El discurso del gobernador en Estados Unidos

El texto completo de lo expresado por Alberto Rodríguez Saá en el Foro de Líderes Gubernamentales de las Américas.
"Definimos el desarrollo económico como el crecimiento económico con equidad. Cuando el desarrollo económico es sostenido y respeta el medio ambiente, dentro de un marco político democrático, se puede lograr la equidad.

Pensadores y economistas de todo el mundo coinciden en que los países que deseen tener un crecimiento económico redistributivo, que actúe coordinadamente sobre fenómenos como la pobreza, los bajos niveles de vida, la desigualdad y el desempleo, deben preocuparse por:

• Exportar más productos con contenido tecnológico

• Tener una red más densa de usuarios de internet

• Contar con más profesionales en las ramas de ciencia e ingeniería

• Y, sobre todo, preocuparse por tener una base más amplia de trabajadores con educación secundaria completa y con mejores habilidades básicas en matemáticas, ciencia, lectura, escritura y nuevas tecnologías.

Una nueva forma de producir bienes y servicios se está gestando en el mundo y tiene, y tendrá, a la internet 2.0 como herramienta imprescindible en sus procesos. Para participar de esta nueva forma del desarrollo económico es necesario que toda la población esté incluida digitalmente, lo cual, implica la disminución de la brecha digital.

La brecha digital es la diferencia entre las personas, comunidades, países y regiones que usan las nuevas tecnologías en su vida diaria, y aquellos que no tienen acceso a las tecnologías o no saben cómo utilizarlas para sacarles el máximo provecho.

Conseguir el desarrollo económico de un pueblo, una provincia y un país, tiene como condición necesaria la inclusión digital de sus integrantes. Esta era nuestra estrategia ya antes de la crisis internacional, ahora para nosotros resulta imprescindible seguir en la misma línea de trabajo.

Accionamos, concretamente, sobre cada uno de los tres pilares de la inclusión digital:

1. Computadoras y equipamiento de red (el hardware)

2. Conectividad

3. Formación y capacitación en nuevas tecnologías

Si alguno de estos pilares falta, la inclusión no se logra. Para cumplir con el primer pilar, el Estado provincial financia, hasta en veinte cuotas sin interés, la compra de computadoras otorgando, además, al comprador un crédito fiscal transferible por el 50 por ciento del valor del producto, que puede emplearse para pagar impuestos provinciales y planes de vivienda.

Es decir, el Estado provincial paga la mitad del equipamiento computacional para los habitantes de San Luis. En el caso de equipamiento de red, el Estado se hace cargo del 100 por ciento con el mismo mecanismo.

Antes de comenzar con este plan, el 31 por ciento de los hogares sanluiseños contaba con una computadora, el plan ha logrado la incorporación de computadoras en un 23 por ciento más de hogares y nuestro objetivo es llegar a fin del 2009, al 80 por ciento.

A las empresas que agreguen a la red, antenas Wi-Fi, el Estado les reconoce el 80 por ciento del valor de la antena, otorgando al comprador un crédito fiscal transferible, para pagar impuestos provinciales. Es decir, en este caso, el Estado se hace cargo del 80 por ciento del valor.

Hay disponibles cuatro modelos de computadoras, producidas por siete fabricantes. A los fabricantes se les pide certificación de calidad internacional ISO. Todos los comerciantes de San Luis pueden adherir a la venta de computadoras de este plan. Hay treinta comerciantes adheridos. En cuanto al equipamiento, las computadoras tienen software original (windows + office + antivirus). La herramienta de gestión para este plan fue provista por Microsoft.

En lo que respecta al segundo pilar mencionado, para garantizar la equidad y disminuir la brecha digital es aconsejable tomar medidas tendientes a que se presten servicios de telecomunicaciones a menores costos y facilitar el acceso a las redes digitales y a la infraestructura computacional. En San Luis el acceso es facilitado en forma gratuita.

Comenzamos en 1998 contratando al Ministerio de Industria de Canadá para la elaboración de un plan estratégico. En el año 2000, sobre la base del "Plan Maestro de la Autopista de la Información (AUI)", se realiza la licitación pública nacional e internacional para la generación de una red de comunicaciones, que nos permitiera llegar a todo pueblo con más de veinte habitantes.

En el año 2001 se comienza la implementación de la AUI, así denominamos a la red de banda ancha que cubre el territorio sanluiseño. En el 2003 inauguramos la red y el Data Center, el cerebro y los brazos de la Autopista.

En el 2008 distribuimos la conectividad, en forma gratuita, en veinticuatro localidades, brindando Wi-Fi gratuito. En este año (2009) llevaremos la conectividad a las restantes localidades. En este momento, estamos realizando la sintonía fina, en las ciudades más pobladas de San Luis.

Proveer Wi-Fi gratuito trajo aparejado una mayor demanda, que nos obligó a mejorar la infraestructura de la red de la Autopista de la Información. Durante el 2008 duplicamos el tendido de fibra óptica. En la actualidad, estamos aumentando 1000 por ciento los kilómetros de fibra óptica.

Mejoramos un 938 por ciento la velocidad de transferencia en la columna vertebral de radio-enlaces de la Autopista. Incrementamos 1500 por ciento el enlace a internet en el último año y seguiremos ampliándolo para que no se presente como una limitante en el proceso de inclusión digital de la población. La mayor demanda sobre la AUI es un indicador de la inclusión de mayor cantidad de habitantes.

En relación al pilar sobre la formación y la capacitación en nuevas tecnologías, nuestras sociedades deben adaptarse a una producción en una economía globalizada, y la educación con calidad, la educación en las nuevas habilidades, promueve esta adaptación.

Incluir digitalmente a toda la población implica formarla y capacitarla en Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs). Desarrollamos muchos planes dirigidos a las distintas franjas etarias. Nuestra estrategia se basa en ir desde la periferia al centro: desde los lugares más distantes primero, a las ciudades más pobladas después.

El año pasado inauguramos diez Centros de Inclusión Digital (CID) ofreciendo la oportunidad de completar la educación, primaria o secundaria, a adultos y adolescentes que no han terminado sus estudios escolares. Esta innovadora escolaridad se centra en la utilización de computadoras con software de apoyo escolar, que emplea las ventajas de internet 2.0.

A los CID acuden quienes desean completar sus estudios. Pero también quienes desean incluirse digitalmente. Tenemos un plan gratuito de alfabetización y actualización digital especial para emprendedores, para pequeñas y medianas empresas y profesionales. Estos centros están abiertos desde las 8 hasta las 23, y se utilizan todo el tiempo para capacitar y formar a los distintos segmentos de la comunidad donde están instalados. Ya tenemos cuarenta y cuatro centros operativos y nuestro objetivo es alcanzar los setenta CID funcionando antes de fin de año.

Los docentes que dan clases en estos centros reciben una capacitación especial. Un mejor nivel de educación potencia la eficiencia productiva. Al aumentar esta eficiencia, aumenta la probabilidad de innovación en el trabajo y se propicia la difusión de conocimientos hacia los menos educados. La escolaridad aumenta la probabilidad de trabajo e incrementa los ingresos laborales de las personas.

Es por ello que necesitamos que nuestros niños, jóvenes y adultos, lean y escriban cada vez mejor, que dominen la matemática, que conozcan mejor los enunciados básicos de la ciencia, y que empleen las nuevas tecnologías como medio de comunicación y conocimiento.

Para lograr este objetivo necesitamos docentes mejor formados y a eso apuntamos con Alfabetización para el Futuro (APF), un plan dirigido especialmente a los docentes del sistema educativo provincial. Desde el 2006, hasta el presente, el 50 por ciento de los docentes recibieron formación en Ciencias Naturales, Astronomía, Matemática, Geotecnologías y TICs.

Escuelas Rurales es otra iniciativa dirigida a los educadores en la cual participa el 50 por ciento de las escuelas rurales sanluiseñas. Se trata de un programa especial de formación en nuevas tecnologías que trabaja con el docente y sus alumnos. En muchos países se produce una migración de habitantes de las zonas rurales a las urbanas, en busca de mejores condiciones de vida. Sin embargo, muchas personas no logran vivir con mayor dignidad. San Luis ha implementado la política de mejorar las condiciones generales de los servicios, la salud, la educación y la formación en las zonas alejadas de los centros urbanos. Estamos mejorando la calidad de vida, sin necesidad de desplazamiento a las ciudades más populosas.

Siguiendo los criterios antes mencionados, también se vuelve una necesidad mejorar la capacidad lectora de la población. Para ello en la provincia se desarrolla Contextos, el plan permanente de promoción de la lectura, con el objetivo de lograr mejores niveles de comprensión del texto escrito, que asegura una mejor distribución del conocimiento.

Para mejorar el conocimiento es condición necesaria la fluidez en la lectura. En San Luis, desde el 2007 promovemos la lectura en los jardines maternales. La Argentina participa en el Programa para la Evaluación Internacional de Estudiantes (PISA, por sus siglas en inglés), implementado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Los resultados de nuestro país en el 2006 indicaron que el 58 por ciento de los jóvenes de 15 años tenía serias dificultades debido a que no leen en forma fluida.

Las personas formadas utilizan en promedio seiscientas palabras de nuestro idioma para comunicarse. Los literatos emplean entre tres mil y siete mil palabras, como es el caso de Jorge Luis Borges, o Miguel de Cervantes con ocho mil. Una persona usa trescientas palabras en el nivel de comunicación más común. Ahora, si nuestros jóvenes tienen un vocabulario de doscientas palabras, tienen serios problemas para expresar sus necesidades, sus gustos, sus emociones, recurriendo en muchos casos a la violencia como modo de expresión.

Con Contextos hemos llegando, hasta la fecha, al 30 por ciento de los niños sanluiseños. Promocionamos la lectura en toda la sociedad, pero ponemos un especial énfasis en los más jóvenes para que puedan mejorar su nivel de comunicación. Está demostrado, en muchos estudios, que leer fluidamente mejora el nivel de comprensión, y hay para cada grado de escolaridad un estándar que debe alcanzarse. En San Luis estamos comenzando a medir estos estándares, porque medir, nos permite conocer lo que hay que mejorar.

Como herramienta para estimular el razonamiento lógico formal de nuestros niños y jóvenes utilizamos el ajedrez. Desarrollamos el programa Ajedrez Escolar Inicial (AEI) como una de nuestras estrategias para lograr la inclusión de los sanluiseños en la sociedad del conocimiento. El 70 por ciento de los alumnos de la primaria aprenden ajedrez. Esto se desarrolla con profesores que enseñan el juego a los chicos. Empleamos la tecnología para que la enseñanza y el aprendizaje no sean necesariamente presenciales. Estamos muy entusiasmados con los resultados de este plan. Tenemos a varios niños posicionados en los mejores lugares de la Argentina. Y como corolario, hoy podemos afirmar que San Luis es el semillero del ajedrez argentino.

Asimismo, en la provincia desarrollamos una competencia educativa para todos los chicos que están en la escolaridad primaria y secundaria. Se trata de las Olimpíadas Sanluiseñas del Conocimiento. Con esta competencia fomentamos la idea de que el estudio y el esfuerzo son reconocidos, no sólo porque lo declaramos, sino porque premiamos a aquellos que los realizan.

Las Olimpíadas cuentan con doce disciplinas y participan chicos de los distintos niveles escolares. Un coordinador por disciplina propone problemas, ejercicios y bibliografía. Los participantes se comunican con el coordinador de la materia elegida tanto por chat como por correo electrónico, e intercambian información sobre dificultades y propuestas para mejorar la forma de trabajo. Con dos exámenes presenciales se eligen los ganadores en cada nivel.

El año pasado, y el anterior, premiamos a los chicos de los tres últimos años del secundario con un viaje a la NASA. Para los mejores de este año el premio será un viaje de visita a las universidades italianas donde enseñó y aprendió Galileo Galilei, en el marco de las celebraciones mundiales por el Año Internacional de la Astronomía (AIA).

Como la disminución de la brecha digital debe realizarse en todas las franjas etarias y con la claridad de que las dos comunidades más activas en internet son las de los niños y la gente jubilada, desplegamos los planes, Abuelos en red y Abuelos blogeros, dirigidos a adultos mayores. Además, los convocamos a participar en redes sociales que los incluyen y de esta forma pretendemos influir sobre la clase económicamente activa para incluirlos digitalmente.

En lo que respecta al mejoramiento de la enseñanza y el aprendizaje de las ciencias seguimos la frase de Stephen Hawking, quien dijo: "Como es imposible evitar que la ciencia y la tecnología transformen nuestro mundo, debemos tratar de asegurarnos de que los cambios se operen en la dirección correcta. En una sociedad democrática esto significa que el público tiene que tener los conocimientos básicos de la ciencia para tomar decisiones informadas.

"Nosotros hemos tomado a la Astronomía como el vehículo para mejorar el aprendizaje y la enseñanza de la ciencia. En el 2006 inauguramos el Parque Astronómico La Punta, y desde ese momento el 25 por ciento de la población de San Luis ha participado en alguna de las actividades del Parque. Asimismo, promocionamos el turismo científico como una manera de que la familia se integre a nuestros objetivos.

Desde los últimos días del año pasado recorremos la provincia con seis camionetas que llevan telescopios, computadoras y dispositivos para digitalizar sonido, fotos y dibujos. Todas las noches bajamos los telescopios en las distintas localidades e invitamos al público a observar el universo a través de ellos. Llamamos a este plan ‘San Luis Coelum’, y lo llevamos adelante como una manera de contribuir con el festejo del AIA.

También estamos probando el modelo 1 a 1, en 16 localidades de la provincia, con la iniciativa "Todos los chicos en la red". Hemos entregado una computadora con software de apoyo escolar, a todos los niños de la escuela primaria, de primero a sexto grado. Además, capacitamos a los docentes que trabajan con esos chicos y le entregamos a cada uno, una notebook para que incluya la tecnología en el aula.

Venimos siguiendo el impacto de la tecnología en los niños, en sus docentes, sus padres y la comunidad en general. Antes de la entrega de las computadoras evaluamos el rendimiento en lengua y matemática, y en noviembre los evaluamos nuevamente. Los resultados han sido sorprendentes respecto del nivel de aprendizaje.

En la primera evaluación, los chicos de tercer grado fueron capaces de responder un 43 por ciento de respuestas correctas en lengua y un 58 por ciento en matemática. Esos valores aumentaron a un 58 por ciento y un 67 por ciento, respectivamente, cuando se evaluaron sus rendimientos utilizando los equipos con software.

Estos resultados son elocuentes. Pero no es todo lo que ha ocurrido. Las familias parecen haber ingresado en un proceso de asimilación e incorporación de esta nueva tecnología, a partir de la motivación y el entusiasmo que les genera, como novedad y posibilidad de acceso a mejores condiciones de vida. El uso en las actividades comerciales de los padres, la búsqueda de información sobre salud y enfermedades, el contacto con parientes y la lectura de diarios, muestran el fenómeno de incorporación de la tecnología en el mundo de los adultos. Estos emergentes manifiestan la dimensión del fenómeno de transformación de la vida cotidiana de las familias y de la comunidad.

En el caso de los chicos, tal como se esperaba, el aprendizaje y uso de tecnología han sido parte de un proceso de gran espontaneidad, sin detectarse resistencias, ni casos de retraso, en relación con el proceso de asimilación en general. El nivel de prejuicio con el que han incorporado la tecnología es muy bajo, y no necesitan encasillarla como un objeto "de estudio", "de juego", o en algún otro esquema cerrado. En la escuela hay expectativas de mejora que, sumadas al trabajo con los resultados de las evaluaciones, permiten explicar el avance y la construcción de un círculo virtuoso.

Uno de los aspectos más reiterados es la sorpresa de los padres por la inmediata modificación de las actitudes y hábitos de sus hijos, desde el mismo día en que se les entregaron las computadoras. Resulta muy llamativa la incorporación de nuevos contenidos a la vida comunitaria, que aparecen claramente "importados" a partir de las nuevas tecnologías y la conectividad. Se habla de nuevos temas, existen contactos con nuevas personas y se desarrollan nuevas actividades.

Una muestra interesante de este fenómeno son los portales accedidos, lo que permitiría deducir que, en gran medida, son los chicos quienes ingresan a esos sitios. Pero también aparecen los padres como usuarios de esta tecnología y cada vez con mayor frecuencia. El hecho de que Google sea el portal que lidera el ranking habla de la incorporación de la idea de un buscador, como modalidad de seleccionar sitios de interés.

Como incentivo premiamos la mejora del desempeño. Las escuelas, donde cada niño tiene una computadora, con una mejora promedio de por lo menos el 10 por ciento, recibirán en cada grado, una pizarra digital para poner a disposición la mejor tecnología en educación. Sus docentes por supuesto recibirán una capacitación para el uso de estas pizarras.

Este año llegaremos al 15 por ciento de los niños con computadoras personales, que incluyen software educativo y el apoyo de docentes formados. Este plan no sólo distribuye computadoras, este plan consiste en la formación y capacitación de los docentes, de los padres y de los nativos digitales a los que se les entrega la computadora. Avanzamos despacio hasta que podamos estar seguros de tener una respuesta rápida a los problemas que surgen, como el arreglo de las máquinas, la formación de los docentes y las mejoras en el software de apoyo escolar.

Los chicos de este plan también participan de una iniciativa medioambiental colaborativa, denominada "Balance Cero". Hoy no se discute que entre las habilidades necesarias se encuentra el trabajo colaborativo, en equipo, con la capacidad de adaptarse a varios roles y responsabilidades. En esta habilidad hay que formar. A nuestros nativos digitales, de Todos los chicos en la red, les hemos encomendado el trabajo de lograr el balance cero respecto del dióxido de carbono emitido por el uso de energía eléctrica.

Balance Cero es una actividad que busca el compromiso de los chicos con el medio ambiente, con la eficiencia energética, con la forestación y la disminución del calentamiento global. En esta primera etapa hemos comprometido a los chicos de las escuelas de dos localidades al sur de la provincia de San Luis, Nueva Galia y Fortuna. Pero lo extenderemos al resto de las localidades.

Los chicos divididos en grupos, con el apoyo de un software especialmente diseñado, determinan la energía que consumen anualmente en cada casa de su localidad y de esta forma calculan la cantidad de toneladas de dióxido de carbono equivalente que se libera a la atmósfera para producir la energía eléctrica que se consume.

Una vez determinada la cantidad de toneladas de dióxido de carbono liberado a la atmósfera, calculan cuántos árboles son necesarios para compensar esas emisiones durante un año. Esto lo realizan con la ayuda de la calculadora especialmente diseñada que también se encuentra en el sitio www.chicos.edu.ar.

Una vez realizada la plantación, los chicos verifican el estado de los árboles durante su crecimiento, de manera de garantizar que esa localidad mantendrá balance cero respecto a la energía eléctrica que consume.

Recientemente, en Todos los chicos en la red se incorporaron niños y jóvenes con capacidades diferentes, porque el objetivo es incluir, incluir e incluir. La totalidad de los chicos con capacidades diferentes, residentes en San Luis, recibieron en forma gratuita, una computadora personal. Entregamos 622 laptops. Sus docentes están recibiendo formación especial. Sus padres recibirán una capacitación para que puedan ayudarlos. Como consecuencia los padres y los docentes quedarán también digitalmente incluidos.

Como estrategia de desarrollo promovemos la radicación de la industria tecnológica, a través de una ley que otorga una serie de ventajas a las empresas. La industria tecnológica está radicándose en San Luis, consciente de los esfuerzos de la provincia por la inclusión digital y la formación en ciencias, matemática y lengua de sus ciudadanos. Saben que este plan a 20 años es serio. Que la inversión en infraestructura es consistente. Saben que existe seguridad jurídica. Saben que soñamos, prometemos y cumplimos.

Por el momento, el Parque Informático La Punta (PILP) tiene once empresas radicadas produciendo software. Es decir, generando productos de contenido tecnológico y exportándolos. Hay en lista once empresas más esperando un lugar dentro de los edificios del campus de la Universidad de La Punta (ULP).

Si bien hay otros parques tecnológicos en la Argentina, San Luis es la única provincia que tiene un plan a 20 años con inversión dura, y con inversión en educación de calidad. Esta es la razón principal de la aceptación creciente a la propuesta de radicarse en el PILP. El Parque crece con la inversión en infraestructura que realiza el Gobierno provincial y todos resultamos beneficiados con la inversión en inclusión digital, innovación educativa, mejoramiento del nivel de enseñanza y profundización del conocimiento en ciencias, matemática y lengua.

A través de las cámaras que nuclean la actividad tecnológica, adaptamos los planes de estudio de la ULP a las necesidades de la industria. Los estudiantes realizan pasantías y prácticas laborales en las empresas radicadas y las empresas cooperan con la capacitación de los alumnos.

El segundo edificio del PILP que se inaugurará a fines de mayo ya ha sido totalmente reservado. Seguiremos invirtiendo en un tercer edificio y en los que se necesiten para afirmar esta estrategia a mediano y largo plazo.

Todas nuestras actividades se enmarcan en la agenda ‘San Luis Digital’, un plan programado a 20 años. Tenemos una agenda digital en marcha, porque comprendemos la importancia de participar en las nuevas formas de producir riqueza y queremos que esta se distribuya con la mayor equidad. Las 235 iniciativas de la agenda involucran muchos otros temas como firma digital, mapa del delito, cédula de identidad provincial electrónica, seguimiento vehicular e historia clínica digital.

Cada año organizamos un evento al que llamamos San Luis Digital, que tiene entre sus objetivos, mostrar a la sociedad sanluiseña los avances de la tecnología, y las formas en que esta mejora la vida. Esta feria tecnológica se hace de cara a la gente, es un hecho cultural, es la puerta de entrada a todos los programas de la agenda, donde la gente accede a los distintos canales de participación. Este año será del 1 al 4 de octubre. Este evento está pensado para la participación de todos, porque mostramos cómo avanza la inclusión digital, cómo los niños se incluyen digitalmente, porque son verdaderos nativos digitales.

Estamos convencidos que tener educación de calidad en todos sus niveles, y para toda la sociedad, es el paso más importante que pueden dar nuestros Estados para combatir la pobreza, reducir la desigualdad y estimular el crecimiento económico.

...Muchas gracias".

Comentá la nota