El dique Punta Negra saldrá menos de 350 millones de dólares llave en mano:

Las negociaciones con la UTE ya están cerradas pero desde gobierno dicen que tienen que esperar a que Gioja vuelva de vacaciones para dar el visto bueno final y hacer el anuncio respectivo. El financiamiento también sería un problema solucionado.
Así lo aseguró una alta fuente que participa de las negociaciones con la UTE que construirá la obra. La cifra exacta será cerrada dentro de 10 días, cuando el gobernador José Luis Gioja vuelva de sus vacaciones.

Dos fuentes consultadas, una del EPSE y otra del Mi­nisterio de Infraestruc­tura, confirmaron que las negociaciones ya están prácticamente terminadas.

“Llave en mano, es decir, el dique terminado y en manos de la provincia, no saldrá más de 350 millones de dó­lares”, aseguró otro de los funcionarios consultados. Pero pidió reservas y dijo que la cifra final sería anunciada por el primer mandatario.

La misma fuente explicó que ese precio incluye la obra civil, que hará la UTE Techint-Panedile, y la obra electromecánica. Para este último ítem, que incluye las turbinas y los generadores, se realizará una licitación pública internacional. En Ca­racoles, por ejemplo, la ingeniería electromecánica fue hecha por la empresa rusa Energomachtexport.

El problema del financiamiento también estaría cer­ca de solucionarse. Está de­scartado que Punta Negra se financiará con los recursos que genere la venta de la energía producida en Cara­coles. Pero para hacer Punta Negra es necesario que al­gún organismo o go­bierno aporte los fondos, todo junto o conforme el avance de obra, y esté dispuesto a cobrarse a lo largo del tiempo.

Si bien no se ha confirmado, se estima que la plata podría ser aportada por la Nación y por un crédito del Banco Interamericano de Desa­rro­llo.

Los primeros cálculos indicaban que sería necesario comprometer los primeros 20 años de la energía de Caracoles, y posiblemente también la que vaya a producir Punta Negra, para de­volver la totalidad de los recursos.

Punta Negra será construido, también, por la UTE Techint-Panedile. Esas em­presas se reservaron ese privilegio cuando accedieron a un arreglo amistoso con el gobierno provincial por el conflicto que se generó durante el gobierno avelinista y que paralizó la construcción de, en su momento, los dos diques. Si no se acordaba con ellos el precio, el gobierno debería llamar a licitación.

Comentá la nota