Un ex disc jockey se puso a cargo de Madagascar

Luego de meses de protestas violentas, el presidente de Madagascar, Marc Ravalomanana, fue finalmente derrocado ayer, para ser reemplazado por Andry Rajoelina. Este, un ex disc jockey de 34 años, se convirtió de esta manera en el jefe de Estado africano más joven en ejercicio del poder.
Fue sin dudas un final humillante para Ravalomanana, quien huyó luego de amenazar con sumergir a la isla del océano Indico en una sangrienta guerra civil.

Los últimos vestigios de autoridad que le quedaban a Ravalomanana ya se habían evaporado en la última semana. Durante sus últimas 24 horas en el poder, no pudo más que limitarse a mirar desde su casa en las afueras de la capital, Antananarivo, cómo las distintas unidades del ejército, en un tiempo leal, entraban a su residencia oficial. Primero fueron ocho de sus ministros quienes presentaron sus renuncias. Por la tarde, indefectiblemente, fue su turno.

Y es que el ahora ex presidente, quien se encontraba cumpliendo su segundo mandato luego de ser reelecto democráticamente, intentó hasta último momento dilatar su final, conjeturando que los militares no le permitirían asumir a Rajoelina, debido a que éste, con apenas 34 años, no alcanza los 40, edad mínima para ejercer la jefatura del Estado según la Constitución de la isla. “Luego de reflexionar sobre la gravedad de la situación, he decidido disolver el gobierno y transferir el poder para que una junta militar pueda asumir la presidencia”, señaló Ravalomanana en un comunicado transmitido por Radio Nacional.

Pero su intento por transferir el poder al militar de mayor rango de la isla, el vicealmirante Hyppolite Ramaroson, fracasó. Tanto éste como la oposición juzgaron contraproducente que los militares asumieran y, por lo tanto, éstos no lo hicieron.

Andry Rajoelina, quien como alcalde de la capital nunca dejó de acosar a Ravalomanana e incitar a la población en contra de éste, no perdió un segundo. Apenas confirmada la movida de los militares, éste se trasladó al palacio presidencial, se abrió paso por entre los destrozos, entró en la oficina principal y se declaró presidente a cargo. “Es el camino que Madagascar debe tomar”, afirmó Rajoelina, quien hizo fortuna como publicista. Rajoelina también se refirió al ahora ex presidente como un “dictador” que administraba Madagascar como si fuera su propia empresa privada.

Según diversos analistas, detrás de este muchacho de 34 años estaría la mano del poderoso ex presidente Didier Ratsiraka, de 71 años, quien podría reaparecer en un próximo escenario renovado con nuevas elecciones.

La inestabilidad en la isla podría ser el resultado de la creciente codicia internacional por las reservas de minerales y crudo de la isla, que según algunos informes internacionales podría ser una verdadera mina de oro negro en el océano Indico. Distintos analistas apuntan a la reciente visita del presidente chino, Hu Jintao, cuyo país está involucrado en proyectos que abarcan desde la explotación de hierro hasta la construcción de puertos para la marina china.

En última instancia, si Rajoelina no logra atender las mínimas necesidades de un pueblo terriblemente empobrecido, dentro de no mucho tiempo podría encontrarse exactamente en la situación del hombre a quien acaba de desalojar.

Comentá la nota