UCR discutirá amnistía para tránsfugas

Será un tema clave del plenario partidario. También, la reforma de la Carta Orgánica para limitar el internismo.
La fuerza centrífuga que provoca la instalación de los candidatos a gobernador y a intendente de Córdoba 2011 (Oscar Aguad y Ramón Mestre, respectivamente), ambos con chances de ganar, provoca que el radicalismo se permita condicionar el retorno de los dirigentes tránsfugas, o sea aquellos que en la época de vacas flacas buscaron alimento en el peronismo o en el juecismo.

El próximo viernes, en el plenario provincial que tendrá lugar en Villa Giardino, del que participarán más de mil dirigentes, alguien lanzará la piedra que abrirá la discusión, y se aconseja estar atento a los dirigentes del panmestrismo (la coalición Aguad/Mestre/Nicolás).

Naturalmente, los candidatos son los mayores interesados en "abrir las puertas" de la Casa Radical a los que se fueron, para engordar sus posibilidades de éxito, pero habrá condiciones que deberán cumplir para volver al punto de partida. No habrá "hijos pródigos" en la UCR cordobesa, como sí en la UCR nacional, que prepara el regreso con gloria (el lustre de la candidatura a presidente) de Julio Cobos. Entre muchos otros, dejaron el radicalismo en Córdoba Daniel Giacomino, Antonio Rins y Juan Pereyra.

El planteo de este asunto despertará pasiones en Villa Giardino y le dará ánimos para polemizar a muchos ("a demasiados", protestan desde el aguadismo, sector, quizás, donde haya menos convencimiento de la necesidad de agitar el panal cuando se encuentren mezclados abejas reinas y zánganos).

Los tránsfugas tendrán que admitir su pecado y, según se propondría en Villa Giardino, cada caso será elevado al Tribunal de Conducta de la UCR para que resuelva si corresponde o no levantar las suspensiones o expulsiones aplicadas, de acuerdo con la gravedad de sus acciones en el autoexilio y con la sinceridad de su arrepentimiento.

Minorías

Pero, además, en el plenario se planteará que el Congreso Provincial realice cambios a la Carta Orgánica partidaria, con el propósito de disminuir el impacto que los grupos más pequeños tienen en el reparto de candidaturas. Un mestrista lo cuantificó así: "No puede ser que Ramón tenga tres concejales, nada más, y el Modeso (en realidad Identidad Radical) una diputada nacional, un legislador provincial y un concejal; no hay relación".

Los panmestristas, en general, coinciden en que los sectores minoritarios de la UCR "presionan" sobre el filo del calendario electoral, y amenazan con ir a internas para recoger dividendos (cargos), que obtienen por encima de sus verdaderas condiciones.

Para quitar esa facultad a las agrupaciones minoritarias, los máximos referentes de Confluencia (Mestre/Aguad) y de Fuerza Renovadora (Miguel Nicolás) evalúan una serie de modificaciones a la Carta Orgánica.

Los cambios

• Suba del umbral de votos válidos exigibles a las listas que participen en una interna para acceder al reparto de candidaturas.

Hoy se necesita el 10% y lo quieren elevar al 25%. Este porcentaje es el que tenía la Carta Orgánica hace diez años, antes de que el derrumbe partidario aconsejara la reducción del umbral como mecanismo para garantizar la participación de todos. El 25% haría desistir de intervenir en procesos internos a candidatos más ruidosos que reales. Esto complicaría, por ejemplo, actualmente, a Mario Rey y a Jorge Orgaz, que se lanzaron a competir con magros recursos frente a Mestre por la candidatura a intendente. Pero, por cierto, también colocaría en incomodidad a grupos con una extensa trayectoria partidaria.

• Otorgar a la lista ganadora de la interna la mitad más una de los cargos en disputa.

Con ello se pretende garantizar al candidato a gobernador, por ejemplo, que si gana la elección general tenga una mayoría de legisladores de su propio núcleo interno.

• Devolución del carácter permanente de los grupos internos.

También en plena crisis política y partidaria se determinó que los núcleos internos deban formarse antes de las elecciones, lo que le restó identidad política a cada uno y favoreció la aparición de "sellos fugaces".

Otro toque a la Carta Orgánica consistiría en obligar a los intendentes radicales a convocar a elecciones municipales el mismo día que se vote gobernador, salvo claro en los casos en que la legislación local lo impida. "No queremos que se corten solos, porque si todos traccionan, gana Aguad", dijo entusiasmado un panmestrista.

Comentá la nota