PJ disidente lleva su dictamen propio firmado por Camaño

Reutemannistas, felipistas, delasotistas y bustistas, todo el al arco del peronismo rebelde en el Congreso, se encolumnó ayer detrás del dictamen en disidencia redactado en el despacho de Graciela Camaño, la diputada oficialista que preside la estratégica Comisión de Asuntos Constitucionales.
La diputada se puso al frente de la embestida del PJ díscolo y, pese a integrar el bloque del Frente para la Victoria, aseguró que los cambios introducidos por Cristina de Kirchner al proyecto de Servicios de Comunicación Audiovisual no eran suficientes.

Camaño montó ayer por la tarde una improvisada cumbre de diputados peronistas que se oponen al proyecto kirchnerista y terminó de escribir junto a sus asesores un dictamen de 156 artículos donde se propone la creación de una Autoridad de Aplicación parlamentaria con un solo integrante designado por el Poder Ejecutivo.

El artículo 14 del dictamen, que lleva las firmas de los santafesinos Jorge Obeid, Ariel Dalla Fontana, el cordobés Jorge Montoya, los entrerrianos Cristina Cremer de Busti, Gustavo Zavallo y del bonaerense Jorge Sarghini, jefe de la bancada que responde a Felipe Solá, establece que «la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual estará a cargo de siete (7) miembros designados en carácter de director (...). Seis de dichos directores serán designados por resoluciones de las dos cámaras del Congreso Nacional, correspondiendo la designación de cuatro (4) a la Cámara de Senadores, dos en representación de la primera minoría, otro en representación de la segunda minoría y el restante en representación de la tercera minoría; y dos (2) a la Cámara de Diputados, uno (1) en representación de la primera minoría y el restante en representación de la segunda minoría, todos a propuesta de la Comisión Bicameral de Promoción y Seguimiento de la Comunicación Audiovisual. El séptimo director será designado por el Poder Ejecutivo Nacional, que ejercerá la función de presidente».

Si bien el dictamen de Camaño cuenta con el aval de los legisladores alineados con barones peronistas como Carlos Reutemann, Jorge Busti, Felipe Solá y José Manuel de la Sota, los diputados que responden al gobernador de Chubut, Mario Das Neves, se negaron a firmarlo y podrían acompañar al oficialismo en la votación de la sesión especial de hoy. ¿Está abierto el dictamen del peronismo disidente a Francisco de Narváez o el PRO de Federico Pinedo? «Mauricio Macri está fuera del PJ y no le vamos a entregar nuestro proyecto», aseguran desde el peronismo antikirchnerista.

La insurrección de Camaño, quien ya ni siquiera es citada a las reuniones del oficialismo, le hubiera valido en épocas del kirchnerismo duro e imbatible la expulsión directa de la banca del Frente para la Victoria, como ocurrió cuando María del Carmen Alarcón fue enviada al exilio forzoso por criticar el plan ganadero de Néstor Kirchner. «Proponemos una autoridad de aplicación fortalecida y comprometida institucionalmente, donde no exista arbitrariedad de la autoridad de aplicación de turno. Hicimos 53 modificaciones a 53 artículos para lograr que esta ley tenga sentido, porque no nos conforman las modificaciones que se hicieron. Es saludable la no participación de las telefónicas, pero es imperioso garantizar la seguridad jurídica para todos aquellos que invirtieron en el país», explicó Camaño en su discurso ante el plenario de comisiones de Libertad de Expresión, Comunicaciones y Presupuesto y Hacienda de la Cámara de Diputados.

El proyecto de Camaño y compañía modifica también el artículo 152 del texto kirchnerista y, en vez de fijar un plazo de un año para que los actuales titulares de licencias de los servicios audiovisuales se ajusten a los dispuesto por la nueva ley, establece un esquema más laxo a través de la presentación de un plan de acción que busca evitar juicios contra el Estado.

Comentá la nota