Disputa por un muro entre San Isidro y San Fernando

Disputa por un muro entre San Isidro y San Fernando
Lo pidieron los vecinos de La Horqueta para frenar a los ladrones
Vecinos de San Fernando y San Isidro se enfrentan por la construcción de un muro que impedirá que los habitantes del barrio Villa Jardín puedan cruzar por cuatro calles al barrio de La Horqueta, donde 33 propietarios reclamaron la instalación de una pared con rejas para evitar que pasen ladrones de un lado a otro de la calle Uruguay, que divide esos partidos.

Fuentes de la Municipalidad de San Fernando confiaron anoche a La Nacion que hoy se presentará ante la Justicia un recurso de amparo para frenar la construcción del citado muro, de una altura proyectada de tres metros, instalado cerca del campo deportivo del San Isidro Club y del Club Acassuso.

"Estoy convencido de que con los cortes de las calles con bloques de cemento, similares a lo que se utilizan en las autopistas para separar los carriles cuando se llega al peaje, se afectó a muchos delincuentes y que ahora movilizaron a protestar a los vecinos que no tienen nada que ver con los delitos", dijo a La Nacion el intendente de San Isidro, Gustavo Posse.

El jefe comunal remarcó que no era un muro para dividir los barrios de Villa Jardín de La Horqueta sino que la medida apuntaba "a cerrar las calles por las que, de acuerdo con la información aportada por los vecinos de La Horqueta, eran utilizadas por los delincuentes que robaban en el barrio y buscaban refugio en Villa Jardín".

Allegados al intendente de San Fernando, Osvaldo Ameiro (FPV), afirmaron que el problema se tendría que haber resuelto en forma conjunta y afirmaron en las próximas horas Ameiro pedirá una audiencia con su colega de San Isidro para hablar sobre esta cuestión.

"Ameiro se mostró sorprendido por la decisión que tomó su colega, sin consultarlo", dijeron allegados al intendente de San Fernando. Fuentes de la Municipalidad de San Fernando afirmaron que apoyarán el reclamo de los vecinos de Villa Jardín porque "es un barrio humilde, no un aguantadero ni una villa de emergencia".

"La decisión de instalar los bloques de cemento se tomó para proteger a 33 vecinos que habían quedado sin patrullaje y las calles en las que se colocaron los obstáculos no impiden el paso de peatones ni de ciclistas, pero impiden el cruce en motos y en automóviles. Mi deber es defender a los vecinos de San Isidro", agregó Posse.

Mirtha Coria, vecina de Villa Jardín, dijo a La Nacion: "San Isidro se siente superior, pero así no se construye un país. Acá no vamos a permitir que se nos discriminen".

Al lado del muro que se está levantando, donde los vecinos de San Fernando pintaron con rojo "Somos iguales", Coria anticipó que si seguían con la construcción del paredón hoy volverán a cortar la avenida Uruguay.

Comentá la nota