Diputados trataría hoy la concesión de los peajes en las rutas a la costa

De aprobarse el proyecto, el Gobierno bonaerense estaría autorizado a rescindir los contratos de las empresas Covisur y Caminos del Atlántico -concesionarios de las rutas 2 y 11 respectivamente- y reunir en una única concesión la explotación de estas rutas junto con las 63, 56 y 74.
La Cámara de Diputados bonaerense trataría hoy el proyecto que autoriza al Ejecutivo provincial a llamar a licitación pública para concesionar la Red Vial del Atlántico, el corredor turístico que comprende las rutas que van hacia la costa bonaerense.

Si bien ésta es la tercera vez que prospera la idea de que se dará tratamiento a la iniciativa, la diputada oficialista y vicepresidenta del bloque del FpV/PJ, Alicia Tabarés, sostuvo que el proyecto se abordará ?casi con seguridad? durante la sesión legislativa de hoy.

Cabe recordar que, de aprobarse, la propuesta otorgará al gobierno bonaerense la posibilidad de rescindir los contratos de las empresas Covisur y Caminos del Atlántico -concesionarios de las rutas 2 y 11 respectivamente- y reunir en una única concesión la explotación de estas rutas junto con las 63, 56 y 74.

El proyecto del oficialismo obtuvo el visto bueno de las comisiones por las que pasó pero aún es incierta su aprobación, debido a que diputados de la oposición presentaron una serie de objeciones. Por ejemplo, desde el radicalismo cuestionaron que el Ejecutivo no incluyera en la futura red bonaerense a la ruta 88, que presenta un severo deterioro a lo largo de su trayecto entre Mar del Plata y Necochea. ?Tal como está (el proyecto), Necochea queda fuera de la red vial, por lo cual no la vamos a votar?, aseguraron desde la UCR.

A esto, voceros del oficialismo legislativo respondieron que la norma considera la posibilidad de que en el llamado a licitación se incluyan otras rutas ?vinculadas físicamente en forma directa o indirecta?. Esta opción permitiría incluir en la concesión a las rutas 36 y 88, entre otras.

Peajes más caros

El proyecto del Ejecutivo contempla el ensanchamiento de la autovía 2, que pasaría a tener tres carriles. Si bien no se llevaría a cabo durante la primera de las tres etapas de los trabajos, la ampliación de este corredor -que incluiría colectora e iluminación- es uno de los puntos fuertes del proyecto.

En la iniciativa se prevé además la construcción, en Mar del Plata, de una avenida circunvalación que evite que quienes se dirijan a Miramar tengan que cruzar esa ciudad y que la ruta 11 tenga dos carriles por mano hasta Mar del Plata.

Otro de los puntos salientes del proyecto es la explotación de los cuatro peajes ya instalados, que pasarán a estar en manos de la empresa contratista. Según se supo, la firma ganadora deberá realizar una inversión de alrededor de 300 millones de pesos por año.

Con respecto al valor de los peajes, el gobierno bonaerense contempla que se produzca un aumento en el precio, pero puso un tope de 50 pesos por cada viaje a la costa atlántica. En la licitación se tendrá en cuenta el costo que oferten las empresas para obtener la adjudicación, por lo que se presume que los valores serán más altos que los actuales pero menores que el techo propuesto por el Ejecutivo.

Recaudación

En lo referente a la recaudación, en el proyecto se estableció que la rentabilidad de la empresa adjudicataria deberá oscilar entre el 8 y el 12% y que los municipios por donde pasan las rutas se quedarán con el 4% de lo recaudado en los peajes, monto que recibirán en forma bimestral.

Asimismo, a la empresa que gane la licitación se le permitirá abonar el Impuesto de Sellos en diez cuotas semestrales durante los primeros cinco años de concesión. Estos fondos se integrarán a una subcuenta del Fondo Fiduciario para el Desarrollo del Plan de Infraestructura Provincial (Profide) y serán destinados a la realización de obras para este corredor o en rutas complementarias vinculadas a la red.

Cabe recordar que Caminos del Atlántico tiene la concesión de la ruta 11 hasta 2011 y Covisur la de la ruta 2 hasta julio de 2012, por lo que la nueva empresa adjudicataria tendrá que articular con ellas para resolver cómo se va cumpliendo con lo pautado para la primera etapa de los trabajos.

Si el chofer bebió, el motor

no se pone en marcha

LA PLATA (Corresponsalía) - Una nueva medida para promover la seguridad vial en las rutas bonaerenses podría tomarse si avanza en las cámaras el proyecto presentado por el senador Javier Mor Roig, e impulsado por la Asociación Platense de Tránsito.

La iniciativa alentaría la incorporación de alcoholímetros a los vehículos de transporte de pasajeros y cargas, que medirían los niveles de alcohol en sangre de sus conductores, e impedirían que estos los puedan poner en marcha en caso de que la medición arrojara niveles por sobre lo que marca la ley.

El edil argumentó que ?estamos muy cerca del verano y consideramos que se debe actuar en todos los campos para prevenir tanto los accidentes de tránsito como el delito. Este proyecto podría salvar muchas vidas".

Según marca el articulado del proyecto de ley, "los vehículos habilitados para el servicio de autotransporte de pasajeros urbanos, interurbanos y especializados de excursión, contratados y de turismo temporada y de carga, que circulen por el territorio de la provincia de Buenos Aires deberán estar provistos de un dispositivo que permita controlar la presencia de alcohol en sangre del conductor". Este dispositivo haría que "se bloquee el sistema de arranque" cuando el conductor supere los límites permitidos por la ley.

El dispositivo ya fue implementado exitosamente en los camiones Volvo desde su ensamblaje; es el primer bloqueo de ignición de este tipo, y los países precursores en la materia son Suecia, Dinamarca, Noruega y Finlandia.

Una de las grandes contras que encontraría la implementación de la ley (si es que obtiene la aprobación de ambas cámaras) es el elevado valor que tiene este sistema, cuyo costo aproximado es de $6.500.

Respecto a este punto, Roberto Larregina, impulsor del proyecto y presidente de la Asociación Platense de Tránsito, explicó que "creemos que no estaría de más que las empresas transportistas inviertan en seguridad vial. La realidad hoy exige que no vuelva a suceder un accidente por negligencia, como el de la tragedia del colegio Ecos de Santa Fe (el chofer fallecido se encontraba en estado de ebriedad)".

Además, sostuvo que "esperamos que esta iniciativa sirva como puntapié para que se pueda implementar en todo el país", y agregó por último que "con este dispositivo seguramente bajaremos los índices de accidentes este verano y podemos hacer sentir más seguros a los automovilistas".

Comentá la nota