Diputados evalúa poner límites al superblanqueo de Cristina

La última gran batalla legislativa del año promete suspenso. El ambicioso paquete de medidas fiscales de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner será analizado desde mañana en la Cámara de Diputados, donde bloques aliados al oficialismo preparan listas con los cambios que pedirán para acompañar la controvertida iniciativa. La bancada que conduce el santafesino Agustín Rossi no descarta algunas modificaciones, atenta a la necesidad de aprobar el texto el miércoles 10 y girarlo inmediatamente al Senado, que a su vez deberá tratarlo antes de que termine el año. Los tiempos apremian y podrían hacer despertar el espíritu negociador del kirchnerismo.
El escenario comenzará a despejarse desde mañana, cuando en el plenario de las comisiones de Legislación del Trabajo y de Presupuesto se presenten el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, y el titular de la AFIP, Claudio Moroni, para defender la iniciativa. Tomada pasó varias veces en las últimas semanas por el Congreso para explicar alternadamente las leyes de movilidad jubilatoria y estatización del sistema previsional; dos iniciativas que encontraron más apoyos que resistencias entre los legisladores. Un contexto muy distinto al que generaron los anuncios de blanqueo de capitales y moratoria impositiva.

La Casa Rosada no envió aún ninguna indicación a sus diputados sobre qué cambios podría conceder, si es que permitirá cambios. Esperará para ello a recibir el reporte de la primera línea del bloque sobre la situación en la Cámara. Voceros de la bancada aseguraron ayer a El Cronista que “los votos están”, aunque no descartaron “algunos retoques, aunque sea estéticos”. En la misma línea se expresó un ministro del gabinete nacional consultado por este diario. “Necesitamos tratamiento rápido antes de fin de año”, explicaron.

Atentos a las circunstancias, bloques cercanos al oficialismo se preparan para pedir modificaciones. Es el caso de Encuentro Popular y Social, de Ariel Basteiro, quien terminará de cerrar hoy con su bancada los cambios que reclamará. “El proyecto puede ser oportuno pero no correcto. No es conveniente. Deberían quedar afuera del perdón fiscal grandes bancos y financieras”, explicó el diputado. En tanto, Claudio Lozano del monobloque Proyecto Sur advirtió que la iniciativa, tal como está, plantea “un premio a la fuga”, por lo que pidió discutir “modificaciones en las regulaciones financieras y bancarias que limiten la salida de capitales en magnitud”.

Por su parte, los flamantes aliados UCR, Coalición Cívica y Partido Socialista analizarán el tema en conjunto desde hoy, cuando los técnicos económicos de cada bloque se junten para hacer una síntesis y plantear sus conclusiones. “Esto no quiere decir que después terminemos votando igual”, aclararon voceros del bloque socialista. La titular de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, se erigió en los últimos días en la portavoz de las críticas al proyecto, mientras que el gobernador de Santa Fe, el socialista Hermes Binner, lo consideró “atinado”. Los radicales adelantaron que no acompañarán la iniciativa y, preparando el terreno para el debate, su jefe del bloque en Diputados, Oscar Aguad, advirtió que los propios legisladores kirchneristas “no están convencidos” de aprobar el blanqueo de capitales.

Ante el duro debate que se prevé, las espadas mediáticas kirchneristas salieron a defender con énfasis la iniciativa durante el fin de semana. Moroni; Rossi y su par del Senado, Miguel Pichetto; el vicepresidente primero del bloque de Diputados, José María Díaz Bancalari; el titular de la Oncca, Ricardo Etchegaray; y el jefe de la CGT, Hugo Moyano, anticiparon la estrategia que seguirá el oficialismo en los próximos días.

Comentá la nota