Una discusión a micrófono abierto

Una discusión a micrófono abierto
El titular del Comfer dio detalles técnicos ayer a la bancada del oficialismo y mañana abrirá el debate en las tres comisiones a las que se girará el proyecto. Los diputados de centroizquierda pedirán modificaciones.
El kirchnerismo mostró que no está dispuesto a perder tiempo e imprimió velocidad al debate del proyecto de Servicios de Comunicación Audiovisual en la Cámara de Diputados. El titular del Comfer, Gabriel Mariotto, abrirá mañana el debate con su exposición ante el plenario de las comisiones legislativas de Comunicación, Presupuesto y Libertad de Expresión. De la misma manera que lo hizo ayer ante la mesa chica de la conducción del bloque K y que lo hará hoy ante los diputados oficialistas y sus aliados más firmes. La propuesta oficialista es tratar de agotar el debate en un maratón de tres jornadas de audiencias públicas previstas para la semana que viene –martes, miércoles y jueves– por donde pasarían "las voces de todos los sectores involucrados". Los principales bancadas opositoras –UCR, CC y PRO– reclaman un tratamiento más extenso. En tanto, el socialismo hará pública hoy su postura y los dieciséis diputados de bloques de centroizquierda buscan hacer valer su peso numérico para imponer algunas modificaciones en el texto original.

Tras la reunión con Mariotto, ayer al mediodía, la conducción del bloque oficialista se mostró confiada en sus fuerzas y salió dispuesta a acelerar los tiempos del debate. Convocará para mañana al plenario de las comisiones de Comunicación, Presupuesto y Libertad de Expresión, con la presencia del titular del Comfer, y no abrirá la participación de otras comisiones legislativas, como reclamaban distintas bancadas opositoras. "En los últimos diez años se trataron 40 mil proyectos y sólo 41 fueron girados a más de cuatro comisiones", esgrimieron con los números en la mano desde la presidencia de la Cámara baja.

Allí también se elaborará la larga lista de invitados que expondrán en las audiencias públicas. Una tarea que el kirchnerismo quiere agotar en una seguidilla de reuniones la semana próxima y que propondrá para el martes, miércoles y jueves. Aunque tampoco "vamos a bajar la persiana" –como definieron los voceros K– si el tiempo no alcanza para que expongan los sectores interesados. Una lista que abarcará desde funcionarios, empresarios de medios, trabajadores y ONG. "A nadie se le va a negar la palabra", planteó Mariotto al finalizar la reunión de ayer.

Adentro, en la oficina que el jefe del bloque K, Agustín Rossi, tiene en el tercer piso del Palacio Legislativo, Mariotto explicó "técnicamente" el proyecto. El auditorio se completaba con el presidente de la Cámara, Eduardo Fellner; los titulares de las comisiones de Comunicación, Manuel Baladrón, y de Presupuesto, Gustavo Marconato, además de Patricia Vaca Narvaja, Patricia Fadel, José María Díaz Bancalari, Carlos "Cuto" Moreno y Mariano West. "Es importante analizar artículo por artículo de la ley", afirmó Baladrón y abrió la puerta a las modificaciones que sumen votos al proyecto oficial: "Si hubiera una propuesta superadora será considerada".

La reunión se volverá a repetir hoy por la tarde, en el mismo lugar y también con el titular del Comfer, que volverá a explicar los aspectos centrales de los 157 artículos de la iniciativa. Los asistentes serán los diputados oficialistas que son integrantes de las tres comisiones que discutirán el proyecto. Las invitaciones habían sido giradas a miembros de otros bloques, pero no todos serán de la partida. Sólo acudirían los neuquinos del MPN y los santiagueños del Frente Cívico.

Los radicales K, que tienen objeciones sobre algunos de los puntos, no asistirán. Tampoco el bloque del Encuentro Social y Popular, que buscará consensos con otros once diputados de centroizquierda, como el SI que conduce Eduardo Macaluse, Claudio Lozano de Proyecto Sur y Miguel Bonasso. Un trabajo que el espacio progresista comenzó a trabajar esta semana, con el aporte también de Martín Sabbatella, pero que todavía no había concluido. El debate, hasta ayer avanzada la noche, giraba alrededor de unificar las propuestas de los cambios que propondrían al proyecto oficial y abrir el debate a otros bloques para ampliar el abanico de influencia.

En el núcleo duro opositor tampoco maduraron las coincidencias. El macrismo y sus socios Francisco de Narváez y Felipe Solá se siguen mostrando como los más intransigentes y reclaman patear el proyecto para que se trate tras el recambio legislativo de diciembre. Dentro del Acuerdo Cívico y Social también existen divergencias. En la UCR persisten algunas dudas para fijar su postura y la CC critica el proyecto pero no cuestiona la "legitimidad" del Congreso para tratarlo, una postura a la que se sumó Margarita Stolbizer. En tanto, los socialistas harán pública hoy su posición, tras una reunión de los diez diputados de su bloque: allí ratificarían su decisión de dar debate, aunque cuestionarán el ingreso de las telefónicas al negocio de la radiodifusión y que el ente de control quede en manos del Gobierno.

Comentá la nota