Disputa entre concejales termina con una denuncia

La basualdista Marcela Carrasco acusó a su compañero de banca, Claudio Ramis, de amenazarla.
Los tironeos entre dos concejales por la presidencia del bloque basualdista en el Concejo Deliberante de Caucete terminaron ayer con una denuncia por amenazas en la Policía de la concejal Marcela Carrasco contra su par Claudio Ramis.

Fue porque Ramis se presentó ayer en la mañana junto al presidente del Congreso de Producción y Trabajo, José Peluc, exigiéndole a Carrasco que le dejara la presidencia del bloque por los 2 años que quedan de mandato. Según Carrasco, "fue un escándalo. Me gritaron y me amenazaron para que firmara la nota".

Por esos hechos, Carrasco se presentó por la tarde en la Seccional Novena de Policía de Caucete y realizó una denuncia contravencional, que lleva el número 889/09, contra Ramis y Peluc por violación al Código de Faltas.

Los acusó de haberla insultado en lugar público, de haberla ofendido y de haber ocasionado escándalo público. Se trata de faltas previstas en los artículos 113, 117 y 118 del código, que contempla sanciones de multas y hasta de arresto por 30 días. Pero la palabra la tendrá la jueza de Paz de Caucete, María Cristina Bustos.

El concejal Ramis negó que hubiera amenazado a Carrasco. "No quiero entrar en polémicas con ella. Le tengo un gran respeto y es una gran profesional. Hubo una charla pero nunca la amenazamos, ni hubo gritos o insultos".

Los roces tienen lugar cuando se cumplen dos años de gobierno y en varios concejos deliberantes hay recambios de autoridades.

El basualdismo en Caucete hace rato que viene con diferencias. Hace poco menos de un mes, la ex candidata a intendenta del departamento, Mariela Ginestar, dejó el partido con críticas a los concejales. Y ahora viene la pelea entre Carrasco y Ramis.

La concejal Carrasco sostuvo que nunca hubo un acuerdo para que ella fuera presidenta del bloque por 2 años y Ramis durante los otros 2. Además, lo acusó de venir votando junto al justicialismo en Caucete y no dar garantías de llevar adelante "una verdadera oposición".

Comentá la nota