Diputados chaqueños, de pocas palabras

En el Parlamento no siempre hablar mucho es sinónimo de alta producción ni de un trabajo a destajo para la función que el pueblo encomendó a los diputados nacionales que votó. Por eso, el informe de tapa de la última edición del Semanario Parlamentario sirve sólo a medias para conocer una pequeña parte de la intensa labor -o no- de los diputados que representan a cada provincia.
En el caso de la nuestra, dos radicales aparecen abriendo y cerrando la lista de legisladores chaqueños, aunque ambos asoman recién después del puesto 60. Carlos Urlich fue el más locuaz y Luciano Fabris el que menos se expresó.

La publicación especializada en temas legislativos elaboró un extenso informe sobre la cantidad de palabras que los legisladores nacionales pronunciaron durante el año 2009 en las sesiones ordinarias de la Cámara de Diputados. Así puede verse a los siete chaqueños ubicados recién por debajo del puesto 60. Entre ellos, el más retórico fue el radical Carlos Urlich, con 4.186 palabras; y el que menos habló fue Luciano Fabris, con escasas 12 palabras.

Si bien hablar mucho no es sinónimo de eficiencia y efectividad en el trabajo, a veces estudios como el que fue motivo de la nota de tapa del Semanario Parlamentario sirven para medir -de cierta forma- el desempeño de los legisladores que el pueblo eligió para representar sus intereses en la Cámara Baja.

La revista destaca que el 2009 "deberá ser recordado como un año en el que se aprobaron leyes trascendentes y polémicas, y que tuvo un número de sesiones cuando menos interesante". Asimismo, marca que "a partir de los comicios 28 de junio de 2009, y por imperio de las necesidades del oficialismo, los recintos se abrieron de par en par y el trabajo se potenció".

En ese marco, la publicación divide al año en dos cuando señala que en la primera mitad del 2009, el Parlamento presentaba un récord negativo en ambas cámaras. "Nunca como ese año hubo tan pocas sesiones en la primera mitad de 2009. Eso tenía una explicación lógica, las elecciones legislativas", indica. Pero tras los comicios, las palabras emitidas en el recinto fueron muchas. No tantas como en 2008, pero más que en 2007.

Yendo específicamente a la labor de los representantes chaqueños y según el Índice de Calidad Legislativa tomado como base para elaborar el ranking, el legislador de mayor oratoria durante el 2009 fue el radical Carlos Urlich, con 4.186 palabras pronunciadas en sus intervenciones. Y detrás de él se ubicaron seguidas las cuatro diputadas mujeres. De ellas, la que más habló fue la breñense Viviana Damilano Grivarello, con 1.948 palabras (puesto 106º). Las restantes tres son legisladoras que ya dijeron adiós a sus bancas: las radicales Margarita Beveraggi (1.708 palabras, puesto 114º) y Liliana Amelia Bayonzo (1.474 palabras, puesto 127º), y la justicialista Gladys Soto (792 palabras, puesto 162º).

Cerrando el ranking de chaqueños, en el puesto 189º se encuentra el legislador del Frente para la Victoria Antonio Morante, con sólo 147 palabras emitidas durante las sesiones de 2009; y el último es el radical Luciano Fabris, con magras 12 palabras y ubicado en el puesto 205º que cierra la larga lista de diputados que emitieron palabras.

Hasta por los codos

Según la revista, el diputado que más habla -como siempre- es el presidente del Cuerpo, en este caso el jujeño Eduardo Fellner, en función de ser el que otorga la palabra. Por tal motivo, el trabajo permite determinar 41.771 palabras expresadas por el titular de la Cámara a lo largo del año, pocas menos que las que emitió en 2008 (42.908).

Pero fuera de Fellner, que en su calidad de presidente no pronuncia discursos y por lo tanto no es quien hace conocer sus ideas como parlamentario durante las sesiones, el primer lugar le corresponde a Agustín Rossi. En efecto, el titular del bloque kirchnerista de la Cámara baja emitió 19.759 palabras, que en este caso sí son muchas menos de las 40.812 emitidas el año anterior.

En este caso tampoco es novedad. Desde que Semanario Parlamentario elabora este trabajo investigativo, siempre el titular del bloque oficialista es el que más habla. Cosa que involucra a todos los jefes de bancada, que tienen preeminencia a la hora de los discursos, por contar con mayor tiempo para extenderse.

Así es que Claudio Lozano figura en tercer lugar, con 17.142 palabras emitidas en el recinto, pero en este caso también vale consignar que fue durante 2009 jefe de un bloque unipersonal del Proyecto Sur. En cambio Marcela Rodríguez, de la Coalición Cívica, alcanzó un meritorio cuarto lugar pese a no presidir su bancada. No lo consigna el informe, pero sí la investigación: esta diputada es una de las que tiene más cantidad de llamados de atención por extenderse con sus alocuciones.

En similar condición -señala el informe- habrá que hacer notar a Fernando Iglesias, quien en su primer año como diputado hizo honor a su profesión de periodista exponiendo una oratoria tan florida como extensa. Al punto tal que el Índice de Calidad Legislativa lo ubica en séptimo lugar, con 12.526 palabras. Buena parte de ese espacio lo tuvo en función del debate por la Ley de Medios Audiovisuales, un tema que ubicó a muchos diputados como protagonistas no sólo en los medios de difusión, sino también en el recinto.

Ni una palabra

En el otro extremo del estudio se ubican los que no pronunciaron palabra alguna. En este punto, el Semanario Parlamentario destaca que "es alta la cantidad de diputados que no hablaron durante el año: 55, equivalente a un 21,15 por ciento de los integrantes del Cuerpo". En la larga lista, entre los que se encuentra Francisco De Narváez, no hay chaqueños.

También la publicación consigna que muchos de los que componen esta lista ya la integraron el año pasado, o sea que llevan más de un año sin emitir palabra alguna. Es el caso de José Luis Barrionuevo, María Araceli Carmona, Hugo Cuevas, Francisco de Narváez, Marcelo Fernández, José Alberto Herrera, María Laura Leguizamón, Stella Maris Leverberg, Timoteo Llera, Rafael Angel López, Marta Osorio, Raúl Paroli, Jorge Raúl Pérez, Héctor Porto, Jesús Rejal, Evaristo Rodríguez, Carmen Román, Cipriana Rossi, Juan Carlos Sluga.

En este punto, la revista pone énfasis en el caso de Eva García de Moreno (Chubut), una diputada justicialista que el año anterior había emitido apenas una palabra y, en 2007, no dijo ni una. En tanto, cinco diputados cumplieron tres años sin hablar: José Luis Barrionuevo, Hugo Cuevas, Francisco de Narváez, Héctor Porto y Juan Carlos Sluga.

También hay otros tantos que llevan ¡cuatro años sin hablar! Ellos son Hugo Cuevas, Héctor Porto y Juan Carlos Sluga. Y Eva García de Moreno, salvo esa única palabra consignada en 2008, nada dijo durante cuatro años.

Cuestión de números

El estudio del Semanario Parlamentario revela que, a lo largo de 2009, se escucharon 748.842 palabras en Diputados, una cifra que cataloga como exigua en relación a 2008, cuando se expresaron 1.232.372; pero más que en 2007, cuando el oficialismo era dueño de la mayoría en la Cámara baja y se contabilizaron 712.749 palabras. Más de treinta mil palabras más se escucharon el último año, cuando eso sí, los nuevos legisladores no pudieron casi anotarse en este trabajo, habida cuenta de que al no haber sido convocadas las extraordinarias, apenas si algunos tuvieron oportunidad de hablar en la sesión preparatoria del 3 de diciembre. De hecho, sólo seis legisladores de los nuevos pudieron hablar en esa sesión preparatoria, más allá del "sí, juro".

Comentá la nota