El disparador de la polémica política

La presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, decidió ayer tarde la remoción del director del BCRA, a través de un decreto que fue firmado por todos los ministros del gabinete nacional, e instruyó al procurador general de la Nación, Esteban Righi, que inicie las acciones penales correspondientes por "incumplimiento de los deberes de funcionario público".
El actual vicepresidente del Central, Miguel Pesce, por su parte, quien se hará cargo de la presidencia a partir de mañana, había encabezado al mediodía la reunión del Directorio del Banco, prevista con antelación, que ahora su ex titular, Martín Redrado, había suspendido anoche, a través de un email, decisión que sus compañeros de dirección desconocieron ya que se trata de un "cuerpo colegiado".

Por la mañana, Redrado, en un intento por conservar su cargo, había declarado que seguiría "realizando aportes profesionales para la ejecución y la implementación del Fondo del Bicentenario", afirmación que desconcertó a todo el arco opositor.

Comentá la nota