Por un discurso común frente a Estados Unidos

Por un discurso común frente a Estados Unidos
El jefe de la diplomacia brasileña, Celso Amorim, se reunió con Fernández de Kirchner y Taiana. Se buscó acordar una postura conjunta frente al nuevo gobierno de Honduras y la administración de Obama. "Fue muy cordial", dijo Cristina.
"Fue un encuentro caluroso y amistoso", dijo el canciller de Brasil, Celso Amorim, al salir del despacho de su par argentino. Y se corrió hasta la Casa Rosada, donde lo recibió la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, como un nuevo gesto cordial, hacia el principal socio comercial de la Argentina.

Cristina Fernández de Kirchner mantuvo una audiencia con Amorim, con vistas a la visita que Luiz Inácio Lula Da Silva hará a fines de marzo al país. La reunión fue en el despacho presidencial de la Casa de Gobierno y asistió también el canciller Jorge Taiana; el embajador argentino en Brasil, Pablo Lolhé; y el nuevo embajador brasileño en el país, Enio Cordeiro. Taiana indicó que la reunión con Cristina "fue muy cordial, y encontramos una gran cantidad de coincidencias en la visión política de las áreas de cooperación".

La Presidenta dijo que preguntó por la salud de Lula. "Tuvo un episodio mínimo que tomó trascendencia por la suspensión de su viaje a Davos, porque no podía subir con unas líneas de presión en un vuelo de muchas horas a Suiza", dijo Cristina. Amorim reveló que también analizaron la importancia de avanzar con el Mercosur en la relación con la Unión Europea. La Presidenta cree que estos seis meses son un buen momento: ella tiene la jefatura pro témpore del Mercosur y el español José Luis Rodríguez Zapatero, la del bloque europeo. En marzo, está prevista una reunión conjunta.

En la Casa Rosada también se habló de Honduras y Haití. El caso hondureño fue tratado con cuidado: a los dos gobiernos les preocupa llevar una posición común a la próxima reunión del Grupo Río, en México, a fines de este mes. Saben que el recién asumido presidente Porfirio Lobo Sosa, quien cumplió, al menos, la promesa de permitirle salir del país a Manuel Zelaya –que se exilió en República Dominicana–, no tardará en pedir el reconocimiento ante la OEA de su gobierno.

A ambos países también les preocupa el giro que tomó el gobierno del norteamericano Barack Obama. Observan un retorno al militarismo, alejado de la promesa que significaba un lugar clave en la política exterior para Hillary Clinton. La intervención en Haití y las bases áreas en Colombia son, según admiten los funcionarios argentinos y brasileños, datos certeros. La discusión, en todo caso, es qué hacer frente a eso.

El diplomático brasileño no dijo nada sobre este punto; prefirió resaltar la importancia de que los jefes de Estado de los países se reúnan cada tres meses para profundizar la relación. "Para Brasil, esta relación es prioritaria en nuestra agenda externa", dijo. Cristina y Lula, además, se encontrarán en las ceremonias de asunción del uruguayo José "Pepe" Mujica, en Montevideo, y de Sebastián Piñera, en Santiago de Chile.

Amorim llegó al país para inaugurar, junto a Jorge Taiana, un nuevo mecanismo destinado a consolidar la relación estratégica bilateral y agilizar el comercio bilateral. En el Palacio San Martín hubo también reuniones paralelas entre los ministros de Industria de ambos países, Débora Giorgi y Miguel Jorge; y los de Economía y de Finanzas, Amado Boudou y Guido Mantega, quienes mantuvieron encuentros bilaterales para abordar cuestiones específicas de sus áreas. El comercio bilateral con la Argentina mejoró, según datos brasileños, en el inicio de 2010: el intercambio en enero aumentó un 40 por cierto respecto del año anterior.

Una cita de los ministros para superar las diferencias del comercio bilateral

Los ministros de Economía, Producción e Industria y Relaciones Exteriores de Argentina y Brasil mantendrán hoy a partir de las 10 un encuentro para darle forma de acuerdo a la negociación encarada ayer por los funcionarios de ambos países vinculada al comercio bilateral. Será la primera reunión de "alto nivel" de la comisión ministerial que crearon los presidentes de ambos países en noviembre pasado, en el peor momento del vínculo económico entre los socios principales del Mercosur por las trabas argentinas al ingreso de productos brasileños.

A partir de media mañana quedará integrada la mesa de negociación entre los ministros Economía de Argentina, Amado Boudou, y Brasil, Guido Mantega; de Producción, Débora Giorgi y Miguel Jorge, y los cancilleres Jorge Taiana y Celso Amorim. El encuentro se desarrollará en la sede de la Cancillería. Anoche, Boudou minimizó el alcance de los diferendos al indicar que representan apenas "el 6 por ciento de la balanza comercial" con Brasil. "Estas reuniones sirven para atajar los problemas antes de que se produzcan", agregó el ministro de Economía luego de dialogar con Mantega.

Comentá la nota