En Diputados también apuestan a forzar una sesión con consenso

Carrió advirtió que buscará que se cumplan "todos los requisitos reglamentarios" para la sesión. Ante la controversia por la autoconvocatoria, UCR y PRO adhirieron
Tenían intenciones de reunir a todos los presidentes de los bloques opositores en una nueva demostración de fuerzas, pero las vacaciones de varios legisladores, sumadas a la estrategia independiente que decidió seguir Elisa Carrió atentaron contra el encuentro. Ante ese escenario, radicales, macristas y peronistas disidentes de la Cámara de Diputados apenas mantuvieron reuniones aisladas y contactos telefónicos durante la tarde para terminar decidiendo una maniobra similar a la de sus pares del Senado. Aunque sin comunicado oficial, varios participantes de esos diálogos confirmaron ante una consulta de El Cronista que esperarán a que se realice el viernes la reunión con el presidente del cuerpo, Eduardo Fellner, para ver luego cómo avanzar, aplazando por el momento la amenaza de una autoconvocatoria inminente.

Bajo la conducción de Carrió, el bloque Coalición Cívica-ARI se reunió durante unas cuatro horas en el anexo de la Cámara y resolvió pedir al Congreso "que se pronuncie sobre la constitucionalidad del DNU que crea el Fondo del Bicentenario cumpliendo paso a paso todos los requisitos constitucionales y reglamentarios con el objetivo de evitar un conflicto de poderes generalizado".

Al respecto, el diputado Adrián Pérez explicó "la autoconvocatoria (de la oposición) es una estrategia que debe respetar los pasos institucionales". "Nuestra postura no niega la posibilidad de una autoconvocatoria, pero creemos que antes el presidente de la Cámara debe llamar a una reunión de labor parlamentaria", definió. ¿Y en caso de que Fellner no los convoque? "Habrá que ver", indicó el diputado.

Más tarde, en el despacho del radical Oscar Aguad, se reunieron Patricia Bullrich, Federico Pinedo y Alfredo Atanasof, entre otros, para analizar el escenario judicial y la posibilidad de autoconvocarse. Resolvieron en ese encuentro hablar con Fellner "cuanto antes", para dilucidar si el presidente de la Cámara baja tiene intenciones de convocar a la sesión y, si no lo hace, decidir los pasos a seguir. "Sucede que hay una controversia con la autoconvocatoria, por lo que debemos estar muy atentos a los pasos jurídicos", admitieron en el PRO al respecto, y destacaron que la última resolución de la jueza María José Sarmiento les permitió "ganar tiempo".

El mismo tiempo que buscó más temprano el grupo de diputados del peronismo disidente que presentó una acción de amparo ante Sarmiento para frenar los DNU "hasta tanto el Congreso se pueda reunir". "La idea es sostener la acción judicial hasta tanto el Congreso se pueda reunir. Estimamos que la presentación que debíamos hacer es una cautelar autónoma, lo que significa que se resuelve por sí misma y no se discuten los efectos", explicó Graciela Camaño al respecto.

Comentá la nota