Diputados usan a Grasselli para marcarle territorio a Beder

Los legisladores oficialistas no quieren perder terreno ante el Gobernador. Creen que la liga de Intendentes tiene apoyo de la Casa de las Tejas para regular el poder y no lo admiten. Por eso, empezaron a cuestionar a funcionarios del gobierno: el primero, el ministro de Salud. El director del hospital ‘Vera Barros’ pidió ‘no buscar protagonismo’ con la salud. Y Grasselli se mostró sorprendido por el trascendido que libraron los diputados.
El ‘todopoderoso’ bloque de diputados del oficialismo que comanda el chepeño Mario Guzmán Soria, ha escrito otro capítulo en su permanente lucha por el control del poder político apenas por debajo del gobernador Luis Beder Herrera. Convencidos que la liga de intendentes fue armada a instancias del jefe de Estado para quitarles poder e influencias, decidieron avanzar de la única forma que saben: operando políticamente, presionando sobre funcionarios y dejando trascendidos en los medios.

Durante las semanas pasadas, le apuntó al área de la ‘caja’ del primer mandatario al cuestionar la difusión de información periodística sobre el pago de subsidios a varios legisladores durante la campaña electoral. La detonante fue la entrega de varias partidas a favor del ex diputado Jorge Menem, ahora miembro del Tribunal de Cuentas. Por eso, hicieron comparecer al recinto legislativo al secretario General de la Gobernación, Luis Brizuela.

Ahora, el avance apuntó hacia un ministro. Es el caso del titular de la cartera sanitaria, Gustavo Grasselli. Tras recibirlo en el bloque, los diputados dejaron trascender a algún sector de la prensa que consideran influyente, cierto malestar y presuntas irregularidades de las que responsabilizan al médico y ministro.

Dicen por ejemplo que el Ministerio de Salud tiene asignados 150 millones de pesos para gastos de funcionamiento anual. A la fecha, quedando tres meses para concluir el año, la cartera lleva gastado y acreditado solamente 80 millones. Según los diputados, "ni el propio funcionario pudo explicar por qué no se gestionó el resto de los fondos o porqué no se aplica el Presupuesto como corresponde".

Los diputados indagaron por la falta de insumos y medicamentos, a lo que las autoridades sanitarias provinciales revelaron que las gestiones y trámites en el ministerio "son burocráticos y tardan más tiempo" hasta llegar al punto de reconocer que "son adquiridos cuando las enfermedades ya están controladas".

Sumado a eso, develaron y expusieron que el titular de la Unidad de Control Interno (UCI), el contador Jorge Núñez es quien realiza las compras de medicamentos los cuales "en muchos de los casos no se sabe de dónde y a qué laboratorio son adquiridos".

Dice por ejemplo el diario local El Independiente que, en la reunión se abordó el tema de la falta de profesionales anestesistas, entre otras anomalías del área.

’No buscar protagonismo’ usando la salud

El director del hospital Vera Barros, el médico Luis García, reclamó indirectamente sin nombrar a los diputados ‘no buscar protagonismo’ a través de la salud pública y advirtió que la situación de la falta de anestesistas en los hospitales departamentales no es una novedad y "se debe a que los profesionales ganan poco y eligen irse a trabajar a otras provincias donde el salario es mejor. No vamos a tener a que haya una contención económica adecuada y lo mismo pasa con los terapistas y neonatólogos’, reclamó García.

‘Lo mismo pasa con las enfermeras que se preparan aquí y luego se van porque hay demanda de 40 mil enfermeras en el país", sostuvo García, quien dijo en declaraciones a Radio Independiente que cuando se reunieron con los diputados les pidió ‘una ley por especialidades críticas con una escala salarial distinta y favorable para contener a los profesionales en el interior, porque el Estado gasta mas dinero derivando pacientes hacia la Capital’.

Es un problema que no puede resolver ni el ministro Grasselli ni el director García, sino la Legislatura que, recién ahora, cuando afronta cortocircuitos políticos con el Gobernador, se pone a revisar la situación en el sector de la salud pública, donde los problemas están y vienen siendo expuestos por los médicos desde hace rato. ‘Es la segunda reunión que tuvimos con los diputados, el año pasado nos reunimos también’, dijo García, advirtiendo que los legisladores ya sabían lo que pasa.

A Grasselli, en la cara, los diputados no le dijeron nada

A pesar de haber hecho trascender a la prensa un diagnóstico nefasto sobre el sistema de salud, los diputados bederistas no se lo dijeron al ministro durante la reunión que mantuvieron la semana pasada. ‘El título (del artículo del diario) dice mas de lo que quisiera decir, porque yo entendí que no hay diferencias y estamos reuniéndonos para mejorar los problemas. Fue una reunión amena y no me dijeron para nada que no estaban conformes, por eso esta nota (periodística) nos deja un poco….", dijo el ministro a Radio Independiente.

En todo momento el jefe de la cartera sanitaria advirtió que si no ha ejecutado un presupuesto mayor al previsto por la Legislatura el año pasado, es porque los recursos no están y deben ser procurados, mas allá de la facilidad con la que los diputados los introducen en los cálculos previos.

En ese sentido, Grasselli remarcó que, por ejemplo, desde su gestión el hospital Vera Barros tiene equipo de hemodinamia, de rayos, de diálisis, sin tomógrafo ni laboratorio de análisis de sangre, con pocos respiradores para la terapia intensiva y otros. Y destacó los resultados alcanzados durante las campañas de dengue y gripe porcina, sin víctimas fatales.

Comentá la nota