La CGT disidente, contra el proyecto de ley oficial

El líder de la CGT disidente "Azul y Blanca", el gastronómico Luis Barrionuevo, se encolumnó con la mayor parte del arco opositor y enfrentó directamente al secretario General de la CGT, Hugo Moyano, al cuestionar en duros términos el proyecto de Ley de Radiodifusión que el Gobierno Nacional envió al Congreso, que el camionero había elogiado.
En un comunicado que lleva la firma del Consejo Directivo de la central obrera disidente, la agrupación se "solidariza con los representantes Parlamentarios y todos aquellos que plantean la razonable oposición al proyecto de Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual del gobierno nacional, violatoria de los principios constitucionales que consagra el articulo 32, que lesiona y hostiga la libertad de prensa en un intento de debilitamiento, manipulación y cercenamiento de la libertad de información de los ciudadanos".

La posición de Barrionuevo volvió a marcar un contraste con el líder de la CGT, quien volvió a encolumnarse con el Gobierno en este proyecto y hace pocos días apuntó: "Esto que dicen que el gobierno quiere controlar los medios es una idea de las grandes empresas monopólicas y oligopólicas que se resisten a esta nueva ley después de haber obtenido pingües ganancias; esos son los que se oponen".

A comienzos de la semana, el camionero también se metió de lleno contra la oposición. "Lo que no sabe la oposición que se la pasa visitando canales de televisión permanentemente para quedar simpáticos, es que los monopolios no tienen amigos y si alguna vez -no creo que eso pase- la oposición llegan a ser gobierno les va a pasar lo mismo que estos medios hoy hacen con el gobierno", remató.

Este no fue el único contrapunto entre Barrionuevo y el camionero. El gastronómico reclamó ayer que se "restituyan más de 3.000 millones de pesos retenidos arbitrariamente por decisión gubernamental, pertenecientes a las Obras Sociales sindicales, y por ende a sus trabajadores".

Por este tema, la CGT estuvo cerca de la fractura. U hoy los fondos de las obras sociales son manejados por el Superintendente de Salud, Ricardo Bellagio, que promete neutralidad en el reparto.

Barrionuevo, además, cuestionó a Tomada por la "persistente práctica de convalidar ilegalmente los traspasos de trabajadores de un gremio a otros", favoreciendo a algunas organizaciones gremiales. Y enemistado por completo con el Gobierno, el líder de la Azul y Blanca repudió, por último, "la entrega de los fondos de la ANSeS, patrimonio natural de los jubilados, a manos de amigos circunstanciales del poder de turno".

Comentá la nota