Un discutido congreso espera a la Unter en Choele

Roca definió rechazar la decisión judicial y ratificar las medidas. Viedma definía anoche y Bariloche vota hoy la postura que llevarán. El Gobierno espera el resultado para definir su estrategia.
El del viernes en Choele se anticipa como un peleado congreso gremial de Unter, porque los docentes de toda la provincia tienen serias discrepancias en cuanto a la continuidad del paro por tiempo indeterminado y el corte de la ruta 22.

Nada le asegura al gremio que podrá seguir sosteniendo el paro, al menos según las posturas conocidas anoche, con la única definición de Roca, pero con posturas muy peleadas en otras ciudades.

La seccional Roca del gremio votó rechazar el mandamus del Superior Tribunal de Justicia (STJ) y continuar con las medidas de protesta. La asamblea se realizó ayer por la mañana, pasadas las 10, donde concurrieron unos 180 docentes.

Ayer por la tarde la información era contradictoria ya que la titular del gremio a nivel local, Miryam Bertoni, aseguró que se había pasado a un cuarto intermedio hasta hoy para evaluar la posición de la seccional.

Sin embargo los docentes consultados, y hasta el propio titular de la Unter, Marcelo Nervi, comentaron que la postura del gremio en Roca había sido de rechazo al mandamus del STJ y de la continuidad de las medidas de protesta.

Entre las seccionales más importantes, Bariloche vota hoy y Viedma definía anoche qué postura llevar al congreso.

En tanto, el gobernador Miguel Saiz retomó ayer el análisis pleno del conflicto docente. Decidió esperar la decisión del Congreso de Unter de mañana, pero también instruyó a la Fiscalía de Estado que evalúe técnicamente la apelación de la resolución judicial.

Ayer fue una jornada de confusión jurídica a partir de interpretaciones del mandato del STJ y, además, el arribo a Viedma del mandatario incorporó otro enfoque estratégico.

"Vamos a esperar la resolución del Congreso de Unter, pero se modificó el análisis interno", aceptó un hombre del gobierno.

La visión crítica de Saiz a la Unter se advirtió rápidamente con el viraje asumido en la línea oficial. La incomodidad por el canal paritario exigido por la Justicia y, consecuentemente, la condena al apuro para su aceptación gubernamental fueron conclusiones retomadas por el gobernador en los contactos que asumió desde antenoche en su llegada a Viedma. César Barbeito tiene mucho que ver con esas opiniones, quienes multiplicaron sus diálogos en las últimas horas. Se sabe que el ministro de Educación mantuvo una posición expectante con la resolución del STJ, incluso se molestó con sus pares después del rápido acatamiento.

Por la mañana, Saiz reunió a Barbeito (estos ya habían hablado antenoche), al fiscal de Estado, Alberto Carosio y el paritario Alejandro Betelú. Cruzaron datos e interpretaciones y también incorporaron nueva información, como el dictamen de la Procuradora General y la aclaración informal del STJ (ver nota aparte).

Estos elementos exigieron una evaluación mayor, entonces esos actores se retiraron y volvieron a reunirse pasado el mediodía. Se incorporó el ministro Pablo Verani.

La apelación se transformó en una opción valida, pero se acordó esperar a ver qué ocurrirá mañana en el Congreso de Unter.

Por lo pronto, la claridad no abunda ni de un lado ni del otro. (AV y Redacción Central)

Comentá la nota