decretaría la obligatoriedad de la ITV. Lo que no se esperaba Sella era que su ex empleado se pusiera al frente de una firma para prestar el servicio. Tello dijo que su función en el Instituto de Inversiones y este emprendimiento privado "son dos cosas aparte" y negó incompatibilidad.

Comentá la nota