Diputados comprará un edificio para ahorrar en alquileres

Es un problema de vieja data, pero recién ahora tomaron la decisión. La Cámara de Diputados adquirirá un edificio para evitar la dispersión de oficinas en inmuebles alquilados y, sobretodo, el gasto de alquiler que ello le implica a la Provincia.
El desembolso ya está incluido en una partida presupuestaria de este año y la resolución está a punto de aprobarse en la Cámara. Sólo falta que el Tribunal de Cuentas emita el dictamen correspondiente.

De este modo, los diputados lograrían solucionar los inconvenientes de trabajar en sitios separados con las consiguientes falencias, demoras y aumento de costos -por ejemplo de comunicación- para funcionar concentrados en un mismo sitio.

El hecho de dejar de pagar $800.000 por año en alquiler y expensas en las oficinas dispersas en los alrededores de la Peatonal es lo que más entusiasma a los legisladores. La idea es que el Ejecutivo aporte la totalidad del dinero -se maneja una cifra millonaria- que será devuelto por la Cámara en dos cuotas. La primera antes de que finalice este semestre y la segunda a lo largo de lo que resta del año.

"La Cámara es rehén de esta situación ya que todos los períodos debe invertir fortunas para pagar los alquileres que son caros, no sólo por la ubicación sino porque sus propietarios saben que no tenemos más alternativas ya que los diputados deben tener un lugar para trabajar", apuntó Jorge Tanús, presidente de la Cámara e impulsor de la iniciativa.

Aunque no quieren brindar detalles por ahora acerca de los inmuebles en las cercanías de la Legislatura que ya están en la mira para la compra y por los que incluso se han iniciado negociaciones, el legislador peronista se entusiasma con el objetivo de agilizar el trabajo una vez que todos tengan sus oficinas concentradas.

En la actualidad, alrededor del 80 por ciento de los diputados trabaja fuera de la Legislatura en oficinas alquiladas. Incluso, dependencias como contaduría, intendencia y otras áreas administrativas útiles para el funcionamiento general también se encuentran dispersas. El trabajo de las comisiones también tendría un mejor espacio si la compra llega a concretarse.

Tanús espera obtener los dictámenes correspondientes en la mano para, en la sesión del miércoles, poder emitir la resolución de compra que posee el apoyo de los bloques mayoritarios. El nuevo espacio físico sólo albergaría a los diputados ya que el Senado cuenta con un edificio propio desde hace varios años. Se trata de la sede del ex banco Mendoza ubicada sobre calle 9 de Julio, frente a la plaza San Martín.

Un antiguo problema

"Cuando fui presidente de la Cámara evaluamos varias opciones para solucionar el problema", recordó Andrés Marín, al frente de la bancada del cobismo. Entonces, se barajaba la posibilidad de construir en la parte de atrás de la Legislatura, algo que se hizo difícil ya que el edificio ha sido declarado patrimonio provincial.

Para Marín, hace rato que la Casa de las Leyes tendría resuelto el problema si, apenas retornó la democracia, se hubiera adquirido un edificio. "Si está el dinero y el procedimiento se hace de forma legal (con el aval del Tribunal de Cuentas y la Fiscalía de Estado), nos parece bien", enfatizó.

Es que Marín coincide con sus colegas no sólo en el ahorro de dinero que implicará a futuro esta medida sino en que, antes, se va a notar una mayor eficiencia así como un mejor control de los empleados; entre otros beneficios.

"Se trata de un tema hablado en Labor Parlamentaria y hemos convenido que tiene que haber uniformidad en el trabajo", comentó Mariano Ficarra, presidente del bloque de la UCR El radical cree que la conjunción de todos los legisladores en un mismo espacio físico agilizará la interacción y el trabajo.

Por su parte, Alberto Sánchez -representante de la bancada del PD- también mostró su conformidad con la posible compra de un inmueble destinado a oficinas de la Cámara debido a que los gastos son muy altos. "Es algo que se viene hablando hace muchos años y nunca se concretó. Creemos que va a mejorar la resolución de tareas", indicó el demócrata.

Por su lado, el diputado Néstor Piedrafita, de ARI, también opinó que el hecho de que los legisladores estén dispersos en distintos edificios conspira contra el trabajo cotidiano. No obstante, no se mostró convencido con la posible compra de un edificio ya que "son tiempos difíciles para hacer semejante inversión".

Comentá la nota