Diseñan sistema de iluminación natural para edificios públicos

Un grupo de especialistas propone planificar las ventanas de las construcciones para que filtren la luz del sol y permitan disminuir el uso de energía eléctrica. El método ya se aplica en algunas escuelas.
Históricamente, la luz natural fue la principal fuente de iluminación interior. Pero el desarrollo de la iluminación fluorescente marcó el fin de esta era y nació otra de una total dependencia de la energía eléctrica. Desde el punto de vista del diseño y la ergonomía ambiental, un grupo de especialistas de la UNCuyo lo explica así: "De una dependencia de la distancia a las ventanas para la realización de cualquier tarea diurna en un interior, se pasó a la total independencia del emplazamiento del edificio con el ambiente exterior, lo que redunda en importantes consumos energéticos y tecnológicos".

Pero en un punto crítico en materia energética, como vivimos hoy, es necesario aprovechar la luz del sol. Y para ello, el equipo de investigadores diseñó un sistema de iluminación natural que utiliza principios ópticos para que los materiales transmitan, redirijan o difundan la luz solar y la luz del cielo al interior de una habitación, con el objetivo de iluminarla durante el día.

"Necesitamos revisar las prácticas y las teorías de diseño de iluminación del hábitat, ya que actualmente la respuesta tecnológica masiva para iluminarlo es la luz artificial. Esta realidad se ha transformado en un hecho culturalmente aceptado: durante el día, cuando tenemos que utilizar nuestra vista en un espacio interior, accionamos un interruptor", dice Andrea Pattini, quien encabezó el equipo de investigación.

Los profesionales diseñaron dos sistemas de iluminación natural: uno que aprovecha la luz que ingresa por las ventanas exteriores, pero que controla el sol directo que incide sobre el vidrio y, evitando el deslumbramiento, redirige los rayos solares hacia el interior produciendo una iluminación natural difusa. El otro sistema tiene como función llevar luz natural a un interior que no posee ventanas mediante el uso de lumiductos.

"Los sistemas de control de luz solar de uso actual no prevén un análisis anticipado de su rendimiento lumínico, por lo que queda claro que no se estima previo a su diseño, selección e instalación cuál podría ser el porcentaje de ahorro energético", dice Pattini. Y esto, agrega, es clave en regiones como Cuyo, donde el clima luminoso diurno tiene un máximo de días con cielo con sol. "Es una oportunidad muy ventajosa para iluminar los espacios interiores con energía solar pasiva", opina la diseñadora.

Este sistema se puede aplicar a cualquier tipo de construcción, pero el equipo de Pattini lo pensó para los edificios públicos que se usan durante el día. "La iluminación natural permite una mejor calidad de luz y ahorros en energía eléctrica", sentencia.

más luz y "confort térmico". "Consideramos que generar respuestas desde el sector científico-tecnológico para iluminar más eficientemente un espacio de uso diurno con luz natural es absolutamente pertinente en países periféricos", reflexiona Pattini. La investigadora recuerda que su propuesta no se opone a la del Estado, que incentiva la reconversión de las lámparas incandescentes por las de bajo consumo en los hogares. "Nosotros estamos preparándonos para proponer, además, la reconversión de la luz artificial por sistemas de iluminación natural. No desaconsejamos las lámparas de bajo consumo, sólo que aseguramos que durante el día no son necesarias, ya que la cantidad de luz natural en nuestra región es suficiente como para iluminar en cantidad y calidad un espacio interior con un buen diseño de iluminación natural".

Además de reducir el consumo de electricidad, los científicos encuentran otra ventaja con este sistema: si las ventanas de un espacio se diseñan adaptando su posición y orientación, teniendo en cuenta el clima de la región, pueden proveer "confort térmico" en invierno y en verano. Como la luz del día sólo tiene un tercio de contenido del calor que genera la luz eléctrica, Pattini dice que, controlando esa luz natural en el verano, se disminuirá la temperatura en los interiores durante la estación más calurosa, ya que no se usa la luz eléctrica.

En tanto, en el invierno, proponen redirigir la radiación solar para calefaccionar mejor los ambientes.

Luego de su análisis en laboratorio con mediciones luminotécnicas, la propuesta se convirtió en un modelo de edificios bioclimáticos que se aplicó en algunas escuelas de la provincia, a través de un convenio con el Gobierno de Mendoza. Ahora, se espera que pueda ser aplicada a otras dependencias públicas en las que es urgente disminuir el consumo energético.

"Es importante mencionar que la tecnología propuesta debe, además, estar acompañada con una campaña de educación en temas energéticos ambientales, ya que los hábitos incorporados de ingresar a un espacio e inmediatamente encender la luz artificial, aún en presencia de luz natural, están hoy en día instalados en nuestra cultura", concluye Pattini.

Comentá la nota