El dirigente sindicalista aseguró que el nuevo proceso dentro del PJ de Junín empezó “de la mejor manera, porque desde el mismo día de la elección los integrantes de las otras listas aceptaron el resultado y en la primera reunión se integraron como minorí

El dirigente sindicalista aseguró que el nuevo proceso dentro del PJ de Junín empezó “de la mejor manera, porque desde el mismo día de la elección los integrantes de las otras listas aceptaron el resultado y en la primera reunión se integraron como minoría”.

Azil opinó que “algunos entienden como un derecho asumir la minoría dentro de un partido; yo lo veo como una obligación. Y estamos agradecidos de eso”.

También remarcó que en la primera reunión, celebrada el 30 de diciembre, se delinearon los pasos a seguir durante el 2009.

Otro de los puntos que el dirigente justicialista tocó es el difícil momento del partido con las distintas facciones que se dieron a partir del conflicto con el campo.

Pero aseguró que esa es una constante en el partido justicialista. “Los que participamos desde muy chicos dentro del PJ vemos la convivencia de los más ortodoxos con los moderados y los progresistas”.

En la misma línea explicó que “lo que lo mantuvo vigente al justicialismo a lo largo de los años es que supo acomodarse a los cambios del poder interno”.

También expresó que “lo bueno es que las alternativas se busquen dentro del partido y no fuera de él, donde no hay ninguna identidad ideológica. Lo único que hay es la búsqueda de una conveniencia electoral puntual”.

Después de uno de los años más significativos en la historia del sector agro-pecuario, el campo empieza este 2009 preocupado como pocas veces. Es que a la falta de diálogo con el Gobierno y la caída de los precios internacionales en un contexto de alta presión impositiva se le suma una inclemencia climática que ya es récord: la sequía.

En ese contexto, la Federación Agraria Argentina (FAA) se propuso generar un diagnóstico profundo de la situación y conocer a fondo lo que piensan los productores antes de que finalice enero. Para eso decidió convocar a por lo menos cinco asambleas regionales que se realizarán en los próximos 15 días.

Y Junín, según está previsto desde lo más alto de la organización en el distrito bonaerense, será uno de los dos lugares –el otro sería Villegas– que recibirá a los chacareros de todo el Noroeste de la Provincia.

El cronograma con las fechas precisas se decidirá antes del miércoles. Pero lo que se sabe es que habrá por lo menos cuatro asambleas y los principales candidatos para convertirse en series son Bahía Blanca (sudoeste); Tandil (sudeste); Bragado (centro) y Junín y Villegas para el Noroeste.

Reuniones abarcativas

“La situación es crítica. El impacto de la sequía está haciendo estragos y a esto se le suma el problema que tiene el Gobierno con nosotros. Por eso queremos hacer reuniones abarcativas en las que puedan expresarse todos”, contó a DEMOCRACIA Guillermo Giannasi, máxima autoridad para la provincia de Buenos Aires de la FAA.

De todas maneras, el proceso de toma de decisiones para la protesta que todos pronostican inminente sólo comenzará con esos encuentros. “No vamos a dar ningún paso sin antes consultar con la Mesa de Enlace. Además, el Consejo Directivo de la Federación tendrá una reunión en los primeros días de febrero, por lo que será difícil que haya una decisión fuerte tomada antes de esa fecha”, dijo Giannasi, oriundo de El Triunfo.

“En este momento el malestar es importante porque ya hubo pérdidas de entre un 20 o un 30%, pero todavía hay expectativas de que se pueda revertir. La falta de lluvias precipita la bronca y las ganas de expresarla en los productores”, argumentó.

Para el dirigente, la falta de lluvias alteró aún más los ánimos. “En el campo estamos acostumbrados a soportar fenómenos externos como pueden ser la tocura o la sequía, pero estas políticas públicas no. La gente está dispuesta a volver a salir a expresarse y cortar rutas, pero la idea es que encontremos otros canales”, terminó Giannasi.

Comentá la nota