Los disparos contra Binner le cayeron mal al socialismo

Las tensiones en el Acuerdo Cívico y Social no se reducen a los cruces entre Elisa Carrió y el radicalismo. El Partido Socialista también está distanciado de sus socios. Las declaraciones de Carrió contra Hermes Binner, la probable candidatura de Julio Cobos en la Unión Cívica Radical y el acercamiento con el sector que lidera Pino Solanas son las causas.
En el transcurso de la semana, la líder de la Coalición Cívica había especulado con la posibilidad de "algún acuerdo entre Hermes Binner y Cristina Kirchner". Las reacciones y aclaraciones socialistas no se hicieron esperar.

Ayer, Rubén Giustiniani, presidente del partido, le explicó a PERFIL que esas declaraciones "cayeron mal", pero que ya es "un punto terminado". El senador lo tomó como un exabrupto más de Carrió.

En el radicalismo, en tanto, no ven con buenos ojos el acercamiento del PS con Proyecto Sur, el partido que lidera Pino Solanas. "Si quieren ir con él, que se hagan cargo, pero que lo digan ahora", explicó un radical. En el socialismo están pensando 2010 como un año de trabajo parlamentario, con diferentes fuerzas "progresistas". "Con quienes más coincidamos, iremos haciendo el camino", definió Giustiniani.

Otro problema es Cobos. "No nos cierra, no se conoce su plan", aseguró una fuente del partido. Giustiniani prefiere no entrar en la discusión por los nombres: "El candidato va a ser un punto de llegada y no un punto de partida". El propio senador y Binner, en un campamento de la Juventud Socialista en enero, también habían expresado que no conocían "cuál era el programa y las ideas" de Cobos.

Comentá la nota