Dirigente marplatense junto a Eduardo Duhalde en el MPA

"No voy a hablar de candidaturas" dijo Eduardo Duhalde cuando se le consultó acerca de sus aspiraciones para el 2011. El ex Presidente de la Nación repasó los aciertos de los últimos 20 años de su carrera. "Lo que quiero es influir", aceptó, al final, luego de criticar duramente al gobierno de los Kirchner, manifestar su apoyo al campo y desaconsejar cualquier tipo de alianza entre el PJ y la UCR. Lo hizo en el marco de la clase inaugural del Curso de For5mación para Dirigentes del Movimiento Productuivo Argentino (MPA)
Sentados en la primera fila, lo escucharon su esposa, la senadora Hilda Duhalde; el secretario general del sindicato de peones rurales, Gerónimo Venegas, el titular del MPA Mar del Plata, Christian Lence y varios de los funcionarios de su administración presidencial: el diputado Jorge Sarghini, el ex titular de la AFIP Alberto Abad, el ex secretario de Acción Social Eduardo Amadeo y el ex jefe de Gabinete Alfredo Atanasof.

"Ante la ausencia de liderazgos, lo que quiero es influir para lograr que se alcancen acuerdos para 2011", dijo Duhalde y acotó que su objetivo para los próximos dos años es colaborar con los líderes de los partidos políticos. Pero no con todos, aclaró. "Deseo que haya dos fuerzas políticas acordando: el PJ y la UCR", sostuvo, para insistir en la idea de que los partidos no tienen fecha de vencimiento. "Es una zoncera pensar en la muerte de los partidos, así como en que el radicalismo no puede gobernar", afirmó.

A pesar de sus elogios hacia la UCR, y si bien admitió que va a "tratar de ayudar" en la reorganización del PJ, dijo que no está de acuerdo con que se den alianzas entre las dos grandes fuerzas. "Se puede acordar con otros partidos, como lo hace la UCR con el socialismo, pero estoy en contra de la mezcolanza entre el PJ y la UCR", enfatizó, para poner como "desafortunados" ejemplos de esa unión a los gobiernos de la Alianza y la actual relación entre la presidenta Cristina Kirchner y el vicepresidente Julio Cobos.

"Gobierno sin prioridades"

Antes de referirse a sus planes para el futuro, Duhalde hizo un repaso de sus discursos de los últimos 20 años, principalmente de aquellos en los que se refería al sector productivo, e insistió en que el país debe seguir las políticas de Brasil, tanto en el plano productivo como social.

Si bien marcó diferencias con los gobiernos de Carlos Menem y Fernando de la Rúa, el principal blanco de sus críticas fue la administración de Néstor y Cristina Kirchner. "Este gobierno no tiene prioridades", afirmó, en alusión al contrato de 600 millones de pesos firmado con la Asociación del Fútbol Argentino, para cuestionar también la reestatización de Aerolíneas Argentinas y el pago al FMI.

Pero los conceptos más duros aparecieron al mencionar la crisis del sector agropecuario. "Es humillante la situación de los sectores productivos", aseveró, para señalar que ningún gobierno debe "maltratar" a sus productores. "Aumentar las retenciones sería una locura, una provocación al pueblo argentino", insistió, en referencia a los rumores sobre un posible incremento de las retenciones a la soja.

Incluso trazó un paralelo entre Kirchner y Menem, para explicar su "inclinación" hacia modelosbasados en la renta. "Ambos provienen de dos de las provincias menos productivas del país, por lo que entienden muy poco de modelos productivos", disparó.

Entre risas, dijo que el Gobierno prefiere que no se note su influencia en la recuperación del país. "Pareciera que a Kirchner lo hubiera traído el Chapulín Colorado", ironizó. "El riesgo -opinó luego- es que se termine creyendo que éste es un modelo productivo."

Comentá la nota