Directo y con los vecinos es otra cosa

Por: Gerardo Gómez Muñoz.

A Gustavo Pulti tantos años de política y de concejal le agudizaron el olfato y le agilizaron la cintura lo suficiente como para advertir cuando se vienen las jugadas preparadas.

No podía ser casualidad que, justo, las dos columnas de su gestión: las obras en los barrios y la salud de los pobres comenzaran a ser bombardeadas o directamente ninguneadas. Para que no quedaran dudas todos los ataques venían armados desde el "panradicalismo combativo": Leticia González, Eduardo Abud, Guillermo Schutrump, Cristina Coria y el jefe virtual del bloque, Carlos Katz. Este hasta dejó dudas sobre el accionar del funcionario y sin hesitar llegó a descalificar a uno de los hombres más efectivos del gobierno, José María Conte, porque "tiene la lengua más grande que las orejas", aunque algún chusco podría responderle que "por el lado Katz habría gente con manos más largas que la lengua". El responsable de la otra área mencionada, Alejandro Ferro, también recibía los embates combinados de vecinalistas y algún concejal.

La democracia directa

El jefe comunal entendió llegada la hora de salir al ruedo con su gente. Conte y el concejal Santiago Bonifatti pusieron la cara ante enojados vecinalistas del amplísimo sector sur de la ciudad. Allí en debate por momentos áspero pusieron en claro lo vinculado con el costo de la instalación de las luminarias que por mal explicado y peor informado se había constituido en la piedra del escándalo y el hueco por el que algunos malintencionados desbordaban versiones descalificantes sobre presuntos negociados. Todo se aclaró, se habló otras posibles obras y se comprometieron nuevas reuniones. En un marco que a LA CAPITAL le permitió titular el sábado "un paso hacia el diálogo franco con el vecinalismo".

Entretanto Pulti se reunía con directivos de López de Gomara, La Florida, Malvinas Argentinas y Virgen de Luján, todo el noreste. Fue en el mismo despacho municipal donde un vecinalista expresó a la prensa la satisfacción de los presentes por el encuentro positivo. El veterano dirigente Juan Junacovic, de López de Gomara hablaba entusiasmado de la iluminación en su barrio: "antes, de noche no se veía ni a media cuadra, ahora con las nuevas luminarias se puede observar quién viene caminando a cinco cuadras". Destacó cómo eso ha mejorado la calidad de vida en la zona "lo que ha movilizado a los barrios aledaños a solicitar este mismo tipo de obras".

Hay gente que aplaude

A su vez el titular de la comuna comprobó qué distintas son las voces de la gente común de las de los politiqueros de ocasión. Sucedió en el barrio Las Dalias, lo recibieron con espontánea ovación, afectuosos abrazos y hasta con "olé, olé, olé, Pulti, Pulti", halago que en el "panradicalismo" sólo Vilma suele merecer. Aprovechó para ufanarse de haber puesto "la salud pública en la agenda política" y "no hace dos años que estamos en el gobierno y se están poniendo en marcha obras paso a paso". Aseguró que se rendirán cuenta puntillosamente de todos las gastos de los fondos de la contribución para la salud. Se está desarrollando un programa de trabajo que apunta a dotar de equipamiento y garantizar los insumos en todas las unidades sanitarias". Subrayó que cualquiera puede verificar las licitaciones que se están realizando, "la compra de sillones odontológicos, las 30 computadoras. Se están terminando los pliegos licitatarios de las unidades sanitarias de 24 horas".

Se tomó tiempo para aclarar que no es cierto que no haya agua en la sala de Parque Independencia "hay agua si bien no hay cloacas, pero sí hay un tratamiento igual al que tienen la escuela y el jardín". Concedió que pudo ser "un error involuntario de quienes hicieron el reclamo". Admitió que "falta mucho por hacer -en el tema de la salud-, pero lo estamos haciendo". Por la acogida de la gente a sus palabras, mal que les pese a los "Katz boys" del Concejo, todavía es más creíble su empeño de mejorar las cosas que dejó "el otro".

Declaración de Mar del Plata

Tal el título del documento de lanzamiento de la Corriente Nacional del Sindicalismo Peronista, evidentemente creada para superar a las exangües 62 Organizaciones, llevado a cabo en nuestra ciudad el viernes y convocado por Hugo Moyano. Se dijo hasta el hartazgo que se trataría de lanzar la candidatura a gobernador de éste. Pero nada de eso sucedió y tal como desde esta columna se reiteró varias veces se estaba tras la concreción de una formación político sindical como reaseguro del peronismo como creación de indudable cuño social. No en balde se descalificó sin nombrarlos a figuras como De Narváez, Macri, también quizás Solá, Reutemann y paralelamente se reivindicaba a las conquistas del proceso iniciado por Kirchner. Pero lo sustancial tras el reclamo de protagonismo para el movimiento obrero fueron enunciaciones programática como "ayer era el IAPI y la nacionalización del comercio exterior, hoy son los derechos de exportación y las retenciones móviles. Ayer era prohibir la importación competitiva con la producción nacional, hoy, es redefinir la unión aduanera en Unasur y sellar una alianza regional para posicionarnos en la OMC. Ayer era prohibir las exportación directa e indirecta de capitales, hoy es atacar la fuga de divisas y repatriar el PBI paralelo de capitales argentinos en el exterior. Ayer y hoy ser peronista es defender la justicia social, la soberanía política, la independencia económica y la Unión Latinoamericana". Luego de afirmar que "sobre la unidad de los trabajadores vamos a sentar los cimientos de la Nación", subraya "para finalizar, hoy como ayer estamos dispuestos a defender el mandato popular, las instituciones y la democracia".

Un dato anexo, ese mismo día Daniel Scioli afirmaba que en el 2011 irá por la reelección y su jefe de gabinete destacó que lo dijo en acuerdo con Kirchner... ¿Cuál será el destino de Moyano?

Final, final

¿Qué hicieron los diputados marplatenses con la Ley de Medios Audiovisuales? Daniel Katz es de Cobos y de la UCR, estaba cantado. Vilma Baragiola de la UCR quería votar a favor con rechazo a dos o tres artículos, pero Coti y el Marciano no dejaron a nadie del palo en el recinto. Adela Segarra, obviamente y sin la menor duda y calladamente aprobó. Tato Serebrinsky fiel a su estilo aprobó con encendido y aplaudido discurso donde reivindicó su casta radical y desde hace años de la Concertación "K".

Por otro lado, ¿qué harán los muchos residentes uruguayos de nuestra ciudad, no nos darán la satisfacción de una declaración de rechazo a las miserables ingratitudes -teniendo en cuenta nuestro cariño y acogimiento a tantos hermanos orientales-, del viejo Mujica y del engominado Lacalle?

Comentá la nota