Diputados decide si aprueba la ley de ADN

El oficialismo necesita que la oposición facilite los dos tercios para tratar una norma sobre el Banco Genético de Datos, pero un sector de ésta la rechaza. Los proyectos sobre extracción de material genético y querellas están en condiciones de debatirse.
El oficialismo intentará hoy debatir en la Cámara de Diputados un paquete de leyes que busca acelerar la recuperación de la identidad de los hijos de desaparecidos. En medio de las críticas de un sector de la oposición, que analiza no facilitar los dos tercios necesarios para tratar sobre tablas una de las iniciativas, el bloque del Frente para la Victoria deberá decidir si lleva al recinto los otros dos proyectos o si espera una semana más para tratarlos todos juntos.

El proyecto que frenaría el tratamiento del paquete de medidas impulsadas por el Gobierno es el que lleva el Banco de Datos Genéticos a la órbita del Ministerio de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos de la Nación, ya que obtuvo dictamen ayer en la Comisión de Presupuesto y no cuenta con los siete días reglamentarios de plazo para ser debatido en la sesión.

"Es un derecho de las abuelas, de los nietos y de la sociedad en su conjunto". Así resumió la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, la importancia de los proyectos de ley que, si bien fueron presentados por el Ejecutivo nacional, llevan el sello del organismo que desde hace años reclama un mayor acompañamiento legal en la búsqueda de los hijos de desaparecidos apropiados durante la última dictadura militar.

Dos de las iniciativas intentan regular aspectos vinculados con los delitos de lesa humanidad que escapan del actual Código Procesal Penal: la obtención de muestras de ADN para identificar a imputados y víctimas y la posibilidad de que los organismos de derechos humanos sean aceptados como querellantes en estas causas. El tercer proyecto, que genera mayor discusión entre los legisladores, hace alusión al ámbito de funcionamiento del Banco de Datos Genéticos.

Las iniciativas fueron presentadas por el Gobierno después de una audiencia de mediación entre las Abuelas y el Ejecutivo nacional ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos realizada en septiembre pasado. En esa instancia de "solución amistosa", el Estado prometió impulsar distintas herramientas en pos de garantizar el derecho de las abuelas y de los nietos a conocer la verdad. En ese marco, retomó algunas propuestas elaboradas en 2008 por el organismo.

El proyecto de ADN tomó trascendencia pública con las polémicas declaraciones de la jefa de la Coalición Cívica-ARI, Elisa Carrió, que vinculaban la iniciativa con la pelea entre el Gobierno y el Grupo Clarín. Frente a las cámaras, la diputada electa consideró al proyecto como "fascismo puro, una ley de persecución que viola los derechos humanos para una venganza personal" y que "tiene nombre y apellido, los hijos de la señora Herrera de Noble".

Sin embargo, la iniciativa no tendría ninguna incidencia en la causa que investiga el origen de los hijos adoptados, en 1976 y de manera irregular, por la dueña del multimedio Clarín. La herramienta del allanamiento, de la que habla el proyecto de ley, ya fue avalada en este expediente por la Cámara de San Martín. En un fallo de septiembre pasado, ese tribunal hizo alusión a la resolución de la Corte Suprema de Justicia que, en el expediente "Prieto", habilitó los métodos alternativos al de la extracción de sangre.

A raíz del fallo del máximo tribunal, que estuvo en espera durante casi tres años, las Abuelas definieron presentar el proyecto que regula la obtención de ADN. De hecho, la resolución de la Corte está firmada el 11 de agosto y el texto del Ejecutivo entró a la Cámara de Diputados exactamente un mes después.

"Desde hace tiempo aguardábamos la resolución de la Corte que si bien sienta precedente, sólo define un caso en particular. Por eso la importancia de regular a nivel general", explicó Alan Iud, abogado del organismo. Carlotto también destacó la importancia de que la iniciativa sea aprobada: "Desde hace tiempo necesitamos implementar metodologías rápidas y eficientes porque nuestros tiempos se acortan".

A lo largo del país son más de cien las causas penales que investigan el verdadero origen de quienes fueron arrancados de los brazos de sus madres, secuestradas y luego desaparecidas. Las decisiones de los jueces en cuanto a la extracción de sangre para develar la identidad de los jóvenes son disímiles y sólo en algunos casos se ordenan allanamientos para buscar las muestras genéticas en objetos personales.

Carlotto y Fernández Meijide: encuentro después de la polémica

La presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, y la ex funcionaria de la Alianza, Graciela Fernández Meijide, se volvieron a ver las caras ayer después del cruce de declaraciones en torno al número de desaparecidos. El encuentro ocurrió en la Legislatura porteña donde ambas mujeres formaron parte de la presentación del libro Marshall Meyer. El hombre. Un rabino, de Mariela Volcovich. Meses atrás, en el marco del lanzamiento de su libro sobre la historia de los derechos humanos en la Argentina, Fernández Meijide sostuvo que las víctimas del terrorismo de Estado fueron 7.954 y no 30 mil como aseguran todos los organismos. En esa oportunidad, Carlotto le respondió a la ex ministra de Desarrollo Social de Fernando de la Rúa: "Decir que la cifra de 30 mil es exagerada es prácticamente tratarnos de mentirosos. Lo que dice Meijide es realmente alarmante".

Comentá la nota