En Diputados habrá una sesión especial

La firme postura asumida por un sector del Superior Tribunal que apunta a bloquear la realización de las pericias médicas al juez Juan Carlos Codello determinaría que la Cámara baja deje pasar la sesión ordinaria del miércoles venidero.
La actividad legislativa se cubriría con una sesión especial. La decisión del oficialismo apunta a no ceder un tranco de pollo en la necesidad de poner en blanco sobre negro la situación del juez sobre el que ya se acumulan para su tratamiento otros 13 pedidos de enjuiciamiento.

Aquellos que apuntaban a que finalmente el Frente de Todos transigiría en el caso Codello, en función al aparente costo político que podría suponer la no realización de la sesión de tablas de los miércoles, posiblemente se terminen equivocando.

Para el común de la gente el funcionamiento de la Cámara no entra en sus prioridades, ni en su atención más centrada en los temas policiales y la preocupante situación de los mercados que concita la atención de la gente que vuelve a poner la mira en el riesgo país, y en el valor del dólar como en otras épocas que se creían superadas. El oficialismo es consciente de esta circunstancia. Sabe que un segmento muy limitado de la sociedad sigue el tema, quizás en términos porcentuales insignificante, aunque se trata de un sector que forma opinión, que sigue las alternativas tribunalicias y judiciales, a los cuales precisamente el mensaje que se quiere dar es justamente ese. El oficialismo no está dispuesto a dar el brazo a torcer hasta que se ponga en blanco sobre negro una situación que apunta a mejorar la calidad institucional de los correntinos.

No pareciera un hecho menor, en este punto, el privilegio inaceptable que supone nada menos que un juez pueda sortear la realización de pericias médicas como cualquier hijo de vecino, tomando significación por estas horas la decisión judicial por la que se ordenó el examen médico de un ex Presidente, el actual senador Carlos Menem, revisado por peritos de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, o en otro orden la decisión de examinar al enjuiciado Padre Grassi como parte del plexo probatorio pedido por la acusación. En este marco es que no pareció lógico el accionar de la Comisión de Juicio Político y de la propia Cámara de Diputados, que obvió tomar medidas ciertas conducentes a que se despeje toda duda respecto del estado real de salud de quien, por su rol y su función, tiene una importancia sustantiva al ser parte de la cabeza del Poder Judicial correntino como miembro de un Tribunal cuyas decisiones se conforman en un colegio que supone la participación activa de todos quienes lo integran.

Comentá la nota