Se discute la hoja de ruta del radicalismo

La performance electoral del radicalismo en el marco del Acuerdo Cívico y Social (AcyS) abrió expectativas sobre los caminos a seguir por parte de la dirigencia opositora. Los comentarios escuchados entre la dirigencia del centenario partido permiten, de alguna forma, tener una idea sobre la hoja de ruta de los radicales entrerrianos.
Uno de los aspectos destacados es la necesidad de buscar un acuerdo que incluya a los cuatro o cinco dirigentes que han protagonizado con mayor amplitud los últimos tramos de la actividad política en la provincia, de modo de coincidir en la estrategia planteada para alcanzar el gobierno provincial.

Este planteo significaría abrir una instancia en la cual la mayoría (de los dirigentes) se sienta representado en algún espacio de poder, dependiendo de la construcción que se arme. Este un camino que podría ensayar el diputado nacional electo Atilio Benedetti si piensa en capitalizar la reciente elección en el marco de un proceso con vistas a la Gobernación.

Las recientes declaraciones del diputado nacional Gustavo Cusinato, más allá de sus explicaciones acerca del contexto en que lo dijo, a tan sólo 48 horas del triunfo del ACyS, revelan que hay más de un dispuesto a hacerse cargo de ese triunfo y disputarle también la candidatura a gobernador.

"Con (Atilio) Benedetti hemos quedado liderando un proceso dentro del radicalismo y muy bien instalados en la provincia, con lo cual nos permitiría en el 2011, tanto a él como a mí, la candidatura a gobernador", evaluó el diputado nacional, Gustavo Cusinato, tras las elecciones del domingo.

El otro camino que podría elegir Benedetti es el de encerrarse en su sector interno, atesorando allí su triunfo. Esa senda ya fue transitada en otras oportunidades y terminó sirviendo para que el grupo interno colocara a un par de dirigentes en cargos legislativos nacionales o como intendentes, pero nunca alcanzó para poner en duda la permanencia del justicialismo en el gobierno, según advierten varios radicales.

Es más, las voces más cautelosas que se escuchan en el centenario partido también señalan que la reciente elección tiene poco que ver con el panorama que se planteará hacia 2011. "Sin los Kirchner en su apogeo, porque los mismos justicialistas se encargarán de condicionarlos y seguir recontándoles el poder, ya no habrá voto castigo y la gente reparará en las candidaturas locales", también se advierte.

Los radicales tienen la tranquilidad del ganador que no sólo disfruta del triunfo, sino que también ve confundido a su adversario. Eso los pone en una situación muy diferente a la de hace tres meses, cuando debieron definir la integración de las listas con sus aliados.

Ahora se analiza incluso la continuidad de la alianza construida para la elección del 28 de junio. Más allá de que los votos del sector rural estuvieron en las urnas a la hora de castigar al kirchnerismo, muchos dirigentes entienden que "vinieron solos" y no por obra de las entidades del campo.

No escapa a este análisis tampoco la apreciación de varios dirigentes radicales, que durante la campaña advirtieron que la figura de Elisa Carrió, la líder de la Coalición Cívica, sufría un notorio deterioro en la provincia. Si en los planes para 2011 Carrió no está o tiene un rol poco significativo, su incidencia para mantener la actual alianza también estará en duda.

En el mismo sentido deberá analizarse la continuidad del acuerdo electoral con el Partido Socialista, al que la reciente elección resignó a un quinto puesto con 37.000 votos. En su momento esa alianza se rompió porque la UCR incumplió su promesa de otorgar a esa fuerza el segundo lugar en la lista de candidatos.

Finalmente, los radicales creen que deberían trabajar desde ya en la elaboración de un discurso provincial "con propuestas concretas, y no sólo cuatro o cinco frases de marketing que parecen haber sido suficientes para la reciente elección, montados sobre la ola del rechazo kirchnerista". Este dato no es menor para un partido que carga con la sospecha generalizada de no saber gobernar.

Comentá la nota