La discusión por el presupuesto no avanzaría durante este semana

El Concejo no trataría esta semana el proyecto del presupuesto ya que sigue sin haber acuerdo para su aprobación. Desde el oficialismo aseguran que la actual situación genera un "retraso en el accionar de la Municipalidad".

El bloque de Acción Marplatense aparentemente no intentará someter a votación el proyecto de presupuesto durante esta semana, ya que la jornada del jueves estará dedicada a la sesión ordinaria del Concejo y el viernes no habrá actividad a causa del feriado del 1º de mayo. Por lo tanto, no se presentaría la ocasión para que se reúna la Comisión de Hacienda, cuyo presidente, el concejal oficialista Santiago Bonifatti, precisó que "tal vez recién la semana que viene vuelva a pedir que se vote el expediente". La gestión de Gustavo Pulti espera desde diciembre que los concejales aprueben la iniciativa.

Lo cierto es que el proyecto tuvo algunas deficiencias de origen que obligaron a extender el debate y a introducir modificaciones. Pero ahora -con todos los cambios requeridos ya realizados- el expediente se encuentra frenado por otras razones. En las últimas semanas el oficialismo dejó de tener el apoyo de otras bancadas -puntualmente el FpV, el socialismo y la Concertación Plural- con el que contaba para lograr su aprobación definitiva en el recinto. El hecho de que el bloque de Acción Marplatense se encuentre en inferioridad numérica provoca que el expediente no pueda ni siquiera ser aprobado por ahora en la Comisión de Hacienda. A pesar de que ya se vencieron los plazos previstos en la ley para su sanción, ésta no es una situación nueva para la gestión de Gustavo Pulti.

El año pasado el Ejecutivo recién logró que el Concejo aprobara el cálculo de gastos y recursos a finales de junio. En esa oportunidad, su sanción se demoró a causa de la controversia generada por al propuesta de aumentar las tasas y por la decisión de otorgar un incremento salarial a los municipales.

El hecho de que el gobierno no disponga de un presupuesto para el ejercicio en el cuarto mes de año provoca algunos problemas de orden administrativo, sobre todo a la hora de autorizar gastos. Por ahora la Municipalidad se maneja con el presupuesto prorrogado de 2008 tomando como base las partidas que figuran allí para efectuar sus erogaciones actuales. Pero en muchos casos, los recursos previstos no son suficientes, por lo que el intendente debe recurrir a decretos y a otras herramientas administrativas para tratar de llevar a la práctica algunas medidas. Si bien la inexistencia de un presupuesto no representa un problema de gravedad extrema, sí constituye un dolor de cabeza cada vez que la Secretaría de Economía y Hacienda debe justificar algún gasto que no está contemplado dentro del ejercicio de 2008. "Estamos en medio de una situación que retrasa todo el accionar de la Municipalidad porque hay tareas que no se pueden llevar adelante mientras no tengamos un presupuesto que autorice a hacerlo", explicó Bonifatti.

Lo curioso es que si bien el oficialismo no logra ahora la aprobación del proyecto, meses atrás obtuvo el respaldo de una parte de la oposición para poner en vigencia las ordenanzas fiscal e impositiva. A través de ellas, por ejemplo, se autorizó la creación de la contribución para la salud, con la que la Municipalidad ya comenzó a cobrarles entre 4 y 32 pesos bimestrales a los contribuyentes de la Tasa de Servicios Urbanos para realizar mejoras en el servicio de salud. Un problema concreto que se presentaría en días más por no disponer de un presupuesto consistiría justamente en que al gobierno no le resultaría simple comenzar a derivar el dinero recaudado por la contribución a las acciones que tiene previstas para revitalizar las salas barriales y los centros de salud.

Comentá la nota