Diputados avaló la ley de promoción del empleo y atracción de inversiones

Diputados avaló la ley de promoción del empleo y atracción de inversiones
Fue por unanimidad y el Senado la tratará la semana que viene. Fija beneficios fiscales para el blanqueo de trabajadores.
Si alguien hubiera caído sin conocer los dimes y diretes previos, no hubiera podido creer que dos meses atrás el oficialismo y la oposición se sacaban chispas por el proyecto de ley que ayer aprobaron por unanimidad. Los diputados finalmente dieron sanción a una de las dos leyes pedidas por el Gobierno con el objetivo de paliar la crisis económica y, en este caso puntual, el desempleo.

La semana que viene será el turno de los senadores para corroborar lo que se acordó ayer por la tarde. Para entonces, y si todo sale bien, el Ejecutivo podrá contar con la media sanción de la otra herramienta que quiere: la eliminación de las licitaciones (ver aparte).

En el caso de la ley de “Promoción del empleo, lucha contra el desempleo y atracción de inversiones”, la palabra más utilizada tanto en la sesión como fuera de ella fue “acompañar”.

Es que la oposición considera que lo que plantea el proyecto puede ser útil para incentivar contrataciones, blanquear empleo y hasta para otorgar ciertos beneficios para los productores.

Eso sí, los partidos opositores hacen la salvedad de que lo aprobado ayer fue elaborado -en buena parte- por ellos mismos a partir de una idea general del oficialismo que luego fue pulida por Raúl Mercau, subsecretario de Financiamiento, y varios diputados.

“No es que antes nos hubiéramos negado por capricho sino que lo que habían presentado no tenía forma de ley y podía tener miles de interpretaciones y trampas”, comentó Alexandre Maza, diputado de ConFe. En este sentido, los discursos en el recinto hicieron alusión a la buena forma de trabajo que lograron con el funcionario de Hacienda, en contraposición a las posturas cerradas del Gobernador.

Aunque los legisladores no dudan de la necesidad de contar con una herramienta que sirva para que los empresarios blanqueen a sus trabajadores (por los beneficios impositivos que pueden obtener a partir de los mismos) muchos también creen que la medida es sólo la punta de un iceberg y son conscientes de que se pueden quedar afuera más empresas de las que todos desean.

Sucede que la condición de no poseer deudas fiscales y de iniciar un plan de pago para acceder a los beneficios es algo que todos ven con buenos ojos desde lo formal y también desde lo pragmático. No obstante, aceptan que la realidad puede ser más dura ya que hay empresas y productores que no tienen, ni siquiera, la posibilidad de acogerse al plan más simple y económico.

“Hay que premiar al que cumple así como promover el empleo en blanco”, indicó Liliana Vietti, de la UCR, mientras que el presidente de ese bloque, Mariano Ficarra, estimó que buena parte de los productores no podrán solventar el gasto de refinanciar su deuda como así tampoco el de blanquear a sus empleados -muchos de ellos familiares- a pesar del incentivo fiscal en este punto.

De acuerdo con el presidente de la Cámara de Diputados, Jorge Tanús, la ley tendrá vigencia por un año al igual que el resto de las normas impositivas que deben volver a votarse -con las respectivas actualizaciones- cada 12 meses. Sin embargo, la norma actual establece que quienes “adhieran a este régimen de atracción de inversiones gozarán de diez años del mismo”. Es decir que en ese lapso no podrán ver incrementada su carga tributaria total provincial al momento de la incorporación a la normativa.

Además de a los deudores fiscales, el proyecto sancionado en Diputados excluye de los beneficios a las actividades relacionadas con los juegos de azar así como a la minería metalífera a cielo abierto. Lo último, de forma implícita, ya que existe una ley que ya prohíbe la actividad. “Para nosotros es importante que se haya hecho esa salvedad ya que los casinos privados son uno de los mayores tributadores de la provincia”, expresó Alberto Sánchez, presidente del bloque demócrata.

Comentá la nota