El PJ disidente debatió en Salta.

En Salta se reunieron Solá, Romero, Puerta y otros; hubo una adhesión de Reutemann.
El peronismo disidente logró reunir ayer aquí a dirigentes nacionales como Felipe Solá, el local Juan Carlos Romero y el misionero Ramón Puerta y consiguió, además, las "adhesiones" del santafecino Carlos Reutemann y del cordobés Eduardo Mondino, dos apoyos que generaron euforia en el encuentro del Peronismo Federal, realizado en esta ciudad.

"Esto es el puntapié inicial para la conformación de un gran espacio nacional que aglutine a todas las fuerzas opositoras al kirchnerismo", señalaron los organizadores, que leyeron un documento crítico hacia el Gobierno.

El plenario se realizó en el centro de convenciones de la ciudad de Salta y contó, además de los mencionados, con la participación de Fernando Juri (Tucumán), Héctor Maya (Entre Ríos), Miguel Angel Toma (Capital) y la ex esposa de Solá, Teresa González Fernández (Buenos Aires), entre otros. También hubo representantes de Chaco, Formosa, Santiago del Estero, Mendoza, Corrientes y Río Negro.

En el documento que firmaron los presentes, se propuso "abrir el diálogo con todas las fuerzas políticas sociales, productivas y laborales que forman parte de la Argentina", de modo de que la oposición al gobierno nacional consiga una masa crítica decisiva.

Solá, de hecho, estuvo horas antes en la ciudad de Corrientes con el gobernador radical Arturo Colombi, cercano a Julio Cobos. El peronismo disidente apunta a armar alianzas con otros partidos.

"Hay que terminar con el hegemonismo, las mentiras del Indec, los superpoderes y el reparto injusto de los ingresos nacionales", cuestionó Solá, que será segundo candidato a diputado nacional por Unión Pro en Buenos Aires.

Con algo de ansiedad política, el ex gobernador misionero y ex presidente interino Ramón Puerta adelantó que el peronismo disidente definirá el 17 de octubre de 2010, en elecciones internas, el candidato a presidente de ese sector.

El ex gobernador salteño Romero, que hizo de anfitrión, afirmó que el modelo kirchnerista estaba agotado.

Mientras, se confirmó que en varias provincias el nombre en común del peronismo disidente será Unión Popular.

Comentá la nota