Discutirán en comisión la reforma de la ordenanza sobre nocturnidad

Votos: de cualquier manera, aunque hubiese pasado el tema a ser tratado sobre tablas, el dictamen de Berot -de reformar el artículo 6- no podría haber sido aprobado, porque necesitaba cinco votos (los dos tercios) y sólo contaba con tres.
General Acha (A) - Una nutrida barra de jóvenes presenció la tercera sesión ordinaria del Concejo Deliberante local en el marco del tratamiento de la ordenanza 70/06, que regula el funcionamiento de los boliches bailables y pubs de la ciudad.

Las expectativas estaban puestas en la decisión final que se iba a tomar con la clausura de un pub que había comenzado a funcionar como "pub bailable" pese a haber recibido la visita de funcionarios municipales y de haberse sometido a las correspondientes inspecciones. De hecho, el lugar funcionó durante tres fines de semana antes de que fuera clausurado por estar ubicado a menos de 100 metros de un establecimiento educativo.

Frente a esta situación, Christian Moyano y Germán Ayet -los dueños del local- presentaron una solicitud para obtener la ampliación y la habilitación como "confitería bailable".

El concejal José Luis Procetti presentó una moción, para el tratamiento sobre tablas, de un dictamen elaborado por Marcelo Berot (PJ) para suprimir en la ordenanza en cuestión la leyenda de "establecimiento educacional", con la idea de sortear el principal escollo que tiene el pub de Moyano y Ayet. Sin embargo, desde la oposición no estuvieron de acuerdo y se suscitó una acalorada discusión. El concejal José Luis Garro defendió la postura de no tratar el tema sobre tablas y sí pasarlo a comisión. "No se trataba de corrales, sino del sitio donde van a bailar y divertirse sanamente nuestros hijos", argumentó.

Además, no se habían cumplimentado todos los requisitos exigibles para habilitarlo, por lo que mocionó pasarlo a comisión para que sea tratado en la próxima sesión, comprometiendo su voto afirmativo si estaban cumplimentado todos los requisitos legales, y acusó a Berot de interferir en un tema que venía siendo tratado muy bien y con mucha responsabilidad.

Los ánimos se volvieron a crispar. Hasta que Marcelo Berot logró poner el tema en votación y -ante la ausencia de la concejala Menna- resultó cuatro a tres a favor de la moción de la oposición de mandarlo a comisión.

De cualquier manera, aunque hubiese pasado el tema a ser tratado sobre tablas, el dictamen de Berot -de reformar el artículo 6- no podría haber sido aprobado, porque necesitaba cinco votos (los dos tercios) y sólo contaba con tres. Aunque Menna hubiese votado junto al oficialismo, tampoco hubiera alcanzado y entonces el tema no hubiera podido ser tratado nuevamente hasta el año 2010.

Comentá la nota