Discuten en China si conviene desactivar planes de estímulo

El crecimiento económico de China probablemente se acelere este trimestre, pero el gobierno asegura que mantendrá el curso de su estímulo fiscal y su relajada política monetaria.
Sin embargo los analistas observan que hay un cambio inequívoco en la retórica del gobierno chino hacia un mayor optimismo y concluyen que Beijing está pensando en la manera de retirar sus políticas pro-crecimiento.

Reiterando el énfasis de un comunicado del gabinete emitido la semana pasada, el vicepremier Li Keqiang dijo que la economía se ha comportado mejor que lo esperado y que la recuperación está pisando terreno sólido.

China tiene como meta crecer este año un 8%, lo que los funcionarios ven como un mínimo necesario para mantener la estabilidad social, y se han ido aclarando las dudas de que se alcance esa marca después de rebotar de la crisis financiera global.

El crecimiento del Producto Bruto Interno (PBI) se aceleró al 8,9% el trimestre anterior, comparado con un año antes, desde un 7,9% entre abril y junio.

Li dijo que el gobierno continuaría con la "activa política fiscal y la apropiadamente relajada política monetaria" que adoptó a fines del año pasado, cuando el colapso de las exportaciones desató los temores del mundo sobre la economía china.

El paquete de estímulo de Beijing de 4 billones de yuanes (unos u$s 585.000 millones), complementado por un alza en el crédito bancario, ha sido la pieza central de los esfuerzos para revivir a la economía. Pero este proceso ha afectado los libros del Gobierno.

Los gastos nacionales subieron un 24,1% en los primeros nueve meses del año respecto a igual periodo del año anterior, más que lo previsto, y los ingresos crecieron un 5,3%, menos de lo presupuestado, lo que despertó algunas dudas sobre si Beijing podría lograr su meta de 950.000 millones de yuanes de déficit.

"Desarrollaremos varias medidas para incrementar los ingresos y reduciremos los gastos, pero también aseguraremos que las activas medidas de estímulo permanezcan sin cambios", aseguró.

Esta afirmación no coincide con la visión de Economistas del Centro de Estudios del Desarrollo, del Consejo de Estado chino, quienes respaldaron la opinión de que Beijing debería estar listo para cambiar su política monetaria de manera de reducir la amenaza de un brote inflacionario.

"Si el circulante continúa creciendo rápidamente, nuevamente China enfrentará el peligro de la inflación para fines del segundo trimestre del próximo año", escribió Fan Jianjun, un investigador financiero del centro de estudios en un artículo del periódico China Economic Times.

Comentá la nota