Dirigentes, empresarios y sindicalistas denuncian boicot contra el Puerto de Mar del Plata

A raíz de la medida del SOMU , Mar del Plata podría perder su plaza como Puerto de Contenedores atento a lo informado por las empresas Hamburgo Sud y Maerks, que de no contar con la seguridad en sus arribos, podría alejarse definitivamente del Puerto marplatense, lo que traería aparejado impredecibles consecuencias para la clase trabajadora que dependen directa a indirectamente de la actividad portuaria

Eduardo Pezzati, junto a integrantes del Consorcio Portuario y del Secretario de Gobierno de la Municipalidad. Juan Guiñazú denunciaron ante la prensa la situación por la que atraviesan en el sector. Trabajadores de la estiba, de remolcadores, prácticos, representantes de las Cámaras Pesqueras y empresarios presentes en el lugar trazaron un negro panorama, y de no mediar la intervención de las más altas autoridades de Trabajo e inclusive del Gobierno Nacional, puede llegar a desatarse una crisis de proporciones que arrastrará indirectamente a gran parte de Mar del Plata.

“Independientemente del problema económico para Mar del Plata , ocasiona daños logístico para la empresas pesqueras que cambiaron la forma en que se habían habituado a trabajar en los últimos 8 años, después de un esfuerzo grande que hizo el primer Consorcio que no existía en Mar del Plata y que fue evolucionando año tras año y creciendo sin pausa” enfatizó el titular del Consorcio al referirse al tema

“Hoy estamos a punto de ser denominados Puerto Sucio, o Puerto no Confiable. Este es un tema que únicamente se da contra el Puerto de Mar del Plata, No ocurre en ninguna otra parte del país. Lo concreto es que las empresas no vienen, y este conflicto desatado por el SOMU tiene el puerto como rehén”

Cabe acotar que la posición de puerto Mar del Plata, independientemente del tema gremial suscitado, adoptada con el solo fin de defender sus intereses, “obligó” a las armadoras a tomar una posición. La decisión de ambas – MAERKS y HAMBURG - fue la de suspender sus arribos, lo que desnudó el tema y puso de relieve la presión sindical, que las inducía a proteger intereses comerciales mucho más importantes que los que manejan en Mar del Plata, una escala lograda en base a grandes sacrificios por parte de nuestro puerto que ve en el transporte por contenedor uno de los ejes de su crecimiento.

¡30.000 personas se verían afectadas!

Por su parte el representante legal de la Cámara de la Industria Pesquera Argentina y la Cámara Argentina de Armadores de Buques Pesquero de Altura, informó que denunciaron el hecho, conjuntamente con el Consejo de Empresas Pesqueras Argentinas ante los Ministros de Economía y de Trabajo de la Nación, el Subsecretario de Pesca de la Nación, el Gobernador Provincial “y hasta la fecha no hemos tenido respuesta alguna de dichas autoridades”

Calificó de falso lo afirmado por el SOMU “en el sentido que esta medida está destinada a lograr la obtención de un convenio de trabajo, ya que las Cámaras tienen celebrados acuerdos salariales para ser aplicados a sus tripulantes, acuerdos que están pendientes de ser ratificados o rectificados por el SOMU y homologados por la autoridad laboral”

Denunciaron que “ lo que si existe es una puja gremial entre dos entidades sindicales, que por el conflicto existente entre ellas, ahora está afectando a terceros y perjudica en forma directa a la actividad pesquera al impedirle exportar”

Clarificó que “desde el Puerto local la industria pesquera exporta mas de ¡300 millones de dólares! anuales, lo que significa que si la operatoria no puede ser realizada, las empresas se verán en la imposibilidad de cumplir con sus compromisos de exportación, de percibir los importes que originan dichas exportaciones, que paralizará toda la actividad, afectando directa a indirectamente a más de 30.000 personas vinculadas a la industria , con consecuencias sociales que es muy fácil poder deducir”

Por esta razón es que responsabilizaron al Somu y a las autoridades que no actúan en este conflicto, de las consecuencias que puedan derivarse del mismo , por lo que las Cámaras exigen la inmediata intervención para resolver la cuestión”

El núcleo del problema

En la oportunidad , Pezzati entregó una nota, donde entre otros puntos resalta que “como único antecedente, este Consorcio Portuario, tiene copia de una nota del SOMU de fecha 18/SEP/08 dirigida al Presidente del Centro de Navegación, firmada por Enrique Omar Suárez, haciéndole saber : “en la ciudad de Mar del Plata existen graves irregularidades que lamentablemente por el camino de la buena fe y el diálogo es imposible regularizar. En la misma existe dumping social, trabajo en negro y ausencia total de Convenios Colectivos. Motiva a su vez la presente informarle que el SOMU ha dado muestra una vez más de buena fe y madurez sindical, otorgando un plazo de diez días para que las Cámaras Empresariales de la Ciudad de Mar del Plata suscriban los Convenios que corresponden, esto ha sido acordado en el día de ayer ante las más altas autoridades del Ministerio de Trabajo”

Las empresas armatoriales marplatenses nucleadas en CAIPA y ARMADORES, por su parte han hecho saber a este Consorcio Portuario que el acuerdo supra mencionado, no fue suscripto por ellos, sino que en cumplimiento a lo dispuesto en un Acta del Ministerio de Trabajo de fecha 09/SEP/08 , un mes después, el 09/OCT/08, presentaron documentación y designaron paritarios quedando a la espera de que el Ministerio procediera a la apertura de las paritarias, por lo cual entienden están absolutamente encuadrados dentro de la vía legal. Lo propio aduce CEPA quien afirma que existe un Convenio Colectivo de Trabajo, así como que en ningún momento se han negado a abrir una nueva negociación con el gremio, prueba de lo cual son las reuniones actualmente en curso. Las Cámaras solicitaran además que el Sindicato Marítimo de Pescadores - SI.MA.PE., sea parte en la discusión atento la Resolución del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social 216/07, que dispone con relación al SOMU y SIMAPE, que en Mar del Plata, a los efectos de la conformación de las Comisiones Paritarias y de la Negociación Colectiva, como de la resolución de conflictos colectivos de trabajo, deberá contarse con la expresa intervención, en forma conjunta, de ambas entidades.

Las vías de discusión

Con abstracción de a quien asiste la verdad, es claro que se manejan dos vías de discusión. Una administrativa, que según las empresas se encuentra en pleno desarrollo y otra paralela que se apoya en una medida de fuerza, que hace caer en abstracto a la primera.

Mas allá de ello y como ya se expresara, existan o no razones justificadas, un paro selectivo como el decretado por el SOMU, transita un camino irregular, que toma de rehén a puerto de Mar del Plata y a la ciudad, amenazando a una de sus más importantes fuentes de ingreso, la comercialización de pescado y aun sinnúmero de puestos de trabajo directos e indirectos.

Y lo que es más grave y a futuro causa una enorme preocupación con la que ni este puerto ni la ciudad pueden convivir, y es que “alguien” tenga el poder de “disuadir” a empresas a operar en Mar del Plata, echando por tierra el esfuerzo de quienes pretenden otro destino para esta ciudad.

Las pérdidas que ocasiona el Boicot

Desde el punto de vista específicamente económico las pérdidas, segúin informa Pezzati, producto de este boicot se traducen en mermas para el Consorcio del orden de los U$D 6.000 por día por estadía de los portacontenedores, por los conceptos de Uso de Puerto, Servicios a las Cargas por exportaciones, Entrada, faros y balizas y despacho de agua.

Considerando la estadía promedio de 1 día, el Consorcio dejaría de percibir por mes aproximadamente U$D 24.000, flujo de fondo que al no ingresar, repercute en el presupuesto financiero de este ente destinado al financiamiento de determinadas obras de infraestructura, generando un dilación en su ejecución.

Pero el Consorcio es solo una parte de este engranaje de costos y beneficios que se pone en marcha con el arribo de cada portacontenedor. En este sentido cabe también destacar las pérdidas que registran las empresas de remolcadores, lanchas de apoyo y practicaje y servicio de agencia marítima, del orden de los U$D 9.000 por viaje.

También otros costos directamente asociados a esta operativa son los correspondientes a las empresas de servicios portuarios de estibaje, por un monto promedio de $ 55.000 por entrada, además del servicio de transporte realizado por los camiones, en el orden de los $ 70.000 por viaje.

Por otra parte deben ponderarse las mermas de aquellos costos indirectos y variables que surgen de las contrataciones especificas de cada ingreso como pueden ser los servicios brindados por la aduana, alquiler de elementos mecánicos, reparaciones realizadas por talleres navales, combustibles y lubricantes, consumos de tripulación en tierra, etc.

Esta situación, sostenida en el tiempo, podría incluso generar un efecto multiplicador negativo a consecuencia de la probable retirada del puerto de Mar del Plata, de las empresas que están dedicadas exclusivamente a brindar servicios a los portacontenedores. Y ante esta situación nuevamente se afectarían los ingresos de este Consorcio producto de la restitución de los predios hoy ocupados por esas firmas y de la caída en la recaudación por la baja en sus habilitaciones; por un importe aproximado de $ 60.000 mensuales.

Comentá la nota