El PJ disidente quiere enfrentar a K en una interna.

Después del 28 de junio buscaremos un armado definitivo que incluya a las 24 provincias y que dirima en una interna a la verdadera conducción peronista de cara a 2011".
La frase del misionero y ex presidente, Ramón Puerta, fue la definición más precisa de la segunda foto que protagonizó ayer el peronismo antikirchnerista de las "provincias chicas" o, como a ellos les gusta llamarse, el Peronismo Federal y que tiene una idea fija: destronar al kirchnerismo en las próximas elecciones presidenciales.

Los asistentes, muchos viejos caudillos peronistas, festejaron la declaración del ex gobernador misionero. Sin embargo, el primer deleite había llegado antes. El plenario se abrió con la versión de la marcha peronista de Hugo del Carril que fue cantada por todos los presentes, con los brazos en alto y los dedos en V. "Nosotros sí podemos cantarla", se escuchó en el salón del hotel Esturión ubicado en el centro de Iguazú –Misiones– de uno de los dirigentes que se mofó de que a los Kirchner no les permitieran hacer uso del himno del justicialismo.

En lo formal, el plenario que condujeron Puerta y el senador nacional por Salta Juan Carlos Romero, tuvo dos objetivos puntuales: continuar con la unificación, que tuvo su primer encuentro hace un mes en Salta, del peronismo del "interior profundo" y comenzar a trazar una agenda legislativa común para trabajar en el Congreso después del 28 de junio.

Las catorce provincias que participaron del encuentro misionero consensuaron un documento que abarca ocho puntos entre los que se destaca la intención de derogar los superpoderes, "terminar con la costumbre presidencialista de gobernar unilateralmente mediante Decretos de Necesidad y Urgencia" y modificar las relación entre el gobierno y el campo mediante la labor parlamentaria. "El deterioro que produjeron los K es tan grande que no nos alcanzaría ni con la guía telefónica para proponer cambios, pero estos ocho puntos son una base para el trabajo parlamentario", disparó Romero.

El plenario de ayer no tuvo sorpresas. A pesar de que en las calles misioneras se especulaba con la llegada de Felipe Solá o Francisco de Narváez como "invitados especiales de las provincias grandes" ninguno de los dos apareció. Aunque sí enviaron adhesiones Solá, Carlos Reutemann y el titular de las 62 Organizaciones Peronistas, Gerónimo "el Momo" Venegas que llamó a "derrotar en las urnas al unicato peronista". Tampoco estuvieron los hermanos Rodríguez Saá. "Ellos no cumplieron con la primera de nuestras premisas que es esperar hasta 2010 para definir en un interna qué peronista debe apuntar a presidente", explicó a uno de los caudillos territoriales que participó del encuentro.

Comentá la nota