La discusión por el valor del boleto de colectivos frena el arranque del nuevo sistema

El estudio de costos de las empresas supera los 2 pesos por pasaje. La fría negociación no avanza y demoraría aún más la implementación de los nuevos recorridos. Se cree que el nuevo valor se ubicaría en 1,70. Falta definir si habrá o no subsidio municipal. El Concejo deberá aprobarlo.
Por estas horas la discusión que le quita el sueño, tanto a funcionarios como a empresarios, es la nueva tarifa del servicio de ómnibus. Superara la demorada instancia de la licitación ahora falta definir un tema no menor: el costo que tendrá el viaje en el futuro servicio.

La tarifa actual de 1,35 está congelada desde mayo 2006 y las compañías que se harán cargo de los nuevos recorridos, que teóricamente comenzarían a implementarse desde el 1° de febrero, se resisten a firmar los correspondientes contratos de concesión. Es decir: hasta que no haya tarifa definida no pondrán los colectivos en la calle.

Los estudios de costos de los privados que ya están en manos de los funcionarios comunales estiman un boleto que supera los 2 pesos por pasaje. Para ser más exactos 2,11 pesos por viaje. Un número que asusta teniendo en cuenta el valor actual del boleto.

Hoy en día el costo del pasaje tiene un subsidio municipal de 0,17 centavos de peso que está previsto en el presupuesto hasta el mes en curso. Es decir que el nuevo cálculo municipal para el 2009 no prevé un aporte del Estado que permitiría achicar el inminente aumento. Un incremento que deberá ser aprobado por el Concejo Deliberante.

Más allá de los 2,11 pesos la cifra a la que apuestan los empresarios en la fría negociación, que por estas horas se dirime en Alsina 65, va desde 1,65 hasta 1,80 pesos.

Quienes esperan casi en silencio, por ahora, son los sindicalistas de la Unión Tranviarios Automotor. El Gobierno de Cristina está a punto de autorizar un aumento que supera el 20 por ciento para el transporte nacional que tendrá repercusión localmente. Colgados del anuncio saldrán a reclamar una suba en los haberes.

Mientras no se defina esta cuestión no habrá nuevo servicio, quedarán en un mero anuncio los dichos expresados por algunos funcionarios de la gestión Breitenstein que confían implementar los nuevos recorrido el primer día del mes que viene. Hasta la discusión por el sistema de pago pasa a un segundo plano si no se resuelve el costo del viaje.

Sobre la tarjeta de contacto que deberán implementar, como lo dice claramente la ordenanza que estableció el nuevo servicio, poco se sabe. Por un lado está en estudio un proyecto presentado por Plaza y Mayo para hacerse cargo del sistema, aunque también muchos actores oficiales tienen todavía en mente la empresa mixta con mayoría municipal para operar el sistema.

Por estas horas la empresa Plaza se encargó de desmentir que está hablando con Tarjebus para implementar la tarjeta de uso actual hasta que se defina la llegada del sistema por contacto. La empresa de los colectivos rojos aclaró que sólo se reunieron por el proyecto presentado sobre el sistema de pago (ver aparte).

Pero, la discusión claramente no es el sistema de pago como algunos medios nos quieren hacer creer equívocamente. La pelea actual es otra: el futuro valor del pasaje. Hasta que no haya definiciones habrá nuevos recorridos solo en los papeles.

Comentá la nota