Disímil evaluación de los ediles sobre la gestión de Amaya

Según los oficialistas, el año pasado fue muy bueno para la capital; los opositores dicen que no hubo soluciones para los problemas de fondo.
La evaluación que el intendente capitalino, Domingo Amaya, hizo de su gestión durante 2008 convenció a los concejales del peronismo pero no a los opositores.

“La Municipalidad está muy bien en su aspecto institucional y, en materia de obras públicas, hubo obras muy importantes de pavimentación y de iluminación. Desde el Concejo, y a pesar de algunas maneras, acompañamos la tarea de Amaya para que él pudiera realizar el balance que acaba de efectuar”, precisó el justicialista Christian Rodríguez.

En términos similares se expresó su par de bancada, Eloy del Pino. “2008 fue un buen año para la Municipalidad: llegaron a concretarse muchas obras”, sintetizó.

Más cauto, aunque igualmente optimista, se mostró el titular del Concejo, Ramón Santiago Cano. “Todos somos parte del mismo equipo y trabajamos por los mismos objetivos”, aseveró, antes de referirse a la polémica por la instalación de un supermercado en 25 de Mayo al 300, que Amaya vetó y que los ediles insistieron. “No rechazamos el veto por orden del Gobierno: ya existía el precedente de otro súper que se instaló en Córdoba al 600”, subrayó.

Las objeciones

“No hay solución para las inundaciones en los barrios del sur ni para la disposición final de residuos, y no se erradicaron los vendedores ambulantes ni mejoró la calidad del transporte. Abundan las adjudicaciones directas y muchas obras deben rehacerse por la mala calidad. No entiendo por qué Amaya se declara conforme con su gestión”, golpeó Claudio Viña (FR).

Desde el Partido Autónomo de Tucumán, José Costanzo, señaló que la Municipalidad depende económica y también políticamente del Gobierno. “Como no hay un plan estratégico de pavimentación, se producen verdaderos desastres pluviales. Además, hay muchos lugares que nunca fueron visitados por el personal de la Dirección de Obras Públicas”, manifestó.

Su par de la UCR, José Luis Avignone, remarcó que muchos logros de la intendencia fueron fruto del apoyo del Concejo. “No creo en eso del intendente bien plantado. Si fuera así, no acataría todo lo que dice Casa de Gobierno”, aseveró.

“La gente dirá”

El ex intendente Antonio Alvarez rechazó las explicaciones de Amaya, quien dijo que no lo invitó al acto en que homenajeó a quienes fueron jefes municipales desde 1983 porque no fue electo por el voto popular sino por los ediles.

“Amaya dice que es el pueblo el que juzga, pero él decidió juzgarme a mí y marginarme. Quizás quiso ser el único peronista en el acto. La gente dirá, con el tiempo, si pagó justo precio por las obras que hace o si su obediencia al gobernador y el debilitamiento de la Municipalidad valieron la pena”, concluyó.

Comentá la nota