Una disputa millonaria divide a los petroleros

Por: Silvia Naishtat

Aunque muy pocos los vieron, la visita de los hermanos Carlos y Alejandro Bulgheroni, la semana pasada a la torre de cristal, flamante sede de YPF en Puerto Madero, disparó todo tipo de conjeturas. Una, desmentida de manera enfática, es que se reunieron con Enrique Eskenazi para comprar la parte que Repsol tiene en venta de YPF. Eskenazi posee el 15% y trascendió que su socio español, que ya tentó a la principal petrolera china, quiere desprenderse del 34%.

Pero lo que nadie negó es que en ese encuentro arrancó una dura negociación por el precio del petróleo. Los Bulgheroni, que comparten con British Petroleum la compañía Pan American Energy, viven de la extracción de petróleo y su posterior venta a las refinerías. YPF, con el 60% de participación, es la dueña de ese mercado.

Del lado de los Bulgheroni señalan que el crudo no ha subido un céntimo en los últimos dos años, cuando el valor del surtidor aumentó en ese lapso 30% en dólares. Hay en juego una fenomenal cantidad de dinero. La disputa no es nueva y tomó fuerza en esta zozobra económica. Se trata de una puja en la que el Gobierno no es ajeno.

Cerca de YPF arguyen que cualquier incremento en el precio de crudo implica menores ingresos a las arcas fiscales y otro salto en el surtidor. Por cierto, los Bulgheroni no están solos en una pulseada que describen a cara de perro. Llevan la delantera de un grupo en el que pesan la francesa Total, las estadounidenses Occidental Petroleum y Chevron y Tecpetrol, de Techint. YPF, a su vez, representa a los que están en la venta al público como Petrobras, Shell y Esso.

Los expertos recalcan que un crudo a US$ 42 el barril en la Argentina, cuando en el resto del mundo y especialmente en Brasil reconocen el precio internacional pleno de US$ 80, desalienta la exploración. De hecho, mientras Brasil anuncia un descubrimiento tras otro, aquí las reservas se derrumban cada día un poco más.

Acostumbrado a negociar con los talibanes, Carlos Bulgheroni se mostró durante estos días con aire victorioso. ¿Será por eso que invitó ayer a sus amigos más íntimos a una celebración especial?

Comentá la nota