Diputados: estrategia opositora para reinstalar la agenda rural

Quieren modificar el Código Aduanero para bajar retenciones desde el Congreso.
"No les vamos a dar ni un minuto de respiro", sintetizó anoche un diputado de Unión-PRO luego de una extensa serie de reuniones entre los bloques opositores en Diputados. Se refería al Gobierno y a la decisión del amplio arco antikirchnerista de impulsar una sesión especial en la Cámara baja para el próximo miércoles, con el objetivo de impulsar una serie de temas tabú para el Ejecutivo, con la baja de las retenciones al agro como bandera. El punto uno de la convocatoria sería la derogación de los artículos del Código Aduanero que delegaron en el Ejecutivo la fijación de los derechos a la exportación, para que la atribución vuelva al Congreso y el legislativo pueda definir una baja en las retenciones.

El listado de temas que intentarán debatir los legisladores será pulido hoy, en nuevas reuniones entre los jefes de bloque. Pero lo cierto es que ayer quedó instalada la vocación opositora de reanudar cuanto antes la actividad en Diputados -prácticamente nula desde semanas antes de las elecciones- y a la vez poner a prueba la mayoría que hasta el 10 de diciembre, cuando ingresen los legisladores electos, ostenta el kirchnerismo, que prefiere alargar el receso.

La estrategia opositora, según algunas fuentes, habría sido avalada por el vicepresidente Julio Cobos y por quien derrotó a Néstor Kirchner en territorio bonaerense, el diputado Franciso De Narváez, con quien algunos colegas intercambiaron ayer llamados telefónicos.

La ofensiva opositora en Diputados cobró fuerza a partir de que representantes de diferentes bloques (Unión PRO, la UCR, la Coalición Cívica y el peronismo disidente, entre otros) se volvieron a ver las caras tras la frustrada convocatoria de la Comisión de Agricultura. Esa reunión fue suspendida por el presidente del cuerpo, el kirchnerista Alberto Cantero, con la excusa de la gripe A. En cambio, sesionó la Mesa de Consenso Rural, con 22 diputados opositores, bajo la batuta del vicepresidente de la Comisión, el macrista Cristian Gribaudo, quien dijo que el oficialismo convirtió el Congreso en "un spa".

Maduró allí la idea de una nueva sesión especial, semejante a la que se realizó meses atrás para debatir una rebaja de las retenciones, y que reunió a 108 diputados. A diferencia de aquella vez, hay legisladores que creen que ahora podrán conseguir el quórum de 129 bancas por la rebeldía de varios diputados oficialistas. Otros referentes opositores en la Cámara baja, en cambio, dudaban.

Los jefes de la UCR, Oscar Aguad, y de la Coalición Cívica, Adrián Pérez, condicionan la adhesión de sus bloques a la sesión especial a que se inluya en la agenda temas tales como el ingreso ciudadano a la niñez y la emergencia sanitaria por la gripe A.

Para tentar una fuga de kirchneristas y lograr la adhesión de otros bloques (como el SI de Eduardo Macaluse), el temario que hoy terminarían de definir los jefes opositores sería aún más amplio y generoso.

Comentá la nota