Dispensarios: Inseguridad y falta de insumos Reclamo de los médicos municipales

Tras el quite del servicio de vigilancia con que contaban los dispensarios de 24 horas durante la noche, los trabajadores del sector de barrio del Carmen, 25 de Mayo y La Emilia, hicieron sentir su malestar. Denunciaron además, deficiencias en cuanto a condiciones de trabajo
Trabajadores de diferentes centros de salud de los barrios nicoleños manifestaron su malestar ante la falta de seguridad con que cuentan para desempeñar su trabajo, especialmente en el turno de 24 horas. Tal es el caso del dispensario ubicado en barrio Del Carmen, como también el de los barrios 25 de Mayo y La Emilia.

La mayor dificultad señalada fue el quite del servicio de vigilancia con que contaban los dispensarios de 24 horas durante la noche. Por lo cual, cuando las ambulancias salen de emergencia, las enfermeras se quedan solas en las instalaciones durante varias horas de la noche, con el peligro que ello conlleva.

Los representantes gremiales de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), se hicieron eco de la problemática y enviaron una nota al Departamento Ejecutivo local, plasmando los puntos de reclamo que sostienen los trabajadores del sector.

“Son lugares donde ya han ocurrido varios problemas. Precisamente, el servicio de vigilancia se puso por eso”, señaló desde el gremio Gabriel Godoy, quien indicó que dicho servicio funciona en los dispensarios desde hace más de un año.

“En barrio del Carmen hubo tiros, sillazos a los enfermeros y demás. A veces hay gente que llega solicitando una atención inmediata y cuando no están los médicos -porque salieron por una emergencia-, se violenta. También hay un problema de inseguridad”, explicó.

Escasez de recursos

Sobre los motivos que generaron el quite del servicio de vigilancia en los dispensarios de 24 horas, el Municipio argumentó que fue por la falta de presupuesto.

Godoy señaló que actualmente personal policial pasa por la zona una o dos veces por noche, “pero si alguien quiere cometer un ilícito, sabe que se va el patrullero y tiene el camino libre”, afirmó.

Resaltó además, que en esos dispensarios no cuentan con puertas y ventanas seguras que permitan el resguardo de los trabajadores que allí se desempeñan.

“Hicimos cargo al Ejecutivo mediante nota porque no quieren volver a poner el servicio de vigilancia. Dicen que harían un acuerdo con la Policía después de enero, pero no es eficaz”, aseguró.

Pese al contexto de inseguridad en el que se encuentran inmersos, los profesionales y trabajadores de la salud de los dispensarios mencionados -tanto sea médicos como enfermeras y choferes de ambulancia- continúan concurriendo normalmente a sus lugares de trabajo, siendo que el servicio nocturno es utilizado con frecuencia.

Herramientas de trabajo

Entre los reclamos presentados por los trabajadores de los dispensarios de 24 horas acerca de las deficiencias existentes, también se remarcaron las malas condiciones en que se encuentran las ambulancias, con falta de aire acondicionado por rotura de los equipos. “Cuando sube un paciente a una ambulancia y hay en la ciudad un golpe de calor como los que tenemos en esta época del año, se termina de descompensar. Lo mismo pasa con los trabajadores que se movilizan en ese medio. No es una comodidad sino un servicio”, argumentó el gremialista de ATE.

Asimismo, mencionó la escasez de insumo para desarrollar el trabajo por ejemplo en el dispensario de barrio del Carmen, donde faltan ansiolíticos, tiritas reactivas para medir la diabetes y un tubo de oxígeno para el manómetro.

“Es una realidad que está afectando a todos los dispensarios de la ciudad y la zona. El de La Emilia tiene muchas deficiencias en cuanto a condiciones de trabajo, hay falta de limpieza y los compañeros no tienen guantes para trabajar porque no hay una sola medida”, declaró Godoy.

Y agregó: “En todos los dispensarios de 24 horas, tanto el de 25 de Mayo, como el de del Carmen y La Emilia, tienen deficiencias en cuanto a condiciones de trabajo e insumos que repercute en la comunidad. A su vez, la gente protesta por esas falencias contra los trabajadores del sector”.

Salarios

Por otra parte, los gremialistas de ATE hicieron un pedido al Ejecutivo de carácter salarial. Denunciaron que los enfermeros de las ambulancias trabajan 240 horas por mes, que significa el doble de lo que trabaja un empleado municipal común, y cobra casi lo mismo. “Estamos reclamando para que se haga justicia y cobren lo que les corresponde según las horas trabajadas”, dijo Godoy.

Asimismo, solicitaron la efectivización y pase a planta permanente de los empleados de los dispensarios, enfermeros y médicos de las ambulancias, “que hace años están trabajando en forma contratada”.

Comentá la nota