Dirigentes vecinales negaron otras 70 órdenes de entrega

Otra tanda de dirigentes de comisiones vecinales declararon en el juicio contra el ex director de Asuntos Vecinales, Sergio Espinosa, por malversación de fondos. En total, entre cuatro presidentes, negaron unas 70 órdenes de previsión de material de construcción, papelería y cerrajería que figuraban destinadas a las comisiones, pero que nunca llegaron.
En total desfilaron ayer siete testigos, cinco presidentes de comisiones y dos ex empleados de la Dirección de Asuntos Vecinales.

Además de Espinosa (en rigor acusado de apropiación indebida de caudales públicos y peculado), están acusados su ex secretaria Patricia Polanco (partícipe) y el chofer Daniel Pérez (partícipe), además de otro empleado del secretario de Gobierno y Acción Social, el habilitado Néstor Fabián Marro, quien tiene la acusación de fraude.

El testigo Arturo Weigun (ex presidente de la Comisión Vecinal de Tomás Mason Norte) dijo que nunca pidieron material a la Dirección de Asuntos Vecinales, aunque así figuraba. Recordó que construyeron un salón para 300 personas pero fue con fondos de un ATN (Aportes del Tesoro Nacional) que entregó el ex viceministro del Interior, Jorge Matzkin.

Además, negó que la contadora Norma Caunedo hiciera la memoria y balance porque la hacía la esposa del tesorero, Raúl Espósito. También negó haber contratado el sonido de Guillermo Gatica, cuya factura aparece pagada como servicio a la comisión vecinal.

Otro que negó recibir material fue el ex presidente de Villa Elisa, Mario Epinal. Aunque cuando le preguntaron detalles Epinal dijo una veintena de veces "no recuerdo", ratificó su declaración testimonial en la instrucción. Dijo que iba poco a Vecinales, y negó haber recibido pintura, servicio de sonido, cartulinas, materiales de construcción (cal, cemento, arena de río, granza), entras cosas.

Luis Tévez (ex presidente de la Comisión del FONAVI 45, retirado del Servicio Penitenciario) reconoció algunas pocas facturas con sellos y pintura. Pero después negó otros materiales de construcción (no tenían sede) y papelería.

Cuando el abogado Martín García Ongaro (defensor de Espinosa) preguntó si no pedían el arreglo de los juegos de un parquecito, dijo que esos los hacía Espacios Verdes.

Juan Carlos Cavalloto (ex presidente de la Comisión del Barrio Aeropuerto I) fue el que más facturas negó: cerca de 25.

Además, negó haber tenido el servicio de la imprenta de Carlos Copelotti ni el sonido de Guillermo Gatica. Entre las facturas negadas, había varias que pertenecían a Bejar Electricidad.

Cavalloto no recordaba nada: casi empardó a Epinal en la cantidad de veces que dijo "no recuerdo". Pero remitió sus dichos a su declaración ante el juez Carlos Flores.

El juez Abel Depetris le preguntó cada cuanto iba a Vecinales. "Una vez cada dos meses". Un contraste con los numerosos envíos que figuraban.

A su turno Miguel Angel Ervitti (actual subdirector de Espacios Veredes) declaró como ex presidente de la Comisión de Colonia Escalante. Le tocó declarar por un corto período: asumió en noviembre de 2000. Y Espinosa se fue en mayo de 2001. Pero igualmente hubo cinco facturas que negó haber recibido la prestación que allí se consignaba. También dijo que Norma Caunedo (que figuraba haciendo la memoria y balance) no les hizo ningún trabajo.

A pesar de que fue testigo de la defensa, Gladys Mabel Palacios (la primera mujer, ex presidenta de una comisión que declara) reconoció como auténticas todas las facturas. Eran envíos de carne picada, cebollas, folletería y sellos. Allí no constaban envíos de ladrillos ni de materiales: Palacios era presidenta de la CV del Barrio Los Hornos.

Los últimos dos testigos fueron Norberto Ibáñez y Lindor Rojas, ex empleados de la dirección de Asuntos Vecinales.

Ibáñez dijo que hacían los arreglos de los parques y de los salones de la comisiones vecinales. Recordó haber trabajado en una obra "grandecita" en el Barrio Pampa. Dijo que "el material lo daba Espinosa", aunque afirmó que no le constaba ni firmaba nada cuando recibían el material. "Ibamos y el material estaba", dijo. Aseguró que a veces el material se lo llevaba el chofer Daniel Pérez.

Rojas declaró lo mismo: que era ayudante de albañil, que hacía el trabajo de arreglo de los juegos en la plaza y que el material ("cemento, cal, arena, granza, a veces hierro"), se lo daban en Asuntos Vecinales.

Comentá la nota