Dispar balance de las comunidades regionales

El motivo central de las dudas es la efectividad de esos organismos que nuclean a municipios de una misma zona.
En diciembre de 2004 la Legislatura provincial aprobó la ley 9.026, a través de la que se crearon las comunidades regionales. El entonces gobernador José Manuel de la Sota y quien era su ministro de Gobierno, Eduardo Accastello, presentaron la regionalización con declaraciones altisonantes que planteaban que había que buscar una "Córdoba federal".

Aquel enfoque, que fijaba como objetivo macro generar polos de desarrollo, descentralizar funciones y transferir competencias del Estado provincial a las comunidades, comenzó a ponerse en práctica en cada uno de los 25 departamentos. Contaba entonces con el fuerte aval del gobernador De la Sota, quien abundaba en elogios al hablar de la regionalización.

A casi cinco años de aquel inicio, hoy hay visiones dispares en torno a la efectividad en la práctica de la política de regionalización. Hay, además, posiciones críticas a cerca de la manera en que el actual Gobierno está encarando el tema.

Hay regiones que muestran avances en la integración, como Calamuchita, Punilla, Colón y San Martín, por caso. Y otras en las que los jefes de Gobierno exponen fuertes enfrentamientos que debilitan el accionar de las comunidades.

Casos para observar. Eduardo Accastello fue uno de los principales impulsores de las comunidades desde la cartera de Gobierno que ejerció durante la gestión de De la Sota.

En la actualidad, como intendente de Villa María, el referente kirchnerista integra la región que abarca al departamento General San Martín. Y asegura que el funcionamiento de las regiones depende "de la voluntad y la actitud" que muestren sus intendentes y jefes comunales.

"En nuestro departamento funciona ya que se definen acciones de gestión conjuntas, se trabaja de manera coordinada en la relación con los gobiernos provincial y nacional".

Sin embargo, marcó una diferencia en torno al empuje que se le dio en su momento desde el Gobierno provincial y la situación actual. "A lo mejor no tiene el espíritu que se le dio cuando promovimos la ley", indicó y añadió: "En aquel momento habíamos hablado de un presupuesto participativo a nivel provincial que derivaba en que cada comunidad tendría los recursos para llevar adelante la concreción de las obras más importantes".

Otras de las comunidades "bien vistas" en la provincia es la del departamento Colón, integrada mayoritariamente por referentes del juecismo y del radicalismo.

El radical Daniel Salibi, intendente de Mendiolaza, planteó sin embargo que no se reemplazó la efectividad de la Mesa Provincia-Municipios. "Allí se consiguen cosas mucho más rápido y ahora las comunidades tienen un parate", dijo.

"Este es un tema que pintó muy bien, pero al que nunca se le dio la fortaleza que tendría que tener", agregó Salibi quien apuntó que también se había creado una mesa Provincia-Comunidades regionales, que en lo que va del año no se reunió nunca.

Jorge Caserio, intendente de Valle Hermoso y presidente de la Comunidad Regional Punilla, apuntó que más allá de que Carlos Paz nunca se integró, el resto de ciudades participa activamente. "El futuro pasa por este tipo de enfoques, porque si no empezamos a pensar en conjunto, no sirve lo que hagamos por nuestra cuenta", dijo el hermano del ministro de Gobierno.

Sin embargo, confesó que para los intendentes no es fácil soltar un poco de poder en manos de un trabajo mancomunado.

Visiones críticas. Para Marcelino Gatica, intendente de Jesús María, radical enrolado en el juecismo, e integrante de la comunidad de Colón, enfatizó que el sistema tuvo un impulso importante, pero ahora se les bajó el perfil. "Se hizo un trabajo bueno con la determinación de los radios que permitió que se solucionaran los límites de la mayoría de los municipios", indicó y añadió: "Me parece que es una herramienta muy importante, pero no se ve voluntad política en el Gobierno para darle el impulso que tenían. No hubo continuidad".

Mientras tanto, el intendente de Río Tercero, Luis Brouwer de Koning (del radicalismo) manifestó que en el caso de su departamento hace un año que no se reúnen. "Nunca nos pudimos poner de acuerdo", dijo. "Hay que tener cosas claras, si no nadie tiene ganas de participar porque es para perder tiempo", sostuvo.

Opiniones

Eduardo Accastello - Intendente de Villa María

"En nuestra región, la comunidad funciona, ya que se definen acciones conjuntas, se trabaja de manera coordinada en la relación con los gobiernos municipal y provincial".

El dirigente kirchnerista fue uno de los impulsores de las comunidades regionales cuando era ministro de Gobierno durante la administración de De la Sota.

Daniel Salibi - Intendente de Mendiolaza

"Este es un tema que pintó muy bien, pero al que no se le dio la fortaleza que tenía que tener".

El jefe municipal de Mendiolaza estimó que la Mesa Provincia-Municipios es más efectiva. "Allí consiguen cosas mucho más rápido. Ahora las comunidades regionales tienen un parate..., pero el futuro pasa por este tipo de enfoques".

Marcelino Gatica - Intendente de Jesús María

"Me parece que es una herramienta muy importante, pero no se ve voluntad política en el Gobierno para darle el impulso que tenían. No hubo continuidad".

El radical-juecistas ponderó, sin embargo, que "se hizo un trabajo bueno con la determinación de los radios que permitió que se solucionaran los límites de la mayoría de los municipios".

Comentá la nota