Dirigentes radicales piensan en el "pos colombismo"

El dirigente radical Diego Brest señaló que "más allá de que a nivel nacional se vio como favorable el resultado del 4 de octubre, no lo es". Argumentó que se vio "un grado de deterioro en lo que hace a la organización política. La UCR no se puede dar el lujo de tener dos sectores en pugna", dijo y destacó la necesidad de que el partido tenga autonomía clara y que genere ámbitos de discusión. Además instó a aprender de los errores y a reforzar los vínculos.
Brest consideró que "es necesario establecer lo que se viene", por lo que muchos dirigentes de la Unión Cívica Radical ya están pensando en el "pos colombismo". Señaló que la fuerza necesita "una discusión respetuosa, no la que se está dando en este momento" y que es necesario que los dirigentes que están al margen regresen.

El radical se refirió al escaso margen de votos entre Arturo Colombi y Fabián Ríos en las elecciones del 13 de septiembre. "Advertí que si esta disputa entre los primos Colombi llegaba al balotaje podía desangrar a los candidatos", indicó el dirigente.

"De acá para adelante se debe generar un ámbito de discusión, con generación de ideas. La provincia está necesitando mucha coherencia en el accionar legislativo. Estamos con dos años de rechazo increíble del PAF (Programa de Asistencia Financiera), del que estamos privados y que hoy lo va a sentir el sector político del radicalismo que ayer rechazó, porque van a entrar con una provincia desfinanciada, con un déficit importante y con un esquema de gasto público creciente", reflexionó.

"El radicalismo no se puede dar el lujo de tener dos sectores en pugna en el mismo momento en que está ejerciendo el poder porque es letal. Cuando yo di un paso al costado fue porque tenía diferencias con quien ejercía el Poder Ejecutivo, para no molestar, para no hacer críticas que mellaran la gestión de Ricardo Colombi, pero este hombre se dio el lujo de bloquear sistemáticamente políticas que el Estado provincial necesitaba", agregó.

Brest abogó por "una apertura al diálogo" y por la normalización de la fuerza. Señaló que espera ser convocado; aunque aclaró que "de lo contrario iremos viendo cómo es el cronograma de las elecciones y conversando con el propósito inicialmente de tener una minoría para tener participación, pero siempre desde un lugar constructivo".

"Es necesario establecer lo que viene a futuro, hacer algo más a partir de las malas experiencia, fundamentalmente si los principales actores aprendieron algo, siempre hay una posibilidad de revertir la situación y volver al buen camino", dijo y agregó: "Hay que ser realistas, la gente que se siente cómoda en una posición autoritaria, de máxima autoridad concentrada en manos de quien ejerce el Poder Ejecutivo, seguirá funcionando en ese sentido, pero para eso hay reservas en el radicalismo que puede advertir ideas para construir un futuro".

Comentá la nota