Dirigentes del interior molestos por trato que reciben hoy de la cúpula del PJ y del Gobierno.

"Estamos cansados de la manera en que se manejan tanto en Casa de Gobierno como en el partido" comenzó diciendo a "El Comercial" un allegado directo del intendente de Las Lomitas, Carlos Meza, quien elevó su renuncia a consideración de los concejales de su localidad.
La decisión del dirigente del peronismo del oeste estaría fundada en que no logra que la problemática comunitaria –por ejemplo el corte de la ruta 81- una resolución oficial. Su actitud podría ser imitada por algunos intendentes después del 28 de junio.

Cansado de llamar, de pedir asistencia para los vecinos de su pueblo de lograr que organismos provinciales concurran a la localidad para atender requerimientos mínimos como es perfilar una calle, Meza habría pegado el portazo y envió al Concejo Deliberante de su comuna, una nota con su renuncia.

Si bien los concejales y allegados a Meza le sugirieron otro camino, como por ejemplo una licencia, lo cierto que esas mismas personas consultadas por este medio trasladaron la queja que el aún intendente no quiere hacer pública directamente: se cansó de la falta de respuestas, tanto políticas como administrativas.

La Municipalidad de Las Lomitas hoy paga los sueldos antes que la fecha en que lo hace la provincia e incluso la gestión de Meza se caracterizó por una administración ordenada y sin déficit, lo cierto que esa labor acertada no se corresponde hoy a con una mirada y una acción oficial y política más de apoyo hacia el hijo de Modesto Meza.

Por el contrario, en estos días distintos dirigentes del PJ –algunos funcionarios provinciales- recorrieron Las Lomitas fomentando el financiamiento de sublemas contrarios a la conducción de Meza. Eso molestó sobremanera al hijo de Modesto Meza.

Un ejemplo

Meza ya no había apoyado la concurrencia de congresales del PJ al Congreso del peronismo que consagró a Díaz Roig como candidato a diputado provincial, algo que se repetirá el próximo domingo, la causa?, sencilla: no se respeta en ese partido la buena gestión, la trayectoria y esencialmente el hecho de ser un intendente que no causó problemas durante los últimos años.

Lo que le sucede a Meza, es repetido en varios puntos de la geografía provincial donde ya se van conociendo los nombres de los aspirantes a diputados provinciales, donde están viendo la aparición en las listas de gente principalmente de la capital provincial –ya ocurrió en la nómina de diputados nacionales- y la ausencia notoria de gente que supo ganarse un lugar en las filas del PJ que conduce Gildo Insfrán. Nadie quiere reconocerlo públicamente –en especial los intendentes- ya que dependen financieramente del poder central provincial, pero muchos están cansados de ser la primera fila de atención de los problemas de los vecinos del interior y los últimos en ser atendidos y considerados en el gobierno como así también entre la cúpula de conducción del PJ.

Para algunos, Meza es un díscolo, pero igual que él, hay varios que ya no creen en los abrazos falsos y las promesas de campaña, quieren soluciones para su gente y en particular ser consultados, considerados y especialmente reconocidos por su labor política y administrativa.

De ahí surge la versión que muchos intendentes dejarían sus cargos después del 28 de junio –ayer le pidieron desde Casa de Gobierno a Meza que espere a esa fecha- para dejar sus cargos atento a que no pueden manejar sus comunas con los actuales niveles de indiferencia, política y económica, que reciben desde Casa de Gobierno.

Incluso se llegó a mencionar que los cortes de rutas de aborígenes en el oeste –tal el caso de Laguna Yema e Ingeniero Juárez- tuvieron apoyo de sectores internos del PJ y que militan en grupos opositores a los intendentes de esas localidades. De confirmarse esto, en el peronismo juegan con fuego ya que una protesta de ese tipo se sabe como comienzan pero no como terminan.

Precisamente a Meza y a los vecinos de Las Lomitas ya les ha cansado la poca acción oficial para atender el reclamo de los aborígenes de la localidad y su zona de influencia, y dicen en los pasillos de la comuna lomitense que "si el corte de ruta de la 81 fuera en Namqom, seguro que la solución aparece en minutos".

Comentá la nota